Gabilondo informa en el Congreso sobre el sistema de acceso, el Estatuto Docente y los conciertos educativos
Ultimo borrador sobre el futuro reglamento
de ingreso en los cuerpos docentes
Un estudio analiza el ocio educativo
infantil en la Comunidad de Madrid
Campus científicos en la Universidad para alumnos de 4º de ESO y 1º de Bachillerato
lnauguración de los cursos de verano de la Universidad
Menéndez Pelayo
La Fundación de Ayuda contra la Dro-gadicción desarrolla una nueva campaña sobre el alcohol
100.000 jóvenes españoles viajan este verano al extranjero para estudiar idiomas
Una unidad didáctica da a conocer la labor de las maestras durante la II República
Los docentes pueden concurrir a los premios de Innovación Educativa 2011 hasta
el 5 de septiembre

Evaluación General de Diagnóstico en 2º de ESO

Según el estudio, las expectativas académicas de los estudiantes son el factor más influyente en el éxito escolar

Según los datos de la Evaluación General de Diagnóstico 2010, el sistema educativo español se comporta de forma homogénea, sin grandes diferencias entre las puntuacio- nes medias de las Comunidades Autónomas. La mayor variabilidad se produce dentro de los propios centros escolares.

El secretario de Estado de Educación y Formación Profesional, Mario Bedera, durante la presentación de los datos de la evaluación. (Foto: Iñigo Amescua)

Madrid. M.GIRON
El secretario de Estado de Educación y Formación  Profesional, Mario Bedera, ha presentado los resultados de la Evaluación General de Diagnóstico 2010, realizada entre estudiantes de 2º de ESO de las 17 Comunidades Autónomas y de las ciudades de Ceuta y Melilla. Bedera ha destacado que, según los datos, las expectativas académicas de los estudiantes son el factor más determinante del éxito escolar, por encima del contexto social, económico y cultural de los alumnos.
Asimismo, el secretario de Estado ha subrayado el comportamiento homogéneo del sistema educativo español, que no muestra diferencias significativas entre las puntuaciones medias de las Comunidades Autónomas. Igualmente, señaló que un 83% de los estudiantes españoles se encuentran en niveles de competencia considerados suficientes para afrontar con éxito la formación posterior, la vida laboral y el ejercicio de la ciudadanía.
La evaluación se ha llevó a cabo en 2010 a una muestra de 29.154 alumnos de 2º de ESO, mediante la realización de ejercicios escritos y pruebas de comprensión oral a partir de audios, y también a un total de 4.488 profesores y 843 directores de centro (a través de cuestionarios). En la muestra participaron un total de 870 centros educativos españoles.

Competencias básicas

Se han evaluado cuatro competencias consideradas básicas en el currículo escolar: 1)comunicación lingüística; 2)matemáticas; 3)conocimiento e interacción con el mundo físico; y 4)social y ciudadana. Los resultados están expresados en una escala de valor medio de 500 puntos, que es el promedio del conjunto de España.
Para cada competencia analizada, las puntuaciones de los alumnos se han organizado en cinco niveles de rendimiento. En los niveles más bajos (nivel 1 o menor que 1) se encuentran un promedio del 17% de los alumnos españoles. El 83% restante estaría en los niveles 2, 3, 4 o 5, considerados suficientes para que el alumno afronte con éxito la formación posterior, la vida laboral y el ejercicio de la ciudadanía.
No aparecen diferencias significativas entre las distintas Comunidades Autónomas, por lo que puede decirse en palabras del propio Bedera, “que el sistema educativo español se comporta de forma homogénea”. La puntuación promedio de la Comunidad Autónoma con mejor resultado en cualquiera de las competencias básicas evaluadas es inferior a 547 puntos, y los promedios más bajos están por encima de 428 puntos en todos los casos.
Las diferencias entre las puntuaciones promedio de las distintas Comunidades Autónomas no superan, en general, un nivel de rendimiento (unos 76-78 puntos) y hasta 14 Comunidades presentan resultados que no difieren en más de 20 puntos de la media española en las cuatro competencias analizadas, y por tanto no muestran diferencias significativas entre ellas. La proporción de la variabilidad de los resultados explicada por la diferencia entre Comunidades Autónomas no llega en ningún caso al 4%.

Autonomía para los centros

La variación entre centros dentro de la misma comunidad autónoma se sitúa entre el 9% en competencia matemática y el 17% en competencia lingüística, pero es muy superior la variación que se produce dentro de los propios centros (entre el 83% y el 91% de la varianza). Lo que para el secretario de Estado de Educación significa la necesidad de mayor autonomía para los centros que no tienen las mismas necesidades y que son los que mejor conocen a sus alumnos.
Entre las conclusiones de esta evaluación destaca, por tanto, que aquellos estudiantes con mayores expectativas, que aspiran a alcanzar unos niveles de estudios mayores (Formación Profesional de Grado Superior o Universidad) obtienen mejores resultados que los que planean abandonar los estudios al acabar la etapa obligatoria. Este efecto (que puede llegar a provocar diferencias superiores a los 100 puntos) es mayor que el de la repetición de curso y el nivel socioeconómico de los padres.
Por otro lado, los alumnos que han repetido un año tienen entre 56 puntos en la competencia matemática y 73 en la competencia lingüística menos que los que no han repetido. Además, si los alumnos han repetido dos años, esas diferencias llegan hasta los 99 puntos en la competencia lingüística (por encima de un nivel de rendimiento). Por ello, Bedera hizo un llamamiento a la reflexión sobre la repetición de curso, ya que los datos “nos están dando un toque de atención, y lo primero es evitar que los alumnos repitan, haciendo un seguimiento, incluso personalizados en función de sus necesidades desde Primaria”.

Nivel de los padres

Otra de las conclusiónes de este informe indica que el estudiante rodeado de personas con niveles educativos más altos alcanza mejores resultados, lo que puede provocar diferencias de hasta 80 puntos. Esto es especialmente interesante ya que según ha destacado la OCDE en España por primera vez más del 50% de la población adulta tiene estudios postobligatorios y la tendencia apunta a que este porcentaje aumentará. Otro factor que también influye en los resultados educativos, aunque menos que los anteriores, es el número de libros que hay en cada casa, llegando a provocar diferencias de hasta 70 puntos.
En cuanto al lugar de nacimiento, las diferencias son muy relativas. El rendimiento entre los alumnos nacidos en España y los extranjeros oscilan entre los 31 y los 42 puntos. Además, la presencia de alumnos extranjeros no tiene casi incidencia en el grado de adquisición de competencias por parte del alumnado nacido en España.
Si aparece una relación elevada entre los resultados obtenidos en cada Comunidad Autónoma y factores asociados a dicha comunidad, como el nivel de estudios alcanzado por su población adulta o su tasa de graduados en ESO.