Wert presenta en el Congreso las líneas prioritarias de su acción de Gobierno en materia de enseñanza
Primera reunión con los consejeros
de las CC.AA. en
el marco de la Conferencia Sectorial
Los sindicatos critican la escasa oferta de empleo público en la enseñanza
Telefónica presenta su informe La Sociedad
de la Información
en España 2011
Unas jornadas de
FETE-UGT rinden homenaje a las maestras republicanas
La Fundación Mapfre crea el portal "Educa tu mundo", para fomentar hábitos saludables
Certamen de la CECE para fomentar el espíritu emprendedor entre los jóvenes

Francisco López Rupérez, presidente del Consejo Escolar del Estado

El Gobierno designa los nuevos directores generales de Formación Profesional y de Política Universitaria

El Consejo de Ministros ha aprobado el nombramiento de Francisco López Rupérez como Presidente del Consejo Escolar del Estado; de María Dolores Calvo Benedí
como directora general de Formación Profesional, y de Federico Morán Abad
como director general de Política Universitaria, así como el nombramiento de Víctor García de la Concha como nuevo director del Instituto Cervantes.

Madrid.
Francisco López Rupérez, nuevo presidente del Consejo Escolar del Estado, nació el 10 de marzo de 1949 en Madrid. Es Doctor en Ciencias Físicas por la Universidad Complutense de Madrid y pertenece al Cuerpo de Catedráticos de Enseñanza Secundaria.
López Rupérez ha sido director general de Centros Educativos y secretario general de Educación y Formación Profesional del Ministerio de Educación y Cultura. Posteriormente, ocupó los puestos de viceconsejero de Educación de la Comunidad de Madrid y de consejero de Educación en las representaciones permanentes de España ante la OCDE, la UNESCO y el Consejo de Europa. Desde 2007 era presidente del Consejo Escolar de la Comunidad de Madrid.
El nuevo director general de Política Universitaria, Federico Morán Abad, nació en Madrid el 26 de enero de 1956. Licenciado en Ciencias Químicas en 1978 y Doctor en la especialidad de Bioquímica por la Universidad Complutense de Madrid, es Catedrático del Departamento de Bioquímica y Biología Molecular I de dicha Universidad. También es Investigador Senior y miembro fundador del Centro de Astrobiología (INTA-CSIC) y Director Adjunto del Instituto Nacional de Bioinformática, desde 2004.
En el campo docente ha estado vinculado siempre con la enseñanza de la disciplina de Biofísica. Ha desempeñado la labor de coordinador de los Cursos de Verano del Área de Ciencias de la Universidad Complutense en El Escorial. Ha sido subdirector general de la Fundación General de la UCM y director del Ciclo de Invierno de Ciencia y Tecnología de la Fundación General de la UCM.
María Dolores Calvo Benedí, nombrada directora general de Formación Profesional, nació el 2 de octubre de 1962 en Valencia. Licenciada en Derecho por la Universidad de Valencia y Profesora de Formación Profesional, ha desempeñado buena parte de su carrera profesional en diversos centros de Formación Profesional de la Comunidad valenciana y ocupó cargos de gestión en el Instituto Público Integrado de Formación Profesional de Cheste. Ha participado en proyectos de innovación educativa en el área de la inserción del alumnado en el mundo laboral, es experta en prevención de riesgos laborales y en la implementación de sistemas de calidad en el entorno educativo.
El nuevo director del Instituto Cervantes, Víctor García de la Concha, nació el 2 de enero de 1934 en Villaviciosa (Asturias). Licenciado en Filología por la Universidad de Oviedo y en Teología por la Universidad Gregoriana de Roma, fue profesor agregado y catedrático en diversos institutos y universidades y Catedrático de Literatura Española en la Universidad de Salamanca. En 1992 ingresó como miembro de número en la Real Academia Española y al año siguiente fue nombrado secretario de la misma. En 1998 pasó a ocupar el puesto de director de la Real Academia Española, cargo que ocupó hasta 2010, año en el que el Rey le nombró Caballero de la Orden del Toisón del Oro.

Nueva estructura ministerial

Por otra parte, el Consejo de Ministros aprobó en la misma reunión un Real Decreto por el que se desarrolla la estructura orgánica básica del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Los cambios organizativos que recoge pretenden dotar al nuevo departamento de la estructura administrativa necesaria para ejercer sus funciones y alcanzar sus fines de la forma más eficaz y eficiente posible, promoviendo la mejora de la calidad de los servicios prestados a los ciudadanos como directriz irrenunciable que debe presidir la actuación de todos los poderes públicos.
El Ministerio queda organizado en torno a tres grandes áreas sectoriales (Educación, Cultura y Deportes) al frente de cada una de las cuales se sitúa un Secretario de Estado. La Secretaría de Estado de Educación, Formación Profesional y Universidades asume la responsabilidad de la política educativa en todos sus niveles y etapas, lo que proporciona una visión integral del sistema educativo, que integra a las universidades. La importancia de la enseñanza universitaria determina que exista una Secretaría General de Universidades como interlocutor directo con las universidades.
La nueva Secretaría de Estado de Cultura refuerza su estructura administrativa con la adscripción de dos nuevas Subdirecciones Generales, con la finalidad de afrontar en las mejores condiciones los nuevos retos planteados.  El Consejo Superior de Deportes no se muestra ajeno a los principios de austeridad y pierde una Dirección General, lo que obliga a reorganizar sus unidades en torno a la Dirección General de Deportes.
La nueva estructura del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte se ha diseñado, según se precisa en la referencia del Consejo de Ministros, “bajo los principios de eficacia y austeridad, lo que ha permitido una importante simplificación de su estructura. De este modo, se suprimen tres Direcciones Generales, una en cada área sectorial, y el número de unidades con rango de Subdirección general o División en el conjunto del departamento pasa de 63 a 50, lo que supone una reducción del 20%”.
El importe de las retribuciones de los titulares de estos órganos y unidades suprimidos supera los 600.000 euros. Este ahorro ha sido posible gracias al aprovechamiento de las economías de escala derivadas de creación del nuevo Departamento, que ha permitido eliminar duplicidades en los servicios comunes, fundamentalmente en la Subsecretaría, donde se suprimen seis subdirecciones generales y cuatro divisiones.