El optimismo vital de la lírica de Jorge Guillén
Texto para el comentario

Queda curvo el firmamento,
Compacto azul, sobre el día.
Es el redondeamiento
Del esplendor: mediodía.
Todo es cúpula. Reposa,
Central sin querer, la rosa,
A un sol en cenit sujeta.
Y tanto se da el presente
Que el pie caminante siente
La integridad del planeta.

 

Jorge Guillén. Perfección".
Cántico

Guillén nos transmite en estos sencillos versos su entusiasta concepción del Universo: el mediodía se convierte en el momento de mayor perfección ambiental, precisamente cuando las cosas están inmersas en la plenitud de su existencia; perfección que preside el mundo y liga armónicamente todo lo creado.

1. Justificar la palabra que da titulo a estos versos: "Perfección".  <Recuérdense las palabras de Guillén, cuando afirma que lo que hace poético un texto es la capacidad lingüística del escritor: "No partamos de poesía, término indefinible. Digamos poema, como diríamos cuadro, estatua. Todos ellos poseen una cualidad que comienza por tranquilizarnos: son objetos, y objetos que están aquí y ahora, ante nuestras manos, nuestros oídos, nuestros ojos. En realidad, todo es espíritu, aunque indivisible de su cuerpo. Y así, poema es lenguaje. No nos convencería esta proposición al revés. Si el valor estético es inherente a todo lenguaje, no siempre el lenguaje se organiza como poema". "No existe un lenguaje poético a priori: ninguna palabra está de antemano excluida: cualquier giro puede configurar la frase. Todo depende, en resumen, del contexto. Sólo importa la situación de cada componente dentro del conjunto, y este valor funcional es el decisivo">.

2. Indicar las partes que pueden distinguirse en el poema. <Tras la presentación impresionista de un panorama en el que todo es perfección presente, el poeta domina el Universo y se realiza en toda su plenitud>.

3. El concepto de perfección queda simbolizado por la línea curva. Justificar la presencia en el poema de vocablos que aluden a "lo esférico"; así como el predominio de nombres sustantivos sobre adjetivos, de acuerdo con el carácter "esencial" de la lírica de Guillén. <Repárese, por ejemplo, en el verso 5: "Todo es cúpula">.

4. Guillén prefiere la rima consonante y las estrofas más difíciles, en busca de la perfección formal del poema. Estos diez versos constituyen una décima. Con respecto a la estructura de la décima espinela, explicar qué peculiaridades ha introducido el poeta.

5. Comentar el diferente tipo de captación de una misma realidad -el mediodía- que ofrecen el poema de Guillén y el siguiente fragmento narrativo de El Jarama, de Sánchez Ferlosio; e indicar las causas.
 

    El sol arriba se embebía en las copas de los árboles trasluciendo un follaje multiverde. Guiñaba de ultrametálicos destellos en las rendijas de las hojas y hería diagonalmente el ámbito del seto, en saetas de polvo encendido, que tocaban el suelo y entrelucían en la sombra, como escamas de luz. Moteaba de redondos lunares, monedas de oro, las espaldas de Alici y de Meli, la camisa de Miguel  y andaba rebrillando por el centro del corro en los vidrios, los cubiertos de alpaca, el aluminio de las tarteras, la cacerola roja, la jarra de sangría, todo allí encima de blancas, cuadrazules servilletas extendidas sobre el polvo.
Rafael Sánchez Ferlosio.  El Jarama.
Ediciones Destino. Colección
Destinolibro, núm. 16.
 

<El poema de Guillén pone de manifiesto cómo los elementos fónicos de las unidades significativas quedan supeditados a las exigencias rítmicas del verso. Lo forman diez versos octosílabos, con rima consonante así distribuida: ababccdeed. Guillén ha elegido en su visión del mediodía la luminosidad, presente en cielo y tierra, que ayuda a subrayar que todo cuanto existe es hermoso: la creación es perfecta, y la hora del mediodía revela, precisamente, la perfección de las cosas existentes.

Y frente a los versos de Guillén -en los que ciertos elementos fónicos (número de silabas, acentos, pausas, rimas, etc.), distribuidos artificialmente y repartidos con un determinado orden a lo largo de la estrofa, engendran determinados efectos rítmicos-, la prosa de Sánchez Ferlosio, a base de estructuras sintácticas muy sencillas, con las que se ha limitado a describir, con todo detalle, los efectos del sol del mediodía sobre el paisaje, las personas y las cosas>.