Wert solicita un reparto equitativo de la dotación de “Erasmus para todos”

La Unión Europea destinará 19.000 millones de euros entre
2014 y 2020 para el programa de movilidad universitaria, lo que
supone un 70% más que en el periodo anterior

José Ignacio Wert ha pedido a la Comisión Europea que en el próximo reparto de fondos del Programa “Erasmus para todos” disminuyan las diferencias entre los Estados miembros y se moderen los desequilibrios producidos en los últimos años. Los
ministros de Educación comunitarios pactan que en 2020, el 82% de los jóvenes tarde menos de tres años en encontrar un empleo.

El ministro español de Educación y Cultura, José Ignacio Wert, charla con su homólogo danés Uffe Elbaek, al inicio del Consejo de ministros de de la Unión Europea celebrado en Bruselas. (Foto: EFE)

Madrid.
En el transcurso del Consejo de Ministros de Educación, Juventud, Cultura y Deporte de la Unión Europea, celebrado en Bruselas, José Ignacio Wert ha reclamado que “España, que ha contribuido con más estudiantes y ha recibido más que otros, tiene que ser tratada de acuerdo a la importancia y al rendimiento que el Programa a tenido en nuestro país. Y eso es lo que más nos interesa de acuerdo a la asignación que se haga a los países dentro del presupuesto global que va a tener el Programa”.
En palabras del ministro, “estamos también convencidos que la Comisión, en el momento de distribuir los fondos europeos y de acuerdo a lo que establece el propio artículo 13.6 del texto que debatimos, tenderá a minimizar las diferencias entre los Estados miembros y a moderar los desequilibrios producidos estos años”.
Durante la reunión, los ministros han abordado la reducción de las diferencias que hay hasta ahora entre los países miembros y la asignación de recursos de acuerdo al número de estudiantes que se mandan y se reciben. Para Wert, “no tiene sentido que España, que tiene una aportación y una recepción tan intensa en el Programa Erasmus, no tenga una financiación adecuada a ello”.

Elevada participación

Asimismo, felicitó a la Comisión por el desarrollo del Programa y recordó que éste tiene un “significado especial para nuestro país, porque a través del mismo los jóvenes españoles han descubierto lo que significa ser europeos”.
“De ahí el éxito rotundo de este Programa en España”, afirmó. Desde 1987, más de 355.500 estudiantes españoles han participado en este programa y actualmente España es el país que más alumnos aporta y también el que más acoge. “Para España es un honor ocupar esta doble primera posición, como país de origen de la mayoría de los estudiantes Erasmus y como país de destino favorito de los alumnos europeos”.
El ministro ha precisado que “Erasmus no solo trata de fomentar la movilidad, sino también el intercambio de conocimientos, es decir, mejorar la calidad del movimiento de los jóvenes. Uno de los elementos que se ha introducido en el texto es la inclusión de una referencia a los valores europeos como uno de los objetivos del programa de movilidad”.

Incremento presupuestario

El Ejecutivo comunitario destinará 19.000 millones de euros entre 2014 y 2020 para el nuevo programa Erasmus, lo que supone un 70% más que en el periodo anterior, de los cuales dos tercios se dedicarían a subvencionar periodos de estudios o prácticas en el extranjero y el resto para promover la cooperación institucional y modernizar los sistemas educativos, aunque la dotación económica del programa todavía tiene que ser negociada por los Veintisiete y el Parlamento Europeo, en el marco de las próximas perspectivas financieras multianuales.
Mientras que el 75% de las subvenciones comunitarias se distribuyen en función de la población estudiantil, sólo el 25% se reparte en función del rendimiento y número de estudiantes que en el  curso anterior se beneficiaron de una beca Erasmus, un criterio que perjudica a España.
En el transcurso del Consejo, los ministros acordaron elevar al 82% el objetivo para 2020 de jóvenes que tarden menos de tres años en encontrar un empleo después de graduarse en Bachillerato o Formación Profesional de Grado Medio. En 2010, esta meta se situaba en el 76,5% de los jóvenes.
“Es un objetivo ambicioso, pero realizable y que naturalmente España comparte”, aseguró Wert y precisó que la nueva meta implica “reproducir la situación de empleabilidad que los jóvenes con formación tenían antes de la crisis”.

Desempleo juvenil

Alrededor de cinco millones de jóvenes entre los 15 y 24 años están en situación de desempleo en el conjunto de la UE, un porcentaje que en España o Grecia supera ya el 50% frente al 20% de la media. No obstante, los Veintisiete puntualizaron que el nivel objetivo se refiere a la media en la UE y no constituye una meta nacional para los Estado miembros individuales. Además, especifican que el nuevo propósito debe tener en cuenta los diferentes puntos de partida de los Estados miembros individuales y sus posibilidades de mejorar dicha tasa a través de políticas educativas y de formación. En 2010, la tasa en España alcanzó el 66,9%. También se contemplarán las diferencias entre los graduados de Bachillerato o FP y los que completen estudios universitarios o superiores.
Los ministros de Educación comunitarios justifican introducir el nuevo objetivo porque “ayudará a identificar las políticas educativas y de formación para mejorar la transición entre la educación y la formación y el trabajo y fomentará el éxito en la empleabilidad”. Además, se comprometen a analizar cómo incorporar elementos más prácticos en la educación y formación, por ejemplo, la Enseñanza Aplicada o la “educación dual” para mejorar la empleabilidad de los graduados.

Abandono escolar

En este sentido, José Ignacio Wert calificó de “inaceptable” que España duplique la tasa media en la UE de abandono escolar temprano entre los jóvenes de 18 a 24 años y se ha mostrado “razonablemente convencido” de que será capaz de reducirla hasta el 15% en 2020.
Según datos de 2010 de la oficina estadística comunitaria Eurostat, la tasa de abandono escolar temprano en España asciende al 28,4%, frente al 14,1% de la media de la UE. Este dato sitúa a España en el tercer lugar de la parte inferior de la tabla, sólo por delante de Malta (36,9%) y Portugal (28,7%).
Para reducir esta tasa, Wert ha subrayado sus esfuerzos por mantener e incluso incrementar la dotación de los programas que demuestran que son eficaces para combatir este problema. “Entre los programas de cooperación territorial a los que no sólo hemos mantenido la dotación, sino que la hemos incrementado en las difíciles circunstancias financieras actuales, está el Programa de Refuerzo y Apoyo (PROA), porque es el que de forma más clara contribuye a la reducción del abandono escolar temprano”, afirmó.

Reivindicaciones

Por otra parte, estudiantes de Erasmus, que se reunieron en Granada para celebrar el 25 aniversario de este programa, han suscrito una declaración donde exigen mejoras en la valoración de las becas, que atienda al coste real de la vida en cada país de destino. También acordaron proponer a la Comisión Europea medidas que universalicen estas becas y faciliten la inserción laboral de los estudiantes en los países a los que acuden a formarse. Estos alumnos se muestran partidarios de mejorar la gestión del reconocimiento de la formación para evitar complicaciones burocráticas en la tramitación de los créditos que han cursado a través del programa. En su declaración han expresado que reclamarán el desarrollo de herramientas para mejorar las capacidades lingüísticas con un sistema de acreditación que compare el nivel de un idioma extranjero antes y después de disfrutar de la beca Erasmus.