Esta sección está abierta a todos aquellos profesores que realizan trabajos de innovación
en el aula, unidades didácticas, proyectos interdisciplinares o que pongan en marcha nuevos métodos de aprendizaje en clase.

Los textos, de una extensión máxima de
tres folios, deben llegar en disquete a COMUNIDAD ESCOLAR (Alcalá, 34. 6ª planta. 28071 Madrid), o a nuestra dirección de correo electrónico.

El teatro musical en la escuela (I)

Cómo aprender música a través de métodos activos y participativos, aprovechando las facultades físicas y psíquicas en desarrollo del alumno

Después de más de quince años dedicados a la docencia en Educación Infantil como en Primaria y primer ciclo de Secundaria Obligatoria en diferentes centros públicos de las provincias de Málaga y Sevilla, el autor de la presente colaboración tiene como objetivo con la exposición de su experiencia fomentar una reflexión de carácter didáctico y motivador acerca de las posibilidades que puede ofrecer la utilización del teatro musical en las aulas.

La educación musical ha sido considerada tradicionalmente como componente fundamental de la formación integral de la persona y debe ser introducida en el mundo del niño desde su más temprana edad ya que es bien sabida la alegría con que el niño recibe la música.
De este modo debemos buscar una enseñanza que le brinde el máximo de posibilidades para aprender música a través de métodos activos y participativos, aprovechando todas sus facultades físicas y psíquicas en desarrollo.
En los comienzos de la enseñanza musical en el niño pequeño, según el pedagogo musical Edgar Willems indica en su libro Las bases psicológicas de la educación musical, nos vamos a encontrar con dos conceptos que no deben confundirse: las “bases” y los “rudimentos”. Las primeras son los principios fundamentales teóricos y prácticos relacionados con la educación musical, y necesarios desde el comienzo hasta el final de los resultados, por otra parte los “rudimentos” son los comienzos de la enseñanza musical sin separarlos de su valor psicopedagógico.
No obstante las primeras manifestaciones musicales del niño no entran de lleno en el campo de la pedagogía musical sino que están dentro de la educación general. Son las personas de su entorno familiar, sobre todo las madres, las que pueden desempeñar un papel muy importante en la iniciación musical despertando el sentido auditivo y rítmico del niño.
Son ellas las que mejor pueden acercarle al fenómeno sonoro y rítmico teniendo en cuenta que esta enseñanza comienza ya desde los primeros tiempos de su nacimiento, de hecho hay niños que a la edad de dos años, antes de saber hablar, inician ya sus balbuceos musicales mediante el canto de canciones que oyen en su entorno.

Explicar historias a través de la música

El teatro musical es un género teatral que incluye música, danza y diálogos hablados. Sin embargo se podría decir que es el arte de explicar historias a través de la música o que es un espectáculo teatral con texto que utiliza las canciones y el baile para explicar el argumento.
A diferencia del teatro de texto el musical le da al actor la posibilidad de expresarse a través de tres distintos lenguajes: el hablado, el cantado y el bailado. La música proporciona un vehículo expresivo y emocional que llega más rápidamente o con más intensidad al espectador aunque lo cierto es que lo más importante para que un musical funcione es que las tres disciplinas queden bien entrelazadas e integradas entre sí y que el espectador no note el paso de una forma de expresión a otra.
De este modo cuando hablamos de música en un musical nos referimos a la banda sonora de la obra y a las canciones con letra interpretadas por los actores que tienen que integrarse suavemente y con fuerza dentro de los diálogos. La coreografía incluye además de los movimientos escénicos otros movimientos de desplazamiento de los actores por el escenario y los bailes que acompañan una canción o un tema musical. Finalmente cuando hablamos de diálogos hablados nos referimos a la interpretación del texto sin música ni baile. El arte de transmitir un texto al público con naturalidad y emoción es lo que llamamos interpretación sin olvidar que en un musical todo está interpretado, también las canciones y los bailes.

El canto

El niño debe vivir los hechos musicales antes de tener conciencia de ellos, de ahí que tengan tanta importancia las canciones y que el niño se acostumbre a cantar ya que es un acto musical sintético inconsciente.
Por medio del canto se despierta y desarrolla cualidades musicales congénitas o hereditarias, tales como el sentido del ritmo, de la melodía, de los acordes hasta llegar a adquirir el sentido tonal.
De esta forma el canto desempeña el papel más importante en la educación musical de los niños más pequeños porque agrupa, en conjunto, la melodía, el ritmo y la armonía. Así es la mejor forma para desarrollar la audición interior, base de toda musicalidad.
Es en el canto donde el niño puede aprender a saber utilizar su aparato respiratorio, aprendiendo los principios para una buena respiración, que le ayudará a una buena fonación y exacta afinación de los sonidos emitidos. Así podremos apreciar cómo niños que difícilmente pueden emitir un sonido, mediante lo dicho anteriormente y el sentido de la oportunidad del maestro, serán llevados hacia la música a través de canciones muy sencillas, que parten de una llamada o de un movimiento.
El niño aprende a cantar escuchando a su maestro del mismo modo que aprende a hablar imitando lo que oía, de ahí que el maestro de música deba conocer la técnica vocal porque sólo así podrá enseñar a sus alumnos a impostar la voz, a respirar adecuadamente y a respirar.
Podemos decir que todos los niños nacen con una disposición natural hacia el canto y la música, que aumentará, decrecerá o desaparecerá según encuentre a lo largo de sus vidas oportunidades para desarrollarla o factores negativos que las ahoguen y las hagan desaparecer.
Hay que insistir en una metodología en la que el niño sienta y emita la entonación justa y cante con voz natural desde pequeños. Respecto a la posición del cuerpo habrá que enseñarles a mantenerlo derecho pero con naturalidad durante el tiempo que dure la canción al igual que también será conveniente vigilar la respiración durante el proceso de aprendizaje de la canción.

Aprendizaje

De esta manera iremos introduciendo al niño desde pequeño en el mundo de la música con alegría y naturalidad hasta llegar al canto en el teatro musical. A continuación expongo una forma de cómo enseñar a cantar y conseguir su aprendizaje siguiendo los siguientes pasos:
Primero se estudiará la letra y la dicción leyendo el maestro la letra completa, luego se explicará el texto, y posteriormente se vocalizará cada verso cuidando bien la dicción, se silabeará rítmicamente ajustándose al ritmo de la canción, se hará sentir el ritmo por medio de palmadas destacando los pulsos, se pasará a la audición de la canción cuantas veces sea necesaria hasta que se familiaricen con la melodía, se empezarán a enseñar frases cortas separadamente y a continuación se unirán hasta el final de la canción y finalmente tendrán lugar sugerencias musicales en torno a la canción como juegos y ritmos que la canción lleve en sí.
La importancia del canto en la práctica musical nos la pone de relieve algunos grandes músicos del pasado como por ejemplo Wagner que escribió “el canto, el canto y otra vez el canto. El canto es decisivamente el lenguaje por el cual el hombre se comunica con otros musicalmente. El órgano musical más antiguo, más auténtico, más bello es la voz humana, solamente a este órgano la música debe su existencia”.

La danza

Todo nuestro cuerpo en movimiento contribuye a expresarnos y comunicarnos con los demás, por eso se puede afirmar que el movimiento es para el niño un vínculo entre él y el mundo que le rodea. Es la expresión espontánea de sensaciones internas y externas, la evasión de unas necesidades motoras que muchas veces rebasan la capacidad de los adultos.
El niño es un ser en constante movimiento: disfruta bailando, corriendo y saltando. Esta tendencia natural ha de aprovecharse para su educación y así en la escuela puede estar presente el teatro musical.
A través del cuerpo como medio de expresión musical podemos trabajar la expresión individual y colectiva, la atención, la memoria, la audición, la organización del espacio y la lectura de la música con el propio cuerpo como instrumento.
Dalcroze, pedagogo musical de nuestro siglo, por la observación de sus alumnos se dio cuenta de la necesidad de vivenciar por el cuerpo los elementos musicales de forma que la sensación de movimiento reforzara el conocimiento intelectual. Según él todo ritmo es movimiento y perfeccionar este movimiento nos llevaría a desarrollar el sentido rítmico musical y el sentido de la cuadratura.
El niño en su estado normal siente la necesidad imperiosa de correr, moverse, saltar, y satisfaciendo esta necesidad natural se logrará que la música penetre en su cuerpo sin esfuerzo.
Es evidente la importancia que tiene el desarrollo de la percepción auditiva para poder expresar la música a través de nuestro cuerpo. Es preciso despertar en el niño la apetencia del sonido así como la atención al fenómeno sonoro con el fin de establecer las bases de la inteligencia sonora. Para ello trabajaremos con distintos objetos sonoros y con variedad de instrumentos musicales para percibir y expresar corporalmente la altura, duración, intensidad y timbre del sonido.
Los ejercicios de movimiento para expresar los diferentes aspectos de la música se deberán realizar también de forma libre creativa mediante la improvisación, siendo ésta una técnica presente en toda la pedagogía musical de nuestro siglo desde Dalcroze, Orff, Kodaly, Willems, Martenont hasta Murria Shafer.
En la próxima entrega de esta colaboración abordaremos temas como el cuerpo como instrumento, la interpretación y se expondrán las conclusiones finales

Juan Bertuchi
Maestro de Música y Dramatización, actor y cantante.

JuanBertuchi@hotmail.com