Informe del Consejo Escolar del Estado sobre la situación
del sistema
educativo 2009-2010
Continúan las huelgas y movilizaciones del profesorado ante los recortes educativos
La Ruta Quetzal 2012, tras los pasos de José Celestino Mutis por Colombia y España
Más de 1.500 docentes participan en el Encuentro Interna- cional EducaRed
Nace la Universidad de Mayores del Colegio Profesional de la Educación de Madrid
Convocatoria de ayudas para la recuperación de Pueblos Abandonados

Calidad para llegar a la excelencia educativa

El Congreso de la CECE pide que se tenga en cuenta la demanda social
y la libertad de los padres a la hora de elegir centro

Hay que promover proyectos de calidad en las escuelas para que se transformen en “centros excelentes”, según las conclusiones del último Congreso de la CECE.  Esta patronal ha vuelto a pedir que se respete la libertad de los padres y la demanda social a la hora de elegir centro educativo, y también para autorizar ampliaciones de aulas concertadas. Y ha reclamado una formación del profesorado “adecuada a las exigencias de los nuevos tiempos”.

El Congreso de la CECE destaca en sus conclusiones la importancia de “unir esfuerzos entre familia y escuela”, y conseguir que los padres apoyen los proyectos educativos que consideren interesantes.

Madrid. G. A.
La Confederación Española de Centros de Enseñanza (CECE) ha celebrado recientemente en la localidad malagueña de Benalmádena el “39 Congreso de la Enseñanza Privada”, que ha tenido como lema “Excelencia educativa, una referencia europea”. En esta edición, el hilo conductor de las distintas actividades programadas ha sido el análisis de los resultados de las últimas evaluaciones educativas, y cómo éstos influyen en la mejora de los sistemas de enseñanza, razón por la que los informes PISA y McKinsey han ocupado gran parte de las sesiones.
Así, se han organizado cinco mesas de trabajo en las que se han tratado aspectos concretos de la Educación Infantil, Educación Especial, Formación Profesional, la Tecnología en la escuela y el Multilingüismo. También se han celebrado dos mesas de debate sobre “La mejora de los sistemas educativos autonómicos” y “La escuela privada en las comunidades autónomas”. Y se ha presentado un “Informe de Libertades” realizado por CECE, y el estudio “Segunda Mirada de PISA” que, a partir del último informe PISA, ofrece “otro punto de vista” sobre las conclusiones del mismo.

Demanda social

En este sentido, el presidente de CECE, Antonio Rodríguez-Campra ha afirmado durante la presentación de este encuentro que “no puede haber calidad en el sistema educativo si no hay libertad, ya que las familias tienen que aceptar y ser parte integrante del proyecto educativo”. Y ha añadido que “el primer criterio a la hora de planificar la educación debe ser la demanda social”, eliminando “el criterio de cercanía al centro, ya que atenta contra esta libertad de elección por parte de los padres”. Por el contrario, considera más importantes criterios como la identificación de la familia con el proyecto educativo o el número de hermanos que estudian en el colegio, ya que “cuando una familia no se siente identificada y a gusto en el ideario escolar no participa en él, y esto repercute muy negativamente en la calidad de la enseñanza”.
Antonio Rodríguez Campra ha recordado asimismo que “la educación es clave para resolver los problemas sociales, ya que “por encima del paro, el mayor problema que tiene nuestro país ahora mismo es el altísimo porcentaje de fracaso escolar, siendo el paro consecuencia de ello”. Y se ha referido a otros temas que pueden ayudar a mejorar la calidad de la enseñanza en España, como la formación inicial del profesorado de la que, manifestó, “habría que cambiar el modelo para que estuviese enfocada hacia las necesidades actuales de la educación y dirigida hacia la orientación, las nuevas tecnologías, el bilingüismo, etc., y con todo ello diseñar una estrategia educativa que realmente sirva al docente en el aula”.

Aspirar a más

La profesora Gloria Macías-Lizaso, socia directora de la consultora McKinsey & Company, autores del estudio “Cómo siguen progresando los sistemas educativos del mundo que más han mejorado”, ha impartido una conferencia, y en la que manifiesta que “España no obtiene los resultados académicos que le corresponderían teniendo en cuenta su realidad  sociocultural” pues, en su opinión, deberíamos estar al nivel de países como Suecia, Nueva Zelanda o Noruega. Es más, cree que nuestro país “tendría que aspirar a un nivel de excelencia mayor, y no debería plantearse este objetivo como algo imposible, ya que sólo pensando a lo grande pueden obtenerse grandes resultados”. Y afirma que la transparencia de los datos para detectar los problemas, la formación y profesionalización del profesorado y la autonomía de los centros son claves para esa mejora.
El catedrático de Métodos de Investigación en Educación de la UCM, José Luis Gaviria, ha planteado en su ponencia si los diagnósticos internacionales sobre educación, como el informe PISA, analizan todas las variantes y son realmente efectivos, y ha concluido afirmando que “actúan como un termómetro a la hora de determinar la temperatura del enfermo y dan información, pero no nos revelan la enfermedad que padece”. Y eso es así porque todos esos sistemas ignoran “dos variables básicas que podrían dar una explicación mucho más objetiva de los resultados: la capacidad intelectual de los alumnos y el tiempo dedicado al estudio”

Prestigio docente

La hispanista y catedrática de Español en la Universidad sueca de Lund, Inger Enkvist, ha desarrollado una ponencia sobre “La escuela excelente en los países nórdicos. Liderazgo y clima escolar”, en la que ha puesto como ejemplo a la educación finlandesa, de la que ha destacado “los buenísimos resultados de los alumnos en comprensión lectora” y la calidad de los docentes y su formación inicial y continua. “Ser docente en Finlandia -ha afirmado- es una profesión de élite, a la que sólo acceden los que tienen los mejores expedientes y son capaces de pasar una entrevista que evalúa su capacidad comunicadora y de lenguaje”. También se ha referido al retroceso experimentado en Suecia “por unas políticas educativas equivocadas”, al pretender que todos los alumnos estudiasen juntos, independientemente de su capacidad, ya que, considera, “la igualdad debe servir para equiparar a todos por arriba, nunca para rebajar el nivel”.
A partir de todos estos trabajos, los participantes han elaborado unas Conclusiones, en las que la CECE apuesta por “llevar adelante proyectos de calidad en las escuelas para que, de este modo, se transformen en centros excelentes, capaces de formar a las personas que la sociedad necesita para abordar tiempos nuevos”. Advierte que “la necesidad de afrontar de modo eficaz el fracaso escolar hacen precisas nuevas soluciones, que partan de la experiencia en buenas prácticas” que, afirma, poseen muchos de sus centros. Y por eso, solicita a las administraciones educativas “redimensionar el conjunto de centros sostenidos con fondos públicos en función de la demanda social, de modo que autoricen las ampliaciones de aulas concertadas para satisfacer situaciones que  lo precisen”.

Trabajo en equipo

También reclama “una legislación que asegure un tratamiento normativo homogéneo en todas las comunidades autónomas”,  junto a la promoción de “un liderazgo basado en la capacidad y la experiencia y de medidas de evaluación y seguimiento de resultados”. Y afirma que “la necesidad de conseguir resultados de excelencia en la escuela pasa por una mejora importante de los principales agentes del sistema educativo”, haciendo que “los profesores actúen en el marco de proyectos que favorezcan el trabajo en equipo, y reciban la formación adecuada a las exigencias de los nuevos tiempos”.
El Congreso de la CECE destaca asimismo “la importancia de unir esfuerzos entre familia y escuela”, que debe concretarse en medidas para “facilitar la libertad de elección de los padres”, y por conseguir que éstos “puedan apoyar los proyectos que juzguen de interés para sus hijos”. Y pide que se potencien en el sector concertado áreas como la enseñanza de idiomas, el desarrollo tecnológico en las aulas, el aprendizaje temprano, o la consolidación de la escuela infantil. Todo ello junto a “un sistema de Formación Profesional ágil, bien estructurado, con financiación adecuada, en el que todos los centros docentes se transformen en lugares de orientación, aprendizaje y reconocimiento de competencias”.