Machado en Baeza

El centenario del regreso del poeta a Andalucía
motiva la  celebración de su sabia personalidad y del legado dejado en nuestra cultura

Entre 1912 y 1917 Antonio Machado ocupó la cátedra de Lengua Francesa en el Instituto de Baeza. El rencuentro del poeta con su tierra, Andalucía, supuso una de las etapas creativas más importantes de la literatura del siglo XX. En el centenario de su llegada a Baeza, la ciudad festeja su personalidad y su obra.

JULIA FERNÁNDEZ
Machado en Baeza. En el Hotel Comercio de Baeza, en cuya habitación número 15 residió en los primeros tiempos de su llegada a la ciudad; en la casa de la calle Gaspar Becerra donde residió hasta su partida; en la farmacia de Almazán, en cuya rebotica frecuentemente participaba en una tertulia; en el Paseo de las Murallas, por el que tantas veces ejercitó su afición de paseante y su atracción por la naturaleza y sus paisajes; en el Casino de Artesanos, en cuyas dependencias estuvo recitando sus poemas en una velada en la que el joven estudiante Federico García Lorca  tocaba el piano; en la Plaza de Santa María, próxima al instituto donde daba clases; en la Catedral, donde conoció el cuadro de San Cristóbal, el conocido “San Cristobalón” de su poema; en la Encina Negra, el paraje natural de encinas situado a mitad de camino de Baeza y Úbeda, donde le gustaba descansar en sus desplazamientos de una a otra…
Y Baeza para Machado. En la memoria viva que contiene el Aula-Museo del Instituto “Santísima Trinidad”; en el monumento con su busto realizado por Pablo Serrano en el Paseo de las Murallas; en las esculturas, bustos y relieves que le recuerdan por calles y plazas; en las estelas con sus poemas que siembran zonas de la ciudad; y, ahora, en el centenario de su llegada, celebrando su figura y su obra. 

Congreso Internacional

La ciudad de Baeza invita a celebrar, a lo largo del 2012, una de las conmemoraciones que pretende ser la más amplia y completa realizada sobre el poeta. “Se cumplen cien años de su vuelta a Andalucía tras su estancia familiar en Madrid, sus viajes a París y sus años de profesor en el Instituto de Soria”, dice el doctor y catedrático en la Universidad de Granada, Antonio Chicharro, coordinador del Centenario. “Dada la importancia que la estancia del poeta tuvo para la poesía española, esta convencional circunstancia se va a convertir en una fiesta de la cultura y en ocasión de celebración del poeta. Queremos contribuir a difundir su obra, muy especialmente entre nuevos lectores, además de cultivar su memoria dado que ha sido ejemplo y lección tanto en el dominio de la creación literaria como en el plano de la responsabilidad civil.”
Tres años después de la creación por el Ayuntamiento de la Comisión ciudadana para el Centenario, con la colaboración de otras instituciones locales, universitarias, autonómicas y nacionales, Baeza ha entregado una completa propuesta de iniciativas y actos culturales, que tendrán en el mes de noviembre su colofón en un Congreso Internacional sobre Antonio Machado y Andalucía, al que señalados estudiosos especializados en su obra han confirmado su asistencia.
La creación de una “Ruta Machadiana” que recorre los lugares vinculados, al aparecer en su poesía, con el poeta Antonio Machado en la provincia, como son, además de Baeza, Cazorla, Quesada, Úbeda, Torreperogil y la Comarca de Sierra Mágina, junto con la gran exposición producida por Acción Cultural Española Antonio Machado y Baeza (1912-2012). Cien años de un encuentro, centran un proyecto que ya se ha puesto en marcha.

Cine, teatro y música

Un corto sobre el poeta realizado por el cineasta Juan Bajo Ulloa; el estreno de la obra teatral Una habitación de tres muros; un ciclo de conferencias y lecturas Desde nuestro rincón; el concurso de cortos “Antonio Machado y Baeza”; el ciclo Ninguna Voz es la mía. Encuentro de Poesía Joven; la celebración del día de la Poesía; conciertos de la Banda de Música de Baeza y la Sinfónica Ciudad de Baeza y sus respectivas corales; el ciclo Diálogos de literatura y flamenco; la exposición Baeza en tiempos de Antonio Machado en el Archivo Municipal; la publicación de una carpeta diseñada por el artista Jack Babiloni; la creación de unidades didácticas coordinadas por Salvador Garcí y, también, la creación de la web www.machadoenbaeza.es , tanto para difundir las actividades del Centenario como los materiales existentes en torno al fecundo período creador que Machado vivió en Baeza, forman parte de los actos que se irán desarrollando a lo largo de una conmemoración que tuvo su acto inaugural el pasado 22 de febrero, fecha del 73º aniversario de la muerte del escritor, en el Paraninfo de la Antigua Universidad baezana. En la jornada también se descubrió la placa conmemorativa del poeta, elaborada por el escultor Ramiro Megías, en la fachada del Instituto Santísima Trinidad donde Antonio Machado fue profesor de francés, llamado en la época “General y Técnico”.

Testimonios inéditos

La exposición Antonio Machado y Baeza (1912-2012). Cien años de un encuentro es, en esta conmemoración, esa memoria reflexiva, articulada y ejemplificada, que informa, profundiza y sitúa al que se acerca a su recorrido sobre los aspectos más importantes de la trayectoria vital y literaria del poeta, y de su especial relación con Andalucía.
Con doscientas piezas –entre manuscritos, cartas, primeras ediciones, fotografías, retratos del poeta, acuarelas, diarios, revistas…- la exposición, que ha sido comisariada por José Luis Chicharro, acerca del mismo modo al visitante a la Baeza de aquellos años y le ayuda a comprender el significado que tuvo la estancia del escritor en esta localidad, declarada –junto a Úbeda- patrimonio de la Humanidad en 2003.
Cómo era su sociedad, la política, la economía, sus espacios urbanos o la cultura en el primer tercio del siglo pasado, inicia el conjunto de sus siete ámbitos expositivos. Documentos del Archivo Municipal, como los que abordan las reformas sociales de 1919, el expediente de homenaje de Baeza a Cervantes, el proyecto de creación de un grupo escolar en el antiguo hospital o las cuentas sobre corridas de toros de 1917 o 1918, son exhibidas aquí. Después, el capítulo El encuentro,  reconstruye cómo fue el encuentro de Machado con Baeza a través de diversas piezas como las cartas que el poeta escribió a Unamuno (1913), José Ortega y Gasset o a su hermano Manuel en las que les hace partícipes de sus impresiones sobre la ciudad. También se exhiben dos testimonios inéditos que muestran su vinculación social en Baeza.

Materiales de enseñanza

El tercer ámbito de la muestra se detiene en el modo en que se impartían en la época las clases. En aquellos años el instituto de Machado contaba con profesores que se interesaron por la renovación del material pedagógico apoyados por el director del centro, Leopoldo Urquía, que lo dotó con numerosos medios didácticos. Aquí está, entre otros materiales, un excelente Cuadro caligráfico de Felipe Díaz y Salas, socio de la Sociedad de Amigos del País de Baeza, que ejemplifica el interés que existía en Baeza por la renovación pedagógica.
Los aspectos biográficos del poeta se desarrollan en la sección El poeta, donde también se recogen las primeras ediciones de Campos de Castilla (1912), Páginas escogidas (1917), Poesías completas (1917) o Nuevas canciones (1924), aunque es en Creatividad, la siguiente sección, donde se muestran los manuscritos del autor procedentes de la Institución Fernán González de Burgos así como su Cuaderno de Filosofía. Junto a ellos, retratos y bustos del escritor. El apartado La estela se detiene en presentar las impresiones de los que conocieron a Machado y su recuerdo siempre vivo en la ciudad junto a los actos de reconocimiento, la lectura de sus poemas…evocados a través de los carteles de los homenajes. Como el que se frustró en febrero de 1966, cuyo autor fue Joan Miró, o el que se le tributó posteriormente a iniciativa de las autoridades de la época en mayo del mismo año.
El broche de esta memoria es La rebotica, un ámbito dedicado a  sus tertulias en la rebotica de la farmacia de Adolfo Almazán. Fotografías y el audiovisual de Ramón Tijeras, preparado para la ocasión, recuerdan esta experiencia.