Esta sección está abierta a todos aquellos profesores que realizan trabajos de innovación
en el aula, unidades didácticas, proyectos interdisciplinares o que pongan en marcha nuevos métodos de aprendizaje en clase.

Los textos, de una extensión máxima de
tres folios, deben llegar en disquete a COMUNIDAD ESCOLAR (Alcalá, 34. 6ª planta. 28071 Madrid), o a nuestra dirección de correo electrónico.

El Teatro musical en la escuela (y II)

Cómo aprender música a través de métodos activos y participativos, aprovechando las facultades físicas y psíquicas en desarrollo del alumno

Después de más de quince años dedicados a la docencia en Educación Infantil como en Primaria y primer ciclo de Secundaria Obligatoria en diferentes centros públicos de las provincias de Málaga y Sevilla, el autor de la presente colaboración, que completa el artículo
incluido en el pasado número, tiene como objetivo con la exposición de su experiencia fomentar una reflexión de carácter didáctico y motivador acerca de las posibilidades que puede ofrecer la utilización del teatro musical en las aulas.

Las actividades para la expresión musical a través del cuerpo y el movimiento tienden a que el niño aprenda a servirse de su propio cuerpo como si fuera un instrumento más de su expresión total pero al que es necesario afinar como si fuera un instrumento musical.
La planificación de esas actividades comprenderá movimientos fundamentales de locomoción, movilización funcional, corporización de elementos de la música y la palabra, el espacio y su relación con la expresión corporal, calidad de movimiento y camino a la creación.
En la educación musical se deben utilizar todos los medios para integrar la expresión vocal e instrumental junto a la audición en las actividades de danza y movimiento. De hecho en la danza se trabajan elementos que aportan una gran ayuda en la educación estética como por ejemplo el conocimiento del propio cuerpo, la coordinación del movimiento, el conocimiento del espacio y la expresión a través del movimiento.
La práctica de la danza favorecerá el sentido rítmico, métrico y armónico y clarificará la idea concreta de la forma en el espacio y en la propia música. Tanto la expresión corporal como la danza se realizan dentro de un tiempo y un espacio que es el espacio físico y los espacios totales y parciales.
Para la creación de danzas en clase se puede trabajar por imitación simultánea, por imitación en eco, por ejercicios de preguntas y respuestas corporales y por cadena de movimientos. Estos trabajos de creación también se podrán realizar sobre estímulos propuestos y la libre interpretación que a los niños les sugiera la música para crear la danza.

La interpretación

La práctica interpretativa no debe comenzar necesariamente cuando el niño ha alcanzado un grado de madurez suficiente para aprender unos textos y desenvolverse en un escenario ya que el teatro es un juego y al niño lo que más le gusta es precisamente jugar
En el teatro infantil más que en cualquier otra etapa es más importante el proceso que el resultado. De hecho el teatro musical escolar se rige por una fórmula cuyos elementos son imprescindibles para un juego escénico organizado como los bailes, las canciones, la participación, el ritmo y las sorpresas.
Por lo que respecta al teatro juvenil éste constituye un espacio y un momento de afirmación por sí mismo, de actualización del individuo y de su grupo. De este modo expresa las angustias existenciales de sus creadores que exponen sus sueños y fantasmas mientras tiene lugar la búsqueda de identidad y de sentido.
Una vez que hemos pasado por las etapas de socialización, concentración y primera expresividad mediante la utilización de juegos y ejercicios llegamos a la expresión o interpretación donde el alumno-actor elige y organiza sus materiales al servicio del personaje que va a interpretar en el juego escénico organizado delante de un público. Es por lo que esta es la fase más importante para trabajar el proceso creativo, la búsqueda, la investigación, la expresión, la desinhibición, el encuentro y la construcción de personajes.
El fin primordial es iniciar al niño en la interpretación de la realidad que le rodea y los juegos o ejercicios se realizan en base a la dramatización de alguna observación. Esta propuesta se profundiza a nivel de grupos y a continuación se exponen los resultados a los compañeros desarrollando al mismo tiempo una capacidad crítica a través de elementos familiares.
En todo trabajo dramático hay que tener siempre en cuenta los elementos que intervienen en la historia: planteamiento, nudo y desenlace.
La interpretación preparada de obras es una etapa superior cuando la comunicación ya está en marcha y en determinados casos puede emprenderse el trabajo con un texto con el fin de añadir a los objetivos anteriores los de potenciación del trabajo en grupo, la responsabilidad hacia un resultado final y la utilización de nuevos medios de expresión.

Conclusiones

De entrada la idea de montar un musical con nuestros alumnos puede parecer muy complicada ya que están en juego muchos factores pero si se realiza una buena planificación del trabajo puede resultar una experiencia divertida y apasionante. En primer lugar como directores tenemos que ser conscientes del trabajo que se nos avecina y nos lo tenemos que tomar con mucha calma y a la vez coraje. Lo más importante es escoger bien la obra siendo conscientes de que la podemos dirigir ayudados o no por otros profesionales del medio y contando con un grupo de alumnos-actores que la puedan interpretar.
La aportación del teatro musical al área de Educación Artística a través de las asignaturas de Dramatización, Música y Plástica denota en mi opinión una clara intencionalidad de promover en el niño una educación integral con la posibilidad además de incluir contenidos comunes a otras áreas de conocimiento como por ejemplo Lengua, Matemáticas y Conocimiento del Medio. De este modo la ubicación de este género en el currículo estaría integrada, enriquecida y globalizada partiendo siempre de la idea de que el aprendizaje debe ser significativo y de que la evaluación también aquí deberá estar presente como un proceso continuo. Finalmente estoy convencido de que su utilización docente sin duda ayudará a nuestro alumnado a desarrollar las competencias básicas e incluso a madurar sus propias capacidades además de facilitarles la posibilidad de valorar y disfrutar de las diversas manifestaciones artístico-musicales.

Juan Bertuchi
Maestro de Música y Dramatización, actor y cantante.

JuanBertuchi@hotmail.com