Los ministros de Educación de la UE debaten sobre abandono escolar y paro juvenil
La OCDE urge a invertir en educación como salida a largo
plazo de la crisis
La Comunidad de Madrid quiere implantar la zona única de escolarización
Ayudas para Visitas de Estudio en el ámbito del aprendizaje permanente
Profesionales de Protección Civil piden que los primeros auxilios se incorporen a la Educación Cívica
Aragón aprueba
el proyecto de Ley
de Autoridad
del Profesorado
Profesores y expertos participan en las Jornadas Andaluzas
de Enseñanza
de la Economía
Cerca de 200.000 españoles salen
al extranjero
para realizar
cursos de idiomas

Polémica por el nuevo cambio de temarios para las oposiciones

Sólo Andalucía, Comunidad de Madrid y País Vasco ofertarán empleo público docente para 2012

Los sindicatos y las comunidades afectadas, salvo Madrid, han criticado la decisión del Ministerio de Educación de cambiar los temarios de las oposiciones a cuerpos docentes, que este año sólo se celebrarán finalmente en Andalucía, País Vasco y en la comunidad madrileña, tras la renuncia de Canarias a última hora. Las críticas se centran en la falta de consenso a la hora de adoptar dicha medida que, según sus detractores, puede originar mayor inestabilidad en las plantillas docentes y dañar los derechos de los opositores.

Los sindicatos y los gobiernos autonómicos de Andalucía, Canarias y País Vasco creen que la modificación de los temarios es un menosprecio a quienes llevan meses preparando las oposiciones.

Madrid. G. A.
El “Boletín Oficial del Estado” publicó el 17 de febrero una orden del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, por la que se regularán los temarios que han de regir en los procedimientos que se convoquen este año para el ingreso, accesos y adquisición de nuevas especialidades en los cuerpos de Maestros, de Profesores de Enseñanza Secundaria y Profesores Técnicos de Formación Profesional, y de Profesores de Escuelas Oficiales de Idiomas. El anterior equipo ministerial había modificado esos temarios mediante tres órdenes ministeriales promulgadas el 15 de novie mbre de 2011, según lo establecido en la Ley Orgánica de Educación, promulgada el 3 de mayo de 2006, y en un posterior Real Decreto de 23 de febrero de 2007.
Los nuevos temarios deberían haber sustituido a otros que estaban en vigor, en algunos casos, desde 1993, y cuya vigencia venía prorrogándose desde 2007. Sin embargo, los actuales responsables del Departamento consideran que “concurren varias circunstancias objetivas que desaconsejan la implantación, en este momento, de nuevos temarios definitivos  para los procesos de acceso a la función pública docente”. Entre ellas, su “notoria intención” de acometer una revisión de dicho sistema de ingreso, “que permita atraer a la docencia a los mejores profesionales primando el mérito y la capacidad”.

Eficacia e interés general

También han tenido en cuenta “el actual marco de austeridad y restricción del gasto” y las restricciones presupuestarias recogidas en el Real Decreto-ley 20/2011, en virtud de las cuales la “gran mayoría” de las Administraciones Educativas han aceptado la recomendación de este Ministerio que, atendiendo también “razones de eficacia”, ha propuesto no convocar oposiciones durante el presente año y añadir las plazas correspondientes a la oferta de empleo público de 2013. Por ello, creen que “existen razones de interés general que justifican el restablecimiento de la situación anterior al 11 de enero de 2012 y, en consecuencia, restablecer provisionalmente la vigencia de los temarios que regían los procesos selectivos convocados hasta ese momento”.
El ministro de Educación, José Ignacio Wert, ha justificado inicialmente esta decisión afirmando que los temarios aprobados por el anterior Gobierno eran “muy malos”, tenían un “limitadísimo alcance”, y “no servían ni remotamente para medir los conocimientos de los aspirantes ni su actitud pedagógica”. Ha añadido que con dicha medida ha pretendido “mandar una cierta señal de que nos tomamos en serio la selección del profesorado”, ha matizado que “el sistema de selección no se puede cambiar sin cambiar los temarios”, y ha dicho que “si yo fuera uno de los opositores estaría dando saltos de alegría, porque se han restituido los temarios con los que llevaba trabajando dos años, y no unos con los que se llevaba apenas unos días”.

El mejor sistema

Posteriormente, el ministro ha comparecido el 15 de febrero en una sesión de control al Gobierno en el Congreso, donde ha respondido a sendas preguntas de los diputados socialistas Mario Bedera, María José Vázquez y Pilar Alegría, sobre las razones de su “repentina decisión” de modificar los temarios de oposiciones docentes, sobre los posibles perjuicios ocasionados por ello a los opositores, y sobre si estas decisiones “tienen el rigor necesario”. José Ignacio Wert ha afirmado que al decidir modificar dichos temarios se ha tenido en cuenta a los posibles opositores, pero principalmente a los alumnos “que se merecen el mejor sistema educativo posible”.
También ha dicho que tiene la misión de “intentar enmendar un porcentaje inadmisible de fracaso escolar”, que ha achacado a la política de los anteriores gobiernos socialistas, por lo que prefiere “tomar riesgos y hacer lo que debe hacerse, a no hacer nada”. Ha manifestado que sus últimas decisiones se encaminan a la “mejora de la calidad del sistema educativo español y conseguir la excelencia”. Y ha advertido que “de lo que tenemos que hablar es de cómo se respeta mejor el principio de mérito y capacidad en el acceso a la función docente” porque, en su opinión, el actual sistema “no es el más apto para seleccionar a los más capacitados y puede darse el caso de que un aspirante con resultados mucho mejores en la fase de oposición no obtenga plaza por falta de méritos en el concurso”.

Apoyo

Este cambio de temarios, junto con la recomendación ministerial para que las administraciones autonómicas no convoquen oposiciones este año y el establecimiento de una tasa de reposición de sólo el 10% de las vacantes producidas, ha provocado una viva polémica y diversas reacciones en las comunidades que tenían previsto realizar oferta de empleo público docente este año, y el rechazo de los sindicatos. Así, la Comunidad de Madrid ha ratificado su intención de convocar pruebas para el ingreso en los cuerpos de profesores de Secundaria, aunque los términos de la convocatoria se negociarán durante los próximos días con las organizaciones sindicales en la Mesa Sectorial.
Así lo ha anunciado la consejera de Educación y Empleo, Lucía Figar, quien ha mostrado su “apoyo total” a la decisión del Ministerio porque “beneficia y da seguridad a los aspirantes que llevan años preparándose la oposición”, y ha añadido que “es insólito que el anterior Gobierno socialista cambiara los temarios dos días antes de perder las elecciones”, por unos nuevos temarios “infumables que no permiten seleccionar a los mejores profesores ni, en definitiva, mejorar la calidad de la enseñanza”.

Rechazo

También la Junta de Andalucía ha decidido convocar las 2.389 plazas previstas inicialmente, pero su consejero de Educación, Francisco Álvarez de la Chica ha pedido al ministro que “rectifique” y firme una nueva orden que derogue” este nuevo cambio de temarios. El consejero andaluz considera “inadmisible a todas luces cambiar ahora los temarios “sin consultar con las comunidades implicadas y sin comunicarlo a la Conferencia Sectorial”, que se reunió recientemente en Madrid, y dice que, en el fondo, “se maltrata a decenas de miles de opositores y se les somete a una angustia innecesaria”. Además, ha recordado que los temarios aprobados en noviembre habían sido discutidos previamente con las Comunidades Autónomas, y los que ahora se han restablecido datan, en su mayoría, del año 1993 y en algunos casos se refieren a normativas que han sido derogadas.
También el Gobierno vasco “seguirá adelante” con su convocatoria de oposiciones, según ha anunciado su consejera de Educación, Universidades e Investigación, Isabel Celaá, quien ha pedido al Ministerio que anule “con la mayor brevedad posible” su decisión “precipitada e irrespetuosa” de cambiar los temarios. En su opinión, “no es un buen estreno” para el nuevo ministro adoptar, “de forma unilateral y sin cumplir el trámite previsto de consulta a las Comunidades Autónomas”, una decisión “precipitada e irrespetuosa” que es un “menosprecio a los opositores” y puede tener “nefastas consecuencias” para ese colectivo.

Restricciones

Sin embargo, el Gobierno de Canarias ha decidido finalmente no cumplir con su “compromiso necesario” y, por consiguiente, no convocar las oposiciones previstas, debido a “las restricciones impuestas” por el Ejecutivo central. El consejero de Educación, José Miguel Pérez, cree que el ministro “está empeñado en escribir el libro negro de la educación en España, a tenor de las medidas impropias y carentes de rigor, causas objetivas y consenso” que ha adoptado hasta ahora, y denuncia que no pueden convocar las oposiciones porque “nos impiden ofrecer un número de plazas aconsejable, nos impiden que haya seguridad jurídica para los opositores e, incluso, el Ministerio cambia los temarios a última hora”.
Por su parte, los sindicatos de enseñanza han mostrado un rechazo casi unánime con respecto a las últimas decisiones adoptadas por el Ministerio. Así, ANPE afirma que “la congelación de las oposiciones docentes en la mayoría de las comunidades, el agravio comparativo con las que sí convocan este año, y la derogación de los temarios vigentes, son circunstancias que obligan al Ministerio a desarrollar inmediatamente su compromiso de renovación del sistema de acceso, y la convocatoria de un número suficiente de plazas en el año 2013”. Esta organización ya había denunciado “la precipitación de publicar nuevos temarios sin haber aprobado un nuevo sistema de acceso”, cree que “esta nueva decisión sume ahora en el desconcierto a los opositores”, y considera que la decisión de unas comunidades de convocar oposiciones y de otras no es “un agravio comparativo entre los aspirantes de los distintos territorios, y vuelve a mostrar las dificultades del Ministerio para ejercer su liderazgo y coordinar a los gobiernos autonómicos”.

Indignación

La Federación de Enseñanza de CCOO ha manifestado su “indignación” por este cambio, que “desestabiliza el sistema educativo, genera incertidumbre a corto y medio plazo y causa un grave perjuicio a miles de opositores y sus familias”. Advierte que preparar unas oposiciones “es una tarea compleja, laboriosa, difícil y larga que, además, supone a menudo un importante desembolso económico”. Recuerda que en noviembre de 2011 “criticamos por tardía la decisión de modificar los temarios” vigentes. Y cree que cambiarlos otra vez en febrero no sólo es  “un grave error, sino una prueba evidente del desinterés de la Administración porque este año se celebren con normalidad las oposiciones ya anunciadas”, por lo que afirma que “el actual equipo ministerial demuestra un preocupante desconocimiento de la realidad educativa de nuestro país”.
También la Federación de Trabajadores de la Enseñanza de UGT manifiesta su “preocupación ante el despropósito de aplicar esta medida en el momento actual”, y denuncia que “tanto los opositores como los preparadores o posibles evaluadores contaban con los nuevos temarios, y la decisión adoptada genera incertidumbre no sólo por una oferta de empleo casi nula, sino que además les supone un coste económico y un desprecio al trabajo del colectivo”. Además, advierte que los temarios recuperados ahora y recogidos en disposiciones que datan de 1993, 1996 y 2006 entre otras, “difícilmente pueden ajustarse a la norma actual, tanto a la propia LOE por su contenido como al Real Decreto de 2007 por el procedimiento de oposiciones, por lo que la medida adoptada puede ocasionar situaciones irregulares”.

Inestabilidad

Según el sector de Enseñanza de CSI-F, esta decisión se ha tomado “por sorpresa y sin una consulta previa ni información a los sindicatos representativos del sector. Además, esta medida es aún más grave -añade- porque recientemente mantuvimos una reunión con el subsecretario en el Ministerio y no nos informó ni insinuó nada al respecto, cuanto todo indica que la decisión ya estaba tomada”. Para esta organización, la no convocatoria de plazas “favorecen el incremento de las tasas de interinidad, lo que implica empleo de baja calidad y un aumento de la inestabilidad de las plantillas”.
Por su parte, la Confederación de STEs-i lamenta “profundamente” que el nuevo equipo ministerial “incurra en el menosprecio” a los aspirantes a ingresar en la función docente, a quienes “vuelve a sumir en un proceso de confusión dadas las fechas avanzadas del curso”. Además, considera “inadmisible” la política de “tierra quemada” del Departamento, que “no tiene en cuanta a las organizaciones que representamos al profesorado”. Además, ANPE y CSI-F se han entrevistado con el ministro, a quien han solicitado la convocatoria de oposiciones todos los años y en todas las Comunidades Autónomas, porque dicha medida es “irrenunciable” si realmente se quiere mejorar el sistema de acceso a la función docente.