La Biblioteca Nacional exhibe la exposición Biblias de Sefarad:
las vidas cruzadas del texto y sus lectores

Hans Haacke. Comprometido con el movimiento de crítica institucional surgido en Europa a finales de los años sesenta, el artista alemán Hans Haacke (Colonia, 1936) ha construido una sólida y respetada carrera internacional, donde su oposición al uso comercial y propagandístico que se le ha dado en la sociedad actual al arte y al artista es fundamental. Con exposiciones en la Tate o el Pompidou en su curriculum, llega ahora a nuestro país, a las salas del Museo Reina Sofía (hasta el 22  de julio), con una muestra, Castillos en el aire, que da a conocer a través de 40 de sus obras las principales líneas de reflexión que sustentan su trayectoria: desde el mercado y los efectos de la globalización, hasta las relaciones entre arte y poder. El nuevo proyecto creado para esta ocasión  Castillos en el aire es el núcleo del recorrido.

Artistas aborígenes. El Institut Valencià d’Art Modern (IVAM), en colaboración con la Embajada de Australia en España, muestra hasta el 16 de abril las nuevas líneas creativas de los artistas aborígenes australianos, a través de las obras integradas en la colección particular de Marc Sordello y Francis Missana. El conjunto de 71 obras reunidas, de 58 autores diferentes, pertenecen a la Australia remota, alejada de las zonas urbanas, que es parte de una vibrante cultura híbrida que combina tradiciones indígenas y occidentales. En las décadas de los años ochenta y noventa esta pintura acrílica sobre lienzo de las comunidades del Western Desert logró atraer la atención del mundo del arte y de esta forma se divulgó el aspecto contemporáneo de una cultura que solía sólo exponerse en los museos de antropología. También forman parte de la muestra, Christian Thompson y Judy Watson, artistas indígenas pero de extracción urbana.

Grabadores del Barroco. La Biblioteca Nacional de España y el Centro de Estudios Europa Hispánica son los editores del volumen Grabadores extranjeros en la Corte española del Barroco, un estudio de Javier Blas, María Cruz de Carlos y José Manuel Matilla en el que se recoge y analiza la producción del grupo de artistas extranjeros en Madrid en el ámbito del grabado. La carencia de burilistas en el siglo XVI en España propició la llegada de estos artistas, en su mayoría desde Francia, Flandes o Inglaterra, contribuyendo a la evolución de la imagen impresa al servicio de los intereses de la Monarquía Hispánica y a la renovación de las prácticas y lenguajes del grabado entre los reinados de Felipe II y Felipe IV. Los investigadores documentan en el libro las estancias en la ciudad de estos grabadores, sus encargos, la producción y el significado de las imágenes realizadas en sus talleres. Las estampas catalogadas pertenecen casi en su totalidad a los fondos de la Biblioteca Nacional de España.

Sinfonías de Tomás Bretón. El proyecto desarrollado por el Instituto Complutense de Ciencias Musicales (ICCMU) para recuperar la obra desconocida del músico salmantino Tomás Bretón ha dado como fruto que salgan a la luz tres sinfonías, olvidadas durante un siglo. Violinista, director y compositor español, fue uno de los autores que más contribuyeron a modernizar la vida musical española: aunque su fama es debida al género lírico, fue un gran compositor de música de cámara y, como ahora se conoce, de sinfonías. Gracias a la labor de investigación de Ramón Sobrino, y al apoyo de Acción Cultural Española, la Junta de Castilla y León, y la Comunidad de Madrid, se presentan ahora en un álbum, del Sello Verso, con dos CDs y un cuadernillo bilingüe (español-inglés) con las trayectorias profesionales de la Orquesta Sinfónica de Castilla y León y de José Luis Termes, así como un amplio estudio de este director de orquesta sobre las tres sinfonías recuperadas.

Odilon Redon. Carente de la difusión de otros artistas y con un lenguaje de compleja asimilación, el pintor Odilon Redon (1840-1916), apostó por la imaginación y el subconsciente en plena hegemonía del naturalismo. Contemporáneo de los impresionistas, con los que expuso en 1886, pero con los que no compartió la misma estética, su figura siempre se ha situado en un margen de la génesis del arte moderno, pese a su extraordinaria obra, presente en casi todos los grandes museos. La Fundación MAPFRE restañe la deuda que España tiene con Redon, organizando hasta el 29 de abril la primera gran exposición monográfica en Madrid: un recorrido cronológico donde se recoge desde sus primeros estudios del natural, fundamentalmente paisajes del sur de Francia; los carboncillos y litografías dedicados al mundo interior; las litografías Homenaje a Goya; el conjunto de lienzos, dibujos y pasteles de sus posteriores etapas, entre los que están su serie Ojos cerrados y un Autorretrato inédito.