La reforma de la Ley Orgánica de Educación entraría en vigor en el curso 2013-2014
Aprobado el decreto sobre racionalización del gasto público en el ámbito educativo
Altos cargos de Educación analizan
los presupuestos
en el Congreso
de los Diputados
Ministerio y sindicatos celebran la primera reunión de la Mesa Sectorial
Convocatoria de huelga general
en la enseñanza para
el 22 de mayo
El informe Infoempleo ofrece una visión del mercado del trabajo y formación en España
ACADE debate en su último congreso el papel de la educación en una sociedad globalizada
Campus Científicos de Verano para alumnos de Secundaria y Bachillerato
Ampliado el plazo
para que el profesorado pueda concurrir al premio Acción Magistral
Cerca de 300.000 escolares participan en el certamen de la ONCE "Haz tu barrio accesible"
Encuesta de la Asociación Mundial de Educadores Infantiles entre más de 2.000 docentes de la etapa

El paro y la recesión agravan el problema
de la sobrecualificación profesional

Cada vez es mayor el número de titulados superiores europeos que realiza trabajos para los que no se requiere formación

Según las últimas previsiones, el nivel de competencias que se precisará en la Unión Europea para encontrar trabajo en la próxima década, tenderá a polarizarse, de tal forma que se necesitarán profesionales muy cualificados y, a la vez, trabajadores sin cualificar. Por
sectores, la mayor parte de las oportunidades
de trabajo se producirán en el de servicios.
Una mejor orientación profesional permitiría a los jóvenes elegir las profesiones más demandadas.

Madrid. M. GIRON
Un informe elaborado por el Centro Europeo para el Desarrollo de la Formación Profesional (CEDEFOP), para el periodo 2010-2020, indica que la demanda de competencias quedará rezagada respecto a la oferta y puede dar lugar a una sobrecualificación de la población activa a corto plazo. Las previsiones también contemplan que se crearán alrededor de 88 millones de puestos de trabajo, de los cuales ocho millones serán nuevos empleos y ochenta corresponden a vacantes por motivos de jubilación o abandono del mercado laboral.
Igualmente, la población activa estará más cualificada, con más del 80% de los trabajadores con un nivel de cualificación medio, y disminuirá el número de puestos de trabajo manuales tradicionales o rutinarios.
Los empleos más demandados, en todos los niveles de competencias, se caracterizarán por tareas no rutinarias difíciles de sustituir mediante el uso de nuevas tecnologías o la introducción de cambios organizativos. De esta forma, ciertas ocupaciones elementales, como las que desempeñan los trabajadores de cuidados personales, no son rutinarias y no se ven muy afectas por los cambios tecnológicos y organizativos. Para el CEDEFOP, esto pone de manifiesto “la necesidad de reformular los cursos de FP de secundaria superior y postsecundaria para profesiones con un importante componente ocupacional”.

Crecimiento lento

Asimismo, el número de puestos de trabajo que exigen un alto nivel de cualificación ha aumentado en todos los Estados miembros, y se espera que determinados servicios, como el turismo, la atención sanitaria y las tecnologías de la información protagonicen el crecimiento del empleo de aquí al año 2020, aunque a un ritmo más lento debido en parte a los recortes del gasto público y privado y de la inversión.
Por otra parte, el número de ciudadanos europeos con un nivel de cualificación alto aumentará hasta representar más de un tercio de la población activa, puesto que los jóvenes tendrán un nivel de cualificación superior al de los trabajadores que se jubilen. Asimismo, el porcentaje de mujeres que obtendrán títulos de enseñanza superior será más elevado que el de los hombres, y desempeñarán cada vez más cargos en sectores considerados tradicionalmente masculinos.
El análisis del CEDEFOP señala que la movilidad de trabajadores dentro de la UE no supone un impacto negativo considerable para los países de origen (la denominada “fuga de cerebros”), sin embargo, la mayoría de los europeos prefieren no desplazarse a otro Estado miembro o fuera de la UE para encontrar trabajo.

Menos competencias

Según las previsiones, la recesión no solo ha frenado el crecimiento económico, sino que también ha reducido la demanda de competencias. En la actualidad, la escasa demanda de empleo está provocando que muchas personas bien capacitadas estén dispuestas a aceptar trabajos para los que están sobrecualificadas; con salarios más bajos y contratos a tiempo parcial. Esto no supone un problema siempre y cuando sea una situación provisional, ya que si se alarga en el tiempo, puede reducir la productividad, puesto que los trabajadores se desaniman, les invade la frustración y sus competencias se quedan obsoletas al  no poder desarrollarlas.
Por todo ello, se considera necesario potenciar la coordinación entre el mercado laboral y los sectores formativos. Unos servicios de orientación y asesoramiento profesional de mayor calidad podrán ayudar a las personas a elegir con conocimiento de causa y sentido práctico sus carreras profesionales, así como los itinerarios de educación y formación necesarios.