Los ministros iberoamericanos analizan en Paraguay el proyecto "Metas educativas 2021"
Continuan las protestas y movilizaciones del profesorado ante los recortes educativos
Renovación del acuerdo de cooperación educativa con Estados Unidos
Alumnos de Secundaria de 17 países participan en
un encuentro del programa Comenius
El CDL pone en marcha el Colegio Profesional de Maestros
El Instituto Cervantes firma un acuerdo de colaboración con Colegios del Mundo
El certamen EducaRed premia a los mejores trabajos de aplicación de las TIC al aula

Ángel Gabilondo durante su intervención en la apertura del curso escolar, en un acto presidido por la reina Doña Sofía y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre. (Fotos: Iñigo Amescua)

La reina Doña Sofía pide a los alumnos
“respeto y afecto” a los profesores

Durante la apertura del curso escolar, Ángel Gabilondo destaca que la educación necesita “diálogo, acuerdo y consenso”

El ministro de Educación, Ángel Gabilondo, ha acompañado a la reina Doña Sofía durante el acto de inauguración del curso escolar 2011-2012, que ha tenido lugar en el colegio público “Fernando el Católico” de Madrid. En el acto, que contó con la presencia de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, Doña Sofía pidió al alumnado “respeto y afecto a los profesores”.

Madrid.
La reina Doña Sofía ha pedido a los estudiantes españoles que sean “respetuosos y afectuosos con los maestros y profesores”, de quienes resaltó en su intervención en el acto de apertura del curso que “dedican, sin escatimar esfuerzos, lo mejor de su vida y todos sus conocimientos a la compleja y difícil labor de enseñar”.“Debéis distinguiros cada año en el afecto y respeto al maestro, que os inculca además de conocimientos y muy útiles para vuestra vida futura, una serie de valores imprescindibles para vivir en sociedad y democracia como son la tolerancia, el respeto mutuo, el compañerismo, el afán de superación, la solidaridad, tenacidad y, en definitiva, el amor por las cosas bien hechas”, exhortó a los alumnos Doña Sofía.
Acompañada del ministro de Educación, Ángel Gabilondo, y de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, la reina invitó también al alumnado a que piense que “cada año dedicado a la formación y la educación, son años ganados para alcanzar un futuro prospero y estable en su propio beneficio y en el de la sociedad”. También se dirigió a los padres y abuelos de los estudiantes, a los que felicitó por “el afán con el que se vuelcan en la educación de sus hijos y nietos, convencidos de lo que dice el conocido proverbio africano: para educar a un niño, hace falta el trabajo de toda una tribu”.

Prioridad fundamental

En esta apertura del curso, que tuvo como telón de fondo las protestas de un grupo de profesores madrileños en las puertas del Colegio “Fernando el Católico”, el ministro de Educación, Ángel Gabilondo, ha apostado en su discurso porque “la lucidez y las convicciones estén presentes a la hora de diseñar las estrategias de ajuste y de contención del gasto”, respetando la educación, que, a su juicio, “es una prioridad fundamental”.
“La educación necesita diálogo, acuerdo y consenso, no sólo para dotar al sistema de estabilidad normativa, sino para trabajar juntos desde nuestras legítimas diferencias; tarde o temprano comprenderemos que la mejor coordinación es una acción conjunta, un gran pacto social y político por la educación”, significó Gabilondo en su intervención. Asimismo reiteró su “preocupación e inquietud” porque los recortes anunciados para este curso por varias comunidades autónomas afecten a los programas educativos puestos en marcha para la atención singularizada del alumno.

Eficiencia y buenos resultados

El ministro de Educación hizo referencia en su intervención a la reciente publicación de un informe de la OCDE en el que se cuantifica en casi cuatro euros los beneficios por cada euro invertido en educación. A este respecto ha señalado que “la inversión mayor es la del desarrollo personal, sostenido en el conocimiento, en las competencias y en los valores”, y añadió que “también debemos invertir con responsabilidad, comprometiéndonos a ser eficientes, transparentes, y a rendir cuentas a la sociedad; hemos de corresponder al esfuerzo de todos los ciudadanos con esta eficiencia y con buenos resultados, y con una universalización del conocimiento y de los valores”.
“En todo caso -resaltó Gabilondo-, si algo hemos confirmado aún más en esta etapa es que la educación necesita diálogo, acuerdo y consenso, no sólo para dotar a nuestro sistema de la necesaria estabilidad normativa, sino para poder contar con una perspectiva de futuro común, para trabajar juntos desde nuestras legítimas diferencias. Tarde o temprano comprenderemos que la mejor coordinación es siempre una acción conjunta, un gran pacto social y político por la educación. Lo aprenderemos tarde o temprano. No hay otro camino si queremos llegar lejos y si queremos no llegar tarde”.
Tras significar que “si es cierto que los objetivos educativos son comunes, también lo es que coexisten diversos modelos, diversos valores, que tenemos que saber conjugar”, el ministro afirmó que “durante estos años hemos defendido un modelo inclusivo, buscando acompasar equidad con excelencia, pues creemos que no puede haber la una sin la otra; si no garantizamos la igualdad de oportunidades, estaremos enervando nuestra más poderosa herramienta de cohesión social”. Y advirtió que es nuestra obligación “buscar la mejor calidad; debemos garantizar la adquisición de conocimientos, mejorarlos en matemáticas, en lengua, en conocimiento de lenguas extranjeros, potenciar desdoblamientos, apoyos, refuerzos, en definitiva, asegurar una atención singular al alumnado con necesidades educativas especiales, compatibilizándolo con una mejora global en los resultados de todo el alumnado”.
Gabilondo concluyó su discurso con palabras de “aliento, reconocimiento y gratitud al profesorado español”, que, según subrayó, le gustaría que este año fueran “más intensas que nunca”, en reconocimiento a “su enorme esfuerzo y dedicación”. “No sólo se educa en horario escolar”, afirmó el ministro, para añadir que las familias también son "determinantes" en el proceso educativo.
Por su parte, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, resaltó en su intervención que “la ilusión" propia del inicio del curso escolar es, en estos momentos, más necesaria que nunca en España, “donde la profunda la crisis económica puede hacer caer en el pesimismo”, pero también es un motivo esperanzador “contemplar la ilusión de los millones de escolares y la entrega vocacional de sus profesores”.
Aguirre destacó asimismo que “la mejor herramienta para salir de la crisis actual es, sin duda, “la mejora del sistema educativo”, y en este sentido expresó “el firme compromiso” de su Gobierno para “mejorar la educación que reciben los alumnos madrileños”.
Aguirre reconoció expresamente en su intervención la labor del profesorado y recordó la necesidad de que los alumnos sepan que “éstos son, al igual que sus padres, quienes más pueden ayudarles en la formación académica y cívica”, y que, por ello “deben reconocerles su autoridad”.
La igualdad de oportunidades, la libertad de los padres para elegir el tipo de enseñanza, la calidad educativa y el respeto a la autoridad del profesor son, según apuntó Esperanza Aguirre, “los pilares" del sistema educativo de la Comunidad de Madrid”. A este respectó la presidenta regional significó que “los profesores madrileños saben que este Gobierno los apoya, respalda y agradece su trabajo, mucho más en estos momentos especialmente difíciles para todos”.