Esta sección está abierta a todos aquellos profesores que realizan trabajos de innovación
en el aula, unidades didácticas, proyectos interdisciplinares o que pongan en marcha nuevos métodos de aprendizaje en clase.

Los textos, de una extensión máxima de
tres folios, deben llegar en disquete a COMUNIDAD ESCOLAR (Alcalá, 34. 6ª planta. 28071 Madrid), o a nuestra dirección de correo electrónico.

El experimento de la semana

Una propuesta didáctica para alumnos de Primaria

En el C.P. “Antonio de Nebrija”, de Madrid, se desarrollan en el ámbito de la Educación Primaria diversas actividades didácticas y participativas que incluyen la experiencia expuesta en esta colaboración, vinculada al área de Ciencia y orientada a la motivación y el acercamiento de los alumnos hacia ella. Y para tal fin, nada mejor que hacer experimentos en clase. 

Durante el primer ciclo, en nuestra clase decidimos dedicar 10 minutos todos los lunes al desarrollo de diferentes competencias, a través de la lengua oral y escrita fuera de los libros de texto, con la actividad “El protagonista de la semana”, en la que dos niños semanalmente presentaban un material que quedaba reflejado en un mural expuesto dentro del aula.
Al principio, en primer curso, eran cosas sencillas partiendo de la realidad cotidiana de los alumnos. Ellos eran los protagonistas y normalmente se presentaban con fotos junto con sus familias. Después desarrollamos ‘Los Refraneros y Cuentacuentos de la semana’ y progresivamente, ya en segundo curso, avanzamos hacia el conocimiento cultural y científico con ‘el viajero de la semana’ (descripciones de lugares de España y del mundo), ‘el personaje de la semana’ (inventores, figuras históricas, etc.) y los ‘Cuentacuentos de la semana’ (esta vez por parejas).
Durante el presente curso, y continuando con esta dinámica, en 3º de Primaria nos hemos planteado ‘el experimento de la semana’. Dentro del modelo descubridor y constructivo, el planteamiento de esta actividad era acercar la ciencia a los niños y animarles a que se cuestionaran cosas, dudaran, buscaran información, en definitiva, se convirtieran en pequeños científicos. Con ello queremos potenciar la competencia social y en comunicación lingüística, el conocimiento e interacción con el medio físico, el tratamiento de la información y la competencia digital, la autonomía e iniciativa personal así como la competencia para aprender a aprender.
El primer paso fue informar a las familias sobre la actividad en la primera reunión de padres, aportándoles bibliografía y mandándoles una nota para que lo prepararan en casa. Las familias se mostraron muy receptivas ante esta actividad y en todo momento colaboraron activamente.

Modelo

La profesora comenzó haciendo un experimento, que serviría de modelo a seguir y para motivarles. Como estábamos aprendiendo cosas sobre las plantas elegimos como tema “las verduras de colores”, explicando las cuestiones que íbamos a aprender, como la capilaridad o los fenómenos por los que los líquidos pueden ascender por tubos muy finos. Se mostraron los ‘ingredientes’ a los alumnos y se describió el experimento mientras lo iba realizando:
En primer lugar llenamos dos vasos con agua del grifo y echamos colorante (uno de cada color en cada vaso) removiendo la mezcla con una cuchara hasta que su color fuese intenso. Seguidamente cortamos el extremo inferior de un apio y lo introducimos verticalmente en el vaso con el extremo cortado totalmente sumergido en el tinte. Una vez hecho esto, dejamos el vaso con el apio al sol durante un día entero.
Antes del resultado de nuestro experimento, se les preguntó a los alumnos qué creían que pasaría y apuntamos sus hipótesis en la pizarra. Al día siguiente, ellos mismos observaron que el apio tenía ahora el color del tinte que había en el vaso. Se discutieron la hipótesis que habían planteado y se explicó por qué había ocurrido eso. Los alumnos entendieron e interiorizaron que las plantas (verduras o flores) pueden absorber el agua y hacerla ascender por el tallo hasta llegar a las hojas o pétalos. Adicionalmente se explicó que los conductos internos del tallo son lo suficientemente estrechos para que el agua suba a través de ellos.
Durante todo el trimestre y siguiendo esta dinámica dos alumnos cada semana realizaron diferentes experimentos sencillos y luego colgaban una ficha de los mismos en el rincón de los experimentos. Inicialmente se eligieron a los cuatro niñas y niños más motivados y avanzados (especialmente líderes positivos dentro del grupo), para que el resto fuera cogiendo la dinámica. Luego se alternaba entre los que se ofrecían voluntarios y, sobre todo, estábamos pendientes de si necesitaban alguna ayuda (por ejemplo con aquellos que no disponían de Internet y no sabían manejarse en la biblioteca, tratábamos de ayudarles a buscar información y fotocopiábamos el experimento que eligieran, para que lo trabajaran en casa). No importaba la temática o el tipo de experimento que eligieran mientras fueran capaces de exponerlo. Lógicamente, deberían cumplir una serie de requisitos esenciales que habían sido especificados al principio por nosotros: (1) Tener riesgo físico nulo, (2) ser de bajo coste (con materiales fáciles de obtener en casa), (3) ser simples y de fácil comprensión (porque luego nos los tienen que explicar en clase), (4) ser rápidos y (5) ser atrayentes (que les gustaran o llamaran la atención).

Motivación

Existe una gran variedad de experimentos que cumplen estas características y con los que se pueden tratar todos los temas científicos del curriculum de Primaria (ver lista de webgrafía abajo). Cabe destacar el aspecto motivador de estas actividades puesto que todos nuestros alumnos siempre estaban deseando que llegara el lunes para participar aportando ideas y explicaciones en el ‘experimento de la semana’. Todas estas ideas eran reconocidas y valoradas por el grupo y siempre terminábamos con aplausos. La valoración de los alumnos y de la maestra fue muy positiva, porque se consiguieron los objetivos perseguidos. Se esforzaron y aprendieron mucho, animándose cada semana más y ayudándose entre ellos. Estos procesos de aprendizaje y la interacción entre los alumnos también fueron evaluados por la profesora y formaron parte de la calificación individual de Conocimiento del Medio.
El desarrollo de investigaciones escolares como ‘el experimento de la semana’, fomenta aprendizajes significativos, funcionales, cooperativos y globalizados. Tal y como sugieren Travé, Pozuelos y Cañal (2006), la enseñanza basada en la investigación escolar puede permitir la superación de los enfoques transmisivos tradicionales y aproximar progresivamente la práctica docente a las demandas educativas actuales. El método científico es la herramienta sobre la que se articula todo el proceso de enseñanza-aprendizaje en este tipo de actividades (Muñoz y Díaz, 2009). En los alumnos se fomenta la observación, el que surjan inquietudes y preguntas a las que darán respuesta a través de diferentes fases de búsqueda, recogida y análisis de la información, formulando hipótesis, experimentando por sí mismos y llegando a conclusiones que derivan en su aprendizaje a lo largo de todo el proceso. De la misma manera que para los científicos, para los alumnos este proceso es cíclico ya que lo vivido y lo aprendido pasa a formar parte de las ideas y los conocimientos del alumno que contribuirán a que se haga nuevas preguntas y a continuar aprendiendo.

María del Rosario Díaz Perea
Doctora en Pedagogía y Maestra de Educación Primaria en el C. P. “Antonio de Nebrija”.
Alberto Muñoz Muñoz
Profesor del Departamento de Didáctica de las Ciencias Experimentales de la Facultad de Educación
de la Universidad Complutense de Madrid.

marieision@yahoo.es
alberto.munoz.munoz@edu.ucm.es

Referencias bibliográficas consultadas:

FUENTES, M. (2007): Investigando en Educación Infantil: experimentos en Educación Infantil. Revista digital Práctica Docente, 7, 38 - 54
MUÑOZ, A. Y DÍAZ, M. R. (2009): Metodología por proyectos en el área de Conocimiento del Medio. Docencia e Investigación, 19, 101 - 126.
TRAVÉ, E., POZUELOS, F. y CAÑAL, P. (2006): ¿Cómo enseñar investigando? Análisis de las percepciones de tres equipos docentes con diferentes grados de desarrollo profesional. Revista Iberoamericana de Educación, 39.
http://www.rieoei.org/deloslectores/1366Trave.pdf  (Fecha descarga: 19/03/2009)

Bibliografía sobre experimentos para niños:

MERIANI, A. (2005). El gran libro de los experimentos. Madrid, Ed. San Pedro.
ROBINSON, T. (2005). Experimentos científicos para niños. Barcelona, Oniro.
VV.AA. (2010). Los experimentos de Flipy, el científico loco. Madrid, Santillana.
VAAN SAAN, A. (2006). Experimentos para cada día del Otoño / Primavera. Barcelona, Oniro.
VECHIONE, G. (2002 y 2003). Experimentos sencillos sobre las leyes de la naturaleza / de Química en la Cocina / sobre el cielo y la tierra. Barcelona, Oniro.

Webgrafía:

 

“Si no conozco una cosa, la investigaré”
Louis Pasteur

“Me lo contaron y lo olvidé.
Lo vi y lo entendí. Lo hice y lo aprendí”
Confucio