José Ignacio Wert, nuevo ministro de Educación, Cultura
y Deporte
Las Escuelas Católicas quieren promover
la autonomía escolar
y el liderazgo
de los centros
Un estudio de CC OO analiza las condiciones de trabajo en el sector de reforma juvenil y protección de menores
Expertos y profesionales de la enseñanza participan en la I Jornada de Ocio Educativo Infantil
La Educación Secundaria es el próximo gran desafío de los países en vías
de desarrollo
Un informe denuncia
la discriminación educativa de las personas con discapacidad
Proyecto europeo "Indicadores de participación de los padres en la enseñanza obligatoria"

Mejora la convivencia en las aulas

Un total de 3.638 docentes, 315 menos que el curso anterior, han consultado al Defensor del Profesor

Según el informe anual del Defensor del Profesor que elabora cada año el sindicato docente ANPE, la convivencia en las aulas ha mejorado gracias a la consideración de autoridad pública que los profesores han conseguido en comunidades autónomas como Madrid, Valencia y la Rioja.
El sindicato ANPE pide que los profesores sean autoridad pública en toda España.

Madrid. M. GIRON
Entre las quejas que se dirigieron al Defensor del Profesor, el 1% eran denuncias de agresiones a docentes por parte de padres, y un 6% por parte de alumnos, mientras que el 25% eran por acoso y amenazas de padres a profesores.
Este último dato ha aumentado respecto al curso anterior y se debe, en buena medida, a que no se puede actuar administrativamente contra las familias, solo contra los alumnos. “Hay padres que no admiten las sanciones que se les imponen a sus hijos e insultan a los docentes; tampoco admiten que el profesor es el experto y cuestionan sus decisiones pedagógicas”, explica la coordinadora del Defensor del Profesor, Inmaculada Suárez.
Según los responsables del informe, la mejora en los resultados se explica gracias a las leyes aprobadas en varias comunidades autónomas en los dos últimos años –Madrid, Valencia, La Rioja- que han otorgado la condición de autoridad pública al profesorado. Lo cual también ha influido en el “estado anímico de este colectivo” y en la resolución de los conflictos en el aula, según ha asegurado el presidente de ANPE, Nicolás Fernández Guisado, que ha aprovechado para reclamar al nuevo Gobierno de Mariano Rajoy que apruebe en este Legislatura una ley estatal en este sentido, así como el Estatuto Docente.

Disminuyen las quejas

En total el Defensor del profesor ha atendido las quejas y consultas de 3.683 profesores de centros públicos y privados de todos los niveles de enseñanza (315 menos que el curso 2009-2010).
Los problemas de los profesores para dar clase continúan siendo una de las quejas más numerosas, pero ha disminuido del 28 al 24%, al igual que las conductas agresivas del alumno al profesor y a sus compañeros (del 14 al 11%), agresiones de alumnos (del 9 al 6%), insultos (del 17 al 14%), agresiones de alumnos (del 9 al 6%), insultos (del 17 al 14%), acoso y amenazas de alumnos (del 22 al 20%), grabaciones, fotos o comentarios en Internet (del 10 al 9%), daños causados a propiedades o pertenencias (del 8 al 7%), o denuncias de padres (del 18 al 17%).
Al igual que en años anteriores, son los profesores de Secundaria los que más recurren al Defensor del Profesor (un 42%, dos puntos menos que en el curso anterior), seguido de los de Primaria (38%) e infantil (9%).

Menos abandono

Respecto al porcentaje de profesores que se plantea abandonar la profesión, se ha visto reducido en un 1% (del 5 al 4%), así como las bajas laborales (del 14% al 10%) y la depresión (del 19 al 13%).
Por otra parte, los responsables de este servicio de atención al docente reconocen que los datos de presente informe no reflejan la actual situación del profesorado, puesto que la mayor parte de los conflictos de este colectivo y las administraciones educativas autonómicas por los recortes se han producido en el actual curso escolar 2011-2012. Por ello, no descartan que las quejas aumenten en el informe del próximo año.
Asimismo, señalan que el nuevo Ejecutivo tiene que reformar el sistema educativo actual “en profundidad”, aunque ha descartado que para ello haya que modificar la LOE. Entre los cambios, reclaman el aumento del peso de las materias instrumentales (lectura, escritura, matemáticas y lengua extranjera) en Primaria; la ampliación, en un año más, del Bachillerato; la recuperación de las Humanidades; y potenciar la enseñanza del inglés.