Monserrat Gomendio, secretaria de Estado
de Educación, Formación Profesional y Universidades
Los sindicatos rechazan los recortes en enseñanza
y las congelaciones salariales
Se reanudan las negociaciones en
la enseñanza pública de la Comunidad
de Madrid
Nueva campaña de sensibilización de la FAD sobre el
consumo de alcohol
14.000 ayudas para cursos de inmersión
en lengua inglesa
en la UIMP
Un nuevo libro analiza las causas del fracaso escolar y las pautas para combatirlo
Inversión y nuevas tecnologías, aspectos clave del Foro Mundial de la Educación celebrado en Londres

El TSJA emite sentencia favorable a la
profesora de Religión despedida hace 11 años

El Obispado de Almería se plantea recurrir el fallo ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos

La Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha desestimado el recurso del Obispado de Almería y confirmado la sentencia favorable a la profesora de Religión Resurrección Galera, despedida por casarse con un divorciado, y obliga al Ministerio de Educación a readmitirla y a abonarle los salarios que ha dejado de percibir durante los once años que han transcurrido desde que fue despedida.

Resurrección Galera, la profesora de Religión Católica cuyo contrato no se renovó en 2001, ha recibido el fallo favorable del TSJA, ante el que no cabe recurso.  

Madrid.
Tras dos sentencias anteriores que avalaron el despido de la profesora de Religión Católica, el Tribunal Constitucional concedió a Resurrección Galera, que impartió clase en varios colegios de Almería, el amparo y reconoció sus derechos a no sufrir discriminación por sus circunstancias personales, a la libertad religiosa en conexión con el derecho a contraer matrimonio y a la intimidad personal y familiar.
Ahora, la sentencia del TSJA, según informaciones de agencias, acata esa vulneración de la intimidad que señaló el Tribunal Constitucional y mantiene que la “falta de coherencia con la doctrina católica sobre el matrimonio" de la que le acusa el Obispado lo es en relación con una decisión tomada "en el legítimo ejercicio de su derecho a contraer matrimonio”.
Por otro lado, la propia sentencia habla de “problemática surrealista”, ya que el Ministerio de Educación se ve condenado por una conducta que se veía “compedido a realizar” puesto que este departamento contrataba anualmente a los profesores de Religión que le pide el Obispado.

200.000 euros

El fallo obliga al Ministerio de Educación a abonar 200.000 euros en concepto de indemnización a Resurrección Galera, cuyo contrato como profesora de Religión no se renovó en el año 2001, a petición del Obispado de Almería, porque se había divorciado y posteriormente había contraído matrimonio civil.
La sentencia no habla de “despido nulo” porque no existía “relación laboral”, pero recuerda que los profesores de religión disfrutarán de los derechos fundamentales y legales que como trabajadores tienen reconocidos en nuestro ordenamiento “de manera irrenunciable”.
El TSJA, con sede en Granada, insiste en que el hecho de que la demandante hubiese contraído matrimonio civil aparece “por completo desvinculada e su actividad docente” pues “no se le imputa que en sus enseñanzas como profesora de Religión haya incurrido en la más mínima desviación de los contenidos de tales enseñanzas establecidas por la Iglesia Católica”.

Posible recurso

Por su parte, el Obispado de Almería se plantea recurrir la sentencia dictada por el Alto Tribunal andaluz al Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Así al menos se recoge en una carta publicada en la página web del Obispado almeriense por Juan Antonio Moya Sánchez, director del Colegio Diocesano. En dicho texto afirma que "la sentencia del TSJA deja sin amparo el derecho a la libertad religiosa. En consecuencia -añade-, estamos ante un conflicto de derechos no resuelto por la nueva sentencia, que puede y debe ser recurrida ante la Corte Europea de Derechos Humanos”. En su opinión, “el derecho a la libertad religiosa es un derecho fundamental e irrenunciable, pues de él depende la entera concepción de la vida de una persona, que determina en última instancia toda su conducta". "Es inadmisible, y a todas luces un sinsentido, pretender enseñar Religión desde posiciones contrarias a la Iglesia", apunta el texto del Obispado
En el escrito, Moya subraya que para ser profesor de Religión, "además de reunir los mismos requisitos de titulación" exigibles al resto de docentes, "es imprescindible contar con la "misio canónica", que consiste en un envío o mandato expreso del obispo diocesano". Asimismo afirma que “dar clase de religión católica no es un derecho que nadie pueda apropiarse al margen de la Iglesia. Al contrario, es la Iglesia la única que tiene el derecho y el deber de transmitir la fe", añade el texto, que incide en que "la enseñanza de la religión cristiana solo se puede llevar a cabo válidamente si uno ha sido enviado a realizar esta tarea".
El presidente del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, Lorenzo del Río, ha recordado por su parte que "las sentencias hay que cumplirlas sin son firmes y ejecutables". En rueda de prensa, Del Río ha subrayado que tanto el Obispado como cualquier otra institución, o persona jurídica o individual, puede recurrir una sentencia, "pero hay que cumplir con sus términos".
El consejero de Educación de la Junta de Andalucía, Francisco Álvarez de la Chica, ha afirmado, respecto a la sentencia que dicho fallo prueba que “la Justicia es igual para todos, también para la Iglesia". De la Chica ha calificado  lo ocurrido con esta profesora como un “episodio lamentable”, aunque “afortunadamente, estamos en Estado de Derecho”.
El consejero de Educación de Andalucía ha resaltado el hecho de que “la decisión (judicial) ha tardado diez años, desde que la profesora fue despedida, lo cual es un tiempo en el que la profesora habrá sufrido, pero, finalmente, se ha demostrado que la Justicia es igual para todos, también para la Iglesia”.