El Gobierno impulsa medidas para reducir
el riesgo de abandono escolar

Dos Reales Decretos modifican el 4º curso de la ESO, que tendrá carácter orientador, y flexibilizan el sistema de Formación Profesional

La finalidad de estas reformas es que el sistema proporcione una formación de mayor calidad, así como reducir la tasa de fracaso y abandono escolar.
El Gobierno ha aprobado dos reales decretos por los que se modifica el 4º de la ESO y los Programas de Cualificación Profesional Inicial y se reforma la Formación Profesional. El último curso de Secundaria tendrá carácter orientador e introduce tres nuevas materias en el currículo. En FP se flexibiliza la oferta de enseñanzas para adaptarlas al empleo, al mismo tiempo que se crean pasarelas entre los diferentes niveles educativos para que no exista ninguna vía cerrada.
 

Madrid.
El
Consejo de Ministros del 29 de julio ha aprobado sendos reales decretos, el 1146/2011 y el 1147/2011 (BOE de 30 de junio), por los que se modifica el 4º curso de la Educación Secundaria Obligatoria y se establece la ordenación general de la Formación Profesional del sistema educativo para permitir una mejor cualificación de las personas para el desempeño de las diversas profesiones y para mejorar su empleabilidad. Ambas normas plantean el desarrollo de la Ley de Economía Sostenible, con la que se pretende promover un cambio de modelo productivo que permita un crecimiento económico sostenible de la economía española y contempla la educación como una parte esencial de las reformas estructurales para alcanzar este objetivo. La finalidad es que el sistema educativo proporcione a los ciudadanos una formación de mayor calidad y más adecuada a las necesidades que demanda el sistema productivo.
Para el titular de Educación, Ángel Gabilondo, uno de los motivos para poner en marcha dichas reformas es la reducción del número de alumnos que en la actualidad se encuentran en riesgo de abandonar el sistema educativo. “Hay más de un 30% que se encuentra en esta situación y queremos lograr que estos no ocurra, dando a estos jóvenes mayores oportunidades para continuar su formación”. En opinión del ministro, el sistema educativo debe ser más flexible para que los caminos no sean inexorables, y que los estudiantes tengan más oportunidades y más alicientes para seguir en las aulas. El mensaje a la sociedad, según Gabilondo, es “fórmate lo más que puedas, no dejes nunca de formarte”.
Para favorecer que los alumnos concluyan con éxito sus estudios obligatorios y reducir los niveles de abandono escolar, el Gobierno ha aprobado diversas modificaciones en la configuración de la etapa final de la ESO. Por un lado se amplía y flexibiliza la oferta educativa dirigida a los alumnos de 15 años. Con este Real Decreto se quiere profundizar en el carácter orientador del último curso de la ESO diseñando tres opciones, al objeto de orientar y preparar mejor los estudiantes para las enseñanzas postobligatorias.
De esta forma en 4º de la ESO todos los alumnos deberán cursar las siguientes materias: Educación Ético-Cívica, Educación Física, Ciencias Sociales, Geografía e Historia, Lengua Castellana y Literatura y, si la hubiere, Lengua cooficial y Literatura, Matemáticas y Primera Lengua Extranjera
Asimismo, se introducen tres nuevas materias en el plan de estudios: Alimentación, Nutrición y Salud, Ciencias Aplicadas a la Actividad Profesional y Orientación Profesional e Iniciativa Emprendedora

Tres opciones

De la misma forma, se ordenan las 11 materias en tres opciones y un grupo de materias comunes. Los alumnos podrán elegir las tres materias de una de las opciones o dos materias de una opción y una tercera de las comunes: Opción 1: Educación Plástica y Visual, Latín, Música; Opción 2: Biología y Geología, Física y Química, Tecnología; y Opción 3: Alimentación, Nutrición y Salud, Ciencias Aplicadas a la Actividad Profesional, y Tecnología
Por otra parte, las materias comunes a todas las opciones son: Informática, Orientación Profesional e Iniciativa Emprendedora y Segunda Lengua Extranjera. Sea cual sea la opción elegida, el título de ESO que se logre será el mismo, tendrá el mismo valor y no supondrá condicionante alguno para elegir las modalidades de Bachillerato o de Formación Profesional de Grado Medio que puedan cursarse.

Acceso flexible

Otra de las medidas aprobadas por el Consejo de Ministros tiene que ver con los Programas de Cualificación Profesional Inicial, para responder a un colectivo importante de jóvenes estudiantes, ya que el 26% de los que cursan estudios de ESO lo hacen sin alcanzar el título de graduado en dicho nivel. Por este motivo, los Programas de Cualificación Profesional Inicial se adelantan un año, se flexibiliza su acceso y tendrán una duración de dos años.
Podrán acceder a los mismos los alumnos de 15 años para los que se considere que es la mejor opción para finalizar con éxito la ESO y favorecer así su continuidad en estudios postobligatorios, fundamentalmente de FP de grado medio.
También se refuerzan los efectos académicos asociados a la superación de estos programas, lo que va a suponer el acceso directo a los ciclos de Formación Profesional de Grado Medio en el caso de superación de los módulos obligatorios. Asimismo van a permitir la obtención del título de Graduado en Educación Secundaria Obligatoria siempre que quede garantizada la adquisición de competencias básicas asociadas al currículo de la ESO mediante la superación de todos los módulos (voluntarios y obligatorios). Los alumnos que superen los módulos específicos profesionales de los Programas de Cualificación Profesional Inicial podrán obtener certificados de profesionalidad de nivel 1.

Competencias básicas

Otra de las novedades que recoge el Real Decreto aprobado es que todos los alumnos al finalizar la ESO, si no obtienen el título de Graduado, recibirán un certificado oficial sobre su escolaridad y el nivel de adquisición de las competencias básicas alcanzadas. Este certificado tendrá carácter oficial y validez en toda España. Esta medida entrará en vigor en el próximo curso 2011-2012.
Por otra parte, el Ejecutivo también ha aprobado el Real Decreto 1147/2011, de 29 de julio (BOE del 30 de junio), por el que se establece la ordenación general de la Formación Profesional del sistema educativo para permitir una mejor cualificación de las personas para el desempeño de las diversas profesiones y para mejorar su empleabilidad. Con ello se amplia y flexibiliza la oferta de estas enseñanzas para adaptarlas a las demandas del entorno socioeconómico, se crean pasarelas entre los diferentes niveles educativos para que no exista ninguna vía cerrada y se refuerza al mismo tiempo la información y orientación profesional para facilitar la elección de las opciones formativas más adecuadas para mejorar su cualificación profesional.
Una de las novedades más importantes que introduce el real decreto es que se amplia la oferta de las enseñanzas de Formación Profesional, que estas la fecha contemplaba dos ciclos, medio y superior. Con esta reforma se incluyen en las enseñanzas de FP nuevos programas: los módulos profesionales de los Programas de Cualificación Profesional Inicial; los cursos de especialización de los ciclos formativos, que tienen por objeto complementar las competencias de los que tienen un título de FP; así como otros programas formativos dirigidos a jóvenes mayores de 17 años que abandonaron prematuramente el sistema educativo sin ninguna cualificación profesional

Más posibilidades de acceso

Además de ello, la norma amplía las posibilidades de acceder a los ciclos de Grado Medio y Superior de FP. Hasta ahora a la FP de Grado Medio podía accederse previa obtención del título de Graduado en Educación Secundaria Obligatoria o si se tenían 17 años, mediante la superación de pruebas previstas al efecto. Al segundo ciclo se accedía con el titulo de Bachiller o con 19 años y la superación de pruebas previstas al efecto. Con el Real Decreto 1147/2011 se permite acceder a los Ciclos Formativos de Grado Medio a quienes superen los módulos obligatorios de los Programas de Cualificación Profesional Inicial. Asimismo, se podrá acceder a los ciclos de FP de Grado Superior mediante la superación de un curso puente dirigido al alumnado que finaliza la FP de Grado Medio y quiere continuar formándose. Hasta ahora los alumnos tenían que volver atrás y matricularse en primero de Bachillerato o preparar una prueba libre de acceso.
La nueva norma también flexibiliza la oferta formativa para lograr una mejor adaptación a las demandas del entorno socioeconómico. Por un lado, potenciando la oferta parcial de títulos de FP a la población adulta para facilitar el acceso a estos estudios, y por otro, incrementando la oferta semi-presencial o a distancia a través de la Plataforma on-line del Ministerio de Educación. Dicha plataforma permite a las personas que participan en el programa de reconocimiento de competencias profesionales adquiridas a través de la experiencia profesional que puedan cursar la formación complementaria que necesiten para obtener un título de FP.

Programas para mayores de 17 años

Los centros podrán organizar programas formativos dirigidos a jóvenes mayores de 17 años que abandonaron prematuramente el sistema educativo sin ninguna cualificación profesional con el objetivo de favorecer su incorporación al mercado laboral. Los citados programas se podrán realizar en centros o mediante acuerdos con empresas en los que una parte de la formación se desarrolle en los centros y otra parte en las empresas
El real decreto contempla la posibilidad de desarrollar acciones formativas en empresas dirigidas a mayores de 20 años, compatibilizando formación y trabajo. Por otro lado, los centros docentes militares podrán impartir enseñanzas conducentes a la obtención de títulos de Formación Profesional. El Ministerio de Defensa tiene previsto comenzar a impartir estos títulos a partir de enero de 2012.
Otra de las medidas es la mejora y ampliación de los sistemas de acreditación de competencias adquiridas. El alumnado que se matricule parcialmente en determinados módulos profesionales recibirá una certificación académica que acreditará los módulos superados. La superación del curso de especialización se acreditará mediante certificación académica y tendrá validez en todo el territorio nacional. La certificación académica que se expida a los titulados que superen un curso de especialización mencionará el título al que esta se refiere y acreditará, en su caso, las respectivas unidades de competencia del Catálogo Nacional de Cualificaciones Profesionales.

Orientación

Asimismo, se refuerzan las medidas de información y orientación profesional, tanto para mejorar la orientación de los jóvenes para que escojan las opciones más adecuadas como a la población adulta para facilitar la elección de las opciones formativas más adecuadas para mejorar su cualificación profesional. También se refuerza la colaboración entre la FP de grado superior y la Universidad, se incrementa la relación entre los centros de formación profesional y las empresas, así como la participación de las administraciones locales y de los agentes sociales en la definición y programación de la oferta de formación profesional en los distintos ámbitos territoriales.
La implantación de todas estas novedades será obligatoria a partir del curso 2012-2013 aunque las administraciones educativas podrán adelantar su implantación en el próximo curso 2011-2012.