Nuevos contenidos de
Educación Cívica y Constitucional

Aprobado en el Parlamento el decreto para la racionalización del gasto educativo
Guerra de cifras sobre el seguimiento de la huelga de la enseñan-za del 22 de mayo
Sanghái acoge el tercer Congreso Internacional sobre Formación Técnica
y Profesional
La Organización Internacional del Trabajo presenta el informe sobre Empleo Juvenil Global 2012
Profesionales y expertos debaten
sobre enseñanza en el II Encuentro Nacional
de Educación
Alumnos de ESO, Bachillerato y FP pueden participar en
el certamen "Jóvenes Investigadores"
"Valores de futuro",
un programa para acercar la educación financiera a las aulas

La asignatura empezará a impartirse el curso próximo e incluirá contenidos como Instituciones Europeas, funcionamiento de los Estados democráticos o derechos humanos

El ministro José Ignacio Wert ha presentado a los consejeros de Educación de las Comunidades Autónomas los nuevos contenidos de la asignatura de Educación para la Ciudadanía, que pasará a denominarse Educación Cívica y Constitucional. En el transcurso de la Conferencia Sectorial, el ministro también expuso una nueva modalidad de formación dual en FP y los criterios de acceso a las becas.

El ministro José Ignacio Wert,
antes del comienzo de la reunión de la Conferencia Sectorial. (Foto: EFE)

Madrid. R.C.
El Gobierno retirará el término “nacionalismo excluyente” del temario de la nueva asignatura de Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos, como recoge el proyecto de Real Decreto de modificación de sus contenidos, que José Ignacio Wert ha presentado a la Conferencia Sectorial de Educación.
La nueva asignatura, que pasará a denominarse Educación Cívica y Constitucional, empezará a impartirse el curso próximo e incluirá contenidos como Instituciones Europeas, funcionamiento de Estados democráticos o derechos humanos.
Al término de la reunión, Montserrat Gomendio, secretaria de Estado de Educación, afirmó que “honestamente no pensamos” que la mención del “fundamentalismo religioso y del nacionalismo excluyente como posibles causas de conflictos mundiales pudiese herir a ninguna comunidad autónoma”. Aludiendo a las críticas de Cataluña, aseguró que “si Cataluña nos manifiesta que esto es motivo de preocupación, no tenemos ningún problema en retirarlo”, además expresó que “no queremos crear ninguna controversia” y “nuestro objetivo es que la nueva asignatura esté libre de adoctrinamiento y de sesgo ideológico”.

Discrepancias

Tras la reunión de la Conferencia Sectorial, la consejera catalana Irene Rigau declaró que la expresión “nacionalismo excluyente”, según quién la diga y desde dónde se reciba, se entienden “cosas distintas”, por lo que considera que tenía “falta de rigor y de valor académico”.
Por su parte, la consejera vasca Isabel Celaa califica de inaceptable que se retiren de esta asignatura contenidos como el diálogo para la solución de conflictos y opina que esto se debe a “un movimiento ideológico”.
Asimismo, la consejera andaluza Mar Moreno se muestra contraria a las propuestas del Ministerio, porque considera que “aleja la asignatura de la Constitución” y lleva a una sociedad “más insolidaria”.
Para los consejeros de las comunidades autónomas gobernadas por el PP, con las modificaciones de la asignatura planteadas por el Ministerio ésta deja de ser un instrumento para el adoctrinamiento.
No obstante, Lucía Figar, consejera de la Comunidad de Madrid, ha planteado la supresión de la asignatura porque, según sus palabras, ha sido “un verdadero dolor de cabeza nacional” y que restado “un tiempo precioso a materias instrumentales como lengua, matemáticas o inglés”.

Acceso a becas

En el transcurso de la Conferencia se acordó que se elevará de un 5 a un 6 la nota media mínima para que un alumno acceda a una beca-salario de las enseñanzas no universitarias, pero no se cambiará ningún requisito de exigencia académica para las becas generales no universitarias. Para Gomendio, “esto significa que no habrá ni requisitos de nota ni variarán los criterios de renta a la hora de acceder a las becas generales”, sólo cambian las becas-salario, “que son mucho más que una ayuda, pues además de cubrir gastos ofrecen una especie de sueldo a las familias”.
En cuanto a la Formación Profesional, el ministro presentó a los consejeros un proyecto que contempla un contrato de formación y aprendizaje, que estaría retribuido con la parte que correspondiera del salario mínimo profesional y una modalidad dual de formación y prácticas, a la que se asignaría una beca-salario. Esta nueva modalidad permitirá a los estudiantes realizar “una proporción muy elevada” de sus horas de formación en empresas, ya que las prácticas representarían entre el 33 y el 75% del tiempo que el alumno dedica a su formación.
En este sentido la consejera andaluza, Mar Moreno, expresó sus discrepancias, afirmando que Andalucía es partidaria de “una cultura del esfuerzo, pero no de una de las élites” y advirtió que “hay que tener mucho cuidado con las becas porque son el corazón de la equidad”.
Por lo que se refiere a los programas de cooperación territorial, que el Ministerio ha reducido de 17 a 7, Montserrat Gomendio puntualizó que el objetivo del Gobierno es combatir las “deficiencias del sistema educativo español”, especialmente las elevadas tasas de fracaso y abandono escolar temprano. También anticipó que su Departamento estudiará para las próximas convocatorias los criterios sobre el reparto de los fondos para estos programas y flexibilizar los trámites.