Se constituirá una comisión mixta para definir los cambios en el régimen de dedicación docente
e investigadora

Las empresas españolas desaprovechan el talento de los universitarios

Los universitarios, preocupados porque aún no saben los precios de matrícula...

Ingeniería Industrial, carrera más solicitada en empleo cualificado, según Adecco

La Autónoma de Madrid desarrolla una herramienta informática para sordos

Las empresas españolas desaprovechan el talento de los universitarios, según un informe de la Fundación FYC

Madrid. La actividad investigadora universitaria goza de buena salud. Durante 2010 se incrementó el número de patentes, el volumen de publicaciones científicas y el número de investigaciones docentes. Sin embargo, estos buenos resultados no lo son tanto cuando hay que traducirlos a impacto real en las empresas. El pasado año, la cooperación entre universidades y compañías se redujo cerca de un 20%. Esta es una conclusiones que se desprenden del octavo informe ‘La contribución de las universidades españolas al desarrollo’ de la Fundación FYC’, presidida por Ana Patricia Botín.
La puesta en práctica de proyectos nacidos en la Universidad por parte de las empresas había caído un 9% durante 2009. “La transferencia de conocimiento a las empresas es deficiente”, denunció la presidente de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE), Adelaida de la Calle, quien clausuró el acto de presentación del estudio junto con el ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert.
Wert, en su intervención, según informa Efe, precisó que “si queremos volver a la senda del crecimiento económico, es fundamental el desarrollo del área científica y técnica”.
Una tarea complicada en un contexto de dificultad económica y con una política de grandes ajustes en el gasto público. Así, la inversión del Estado durante 2010 en I+D en educación superior fue del 1,39% del Producto Interior Bruto (PIB), solo una décima por encima con respecto al año anterior. Un estancamiento de la ayuda a la investigación que no contribuye a reducir la brecha que separa a España de la media de la Unión Europea, situada en el 1,9%, y del promedio de los países de la OCDE, del que le separa casi un punto. A ello no contribuye la reducción de dinero procedente del sector privado, en un 0,8%. Las empresas aportaron a la I+D 324 millones de euros en el año 2010; la mayor parte fue destinada a proyectos de tecnología e ingeniería.

Destrucción de empleos. Otro dato revelador que aporta este estudio es que el personal empleado por el sector el privado en actividades de I+D decreció un 1,6%, lo que significó una destrucción de cerca de 1.500 empleos de alta cualificación.
El dato positivo de este documento es que se incrementó en un 15% las licencias de patente, es decir, la concesión de derechos de la propiedad intelectual a una empresa para que desarrolle el proyecto, aunque el 61,5% de estas licencias fueron a parar a pequeñas y medianas compañías europeas. La presidenta de la CRUE alentó a las compañías a “transformarse en empresas de conocimiento, convirtiendo así a las universidades en departamentos de I+D”.
El informe de la Fundación Conocimiento y Desarrollo, dirigido por el profesor Martí Parellada, bajo la supervisión de los vicepresidentes de la Fundación CYD, Francesc Santacana y Francesc Solé Parellada, también aborda la necesidad de fomentar e impulsar la internacionalización de la universidad con la creación de campus de excelencia; mejorar la inserción laboral de los graduados, que a día de hoy registran una tasa de desempleo del 12,4%, más del doble de la media europea; y aumentar el rendimiento académico.
En este sentido, el ministro de Educación subrayó la obligatoriedad de continuar con la reforma universitaria “para que su enorme potencial se traduzca en resultados más positivos, de los que hasta ahora se están produciendo”.
Por su parte, Montserrat Gomendio, secretaria de Estado de Educación, indicó que “la reforma educativa acabará con la permisividad que ha habido con los universitarios que suspendían, porque la sociedad hace un enorme esfuerzo para que estudien”, y recordó que “acercar el mundo académico a las empresas es una asignatura pendiente del sistema”.

Los universitarios, preocupados porque aún no saben
los precios de matrícula del próximo curso

Madrid. Los estudiantes universitarios están ‘muy preocupados’ porque no saben todavía cuánto les va a costar la matrícula el próximo curso, 2012-2013, debido a que los rectores han manifestado la imposibilidad de concretar la subida de las tasas en cumplimiento del Real Decreto de racionalización del gasto público en el ámbito educativo, que permite incrementar entre un 15% y un 25% ciento el coste de una plaza.
“Es imposible calcular las tasas en función del coste de la titulación”, afirmó en declaraciones a Europa Press el presidente de la Confederación Estatal de Asociaciones de Estudiantes (CANAE), Álvaro Ferrer, quien señaló que “no existe un sistema unificado, y a estas alturas, al final de curso, el estudiante no sabe qué es lo que va a tener que pagar el que viene”.
Ferrer criticó el hecho de que el ministro José Ignacio Wert señale que es competencia de las Comunidades Autónomas fijar su sistema de cálculo y el punto de la horquilla de subida, pues supondrá que “cada una aplique una metodología, que va a generar una disparidad y un caos enorme”.
A esta situación se añade, según Ferrer, la ‘incertidumbre’ que genera en el alumnado, “que no puede hacer ninguna previsión”. A su juicio, todo esto es consecuencia de “la improvisación y rapidez con que el Gobierno ha aprobado un decreto, sin negociar con los sectores directamente implicados, que, en este caso, son las universidades y sus alumnos”.
En la misma línea, el presidente de la Federación de Asociaciones de Estudiantes Universitarios (FAEST), Fidel González, criticó que el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, “apruebe un decreto y se lave las manos, entregando la responsabilidad de concretar el incremento de las tasas a las Comunidades Autónomas y las universidades”, y agregó al respecto que “si es el Ministerio el que quiere encarecer la matrícula, que por lo menos se implique en el cálculo”.
Asimismo, González afirmó que la ‘inmensa mayoría’ de las universidades no sabe cuánto cuesta exactamente una plaza “y éste, además, depende mucho de cada titulación, facultad, etc”.
Por su parte, la presidenta de la Coordinadora de Representantes Universitarios (CREUP), Cristina Pastor, apuntó la ‘incoherencia’ que supone que el propio Real Decreto reconoce que las universidades carecen de un sistema de contabilidad analítica y que, por tanto, “no saben lo que les cuesta cada estudiante para cada carrera”, y censuró que el Gobierno “cambie las reglas del juego a final de curso” en relación a los requisitos académicos para acceder y mantener las becas y ayudas al estudio.
Pastor señaló que “en mayo, el alumno becado ya lleva una trayectoria muy definida y no es justo que le cambien las condiciones ahora”, y añadió que  “muchos tendrán grandes dificultades para conservar la beca. Por eso, ha pedido, al igual que los rectores, que se posponga la aplicación del decreto de becas, que el Gobierno tiene pendiente de aprobar en las próximas semanas, y que no se aplique el aumento de las tasas hasta que las universidades puedan hacer bien sus cálculos.

Ingeniería Industrial, carrera más solicitada en empleo cualificado, según un informe de Adecco

Madrid. Ingeniería Industrial se ha convertido en la carrera más solicitada por las empresas en sus ofertas de empleo cualificado, según un informe de Adecco Profesional, en colaboración con Infoempleo, sobre las carreras con más salidas profesionales.
En concreto, esta titulación es requerida por el 3,3% de las ofertas analizadas para realizar este estudio, cifra que se duplica si se tiene en cuenta únicamente la oferta de titulados universitarios.
De esta forma, Ingeniería Industrial ha desbancado a la carrera de Administración y Dirección de Empresas (ADE), que en los últimos años había liderado el ránking y que ahora se queda con la segunda posición, con el 2,67% de las ofertas.
Tras las dos anteriores, las titulaciones más reclamadas son las de Informática (2,52% de ofertas), Ingeniería Técnica Industrial (1,86%), Economía (1,52%), Derecho (1,51%) y Medicina (1,32%).
Estar en posesión de una titulación no es garantía de empleo, pero sí un factor destacado por las empresas a la hora de seleccionar a sus empleados. Según Adecco e Infoempleo, de las más de 750.000 ofertas de empleo cualificado a las que tuvieron acceso, casi la mitad precisaban una titulación universitaria concreta.
De esta forma, los titulados universitarios lideran la oferta de empleo cualificado en España y han mejorado su presencia en el último año, con el 49,01% de las ofertas, casi tres puntos más que en 2010.
Por debajo de este tipo de ofertas, las que requieren titulados en Formación Profesional o Bachillerato suponen el 20,53%, frente al 30,46% de las ofertas laborales que no especifican titulación.

La Universidad Autónoma de Madrid desarrolla una herramienta informática para sordos

Madrid. Investigadores de la Escuela Politécnica Superior de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) han desarrollado una herramienta informática para personas con discapacidad auditiva que, además de generar mensajes en lengua de signos a partir de textos y voz, expresa características de lenguaje corporal a través de un personaje virtual.
Este trabajo de estudio, que ha sido publicado en la revista 'International Journal of Human-Computer Studies', permite a través de un avatar que calcula los movimientos de brazos y manos, así como la postura corporal y la expresión facial, representar los mensajes signados. De este modo, los 'padres' de este proyecto consideran que será de gran utilidad, especialmente para las personas que nacieron con sordera o la adquirieron en una edad muy temprana. Para ellas, se han incorporado en este sistema los elementos paralingüísticos del tono, la velocidad o la intensidad que acompañan al mensaje y transmiten información adicional. Con ello, se permite al receptor del mensaje "conocer el estado anímico del emisor y su relación con el contenido que está recibiendo", indican los investigadores.
Para conseguir este logro, según informa Europa Press, los especialistas han generado varias versiones de un mismo mensaje. Su consecución ha sido posible gracias al estudio de la tensión muscular, la velocidad y aceleración en los movimientos y las expresiones faciales.