Educación desarrolla 19 programas educativos para este verano destinados a profesores y alumnos
PISA analiza por primera vez el rendimiento del alumnado de 15 años en lectura digital
Más de 23 millones de euros para el Programa Integral de Aprendizaje de Lenguas Extranjeras
La Asamblea de CEAPA pide que el gasto público en educación llegue
al 7% del PIB
Convocatoria de ayudas para el alumnado con necesidades de
apoyo educativo
Mercedes Cabrera se incorpora a la galería de retratos
de Educación
Entrega de los premios Marta Mata a la
calidad educativa correspodientes a 2010
Se incrementa el número de alumnos de Secundaria que cursan estudios en Europa
Extremadura pone en marcha una Red de Escuelas Emprendedoras

El Ministerio de Educación plantea
un nuevo sistema de acceso a la docencia

Los sindicatos quieren que la futura norma se integre en un estatuto y una carrera docente

Representantes del Ministerio de Educación y de los sindicatos de enseñanza han comenzado a negociar el futuro sistema de acceso a la función pública docente, que se discutirá en la Conferencia Sectorial a partir de septiembre. El primer borrador ministerial plantea reforzar la formación en el aula y el período de prácticas de los nuevos profesores, incrementar la objetividad de las pruebas y revisar la valoración de la experiencia. Y los sindicatos piden que la futura norma se enmarque en un estatuto y una carrera profesional.
El Ministerio quiere revisar la experiencia docente para que resulten seleccionados siempre los aspirantes que obtengan calificaciones “brillantes”, y potenciar las prácticas dándoles un carácter más formativo.

Madrid. G A.
El pasado 21 de junio el Ministerio de Educación manifestó a los sindicatos de enseñanza la intención del Gobierno de modificar el Real Decreto 276/07, que regula actualmente el ingreso y acceso a los cuerpos docentes estatales. Durante una reunión de la mesa estatal de negociación, los representantes ministeriales manifestaron su intención de que el nuevo sistema se aplique ya en 2012, sin contemplar ninguna prórroga del actual. Pretenden negociar con las organizaciones sindicales el nuevo sistema a lo largo del próximo mes de julio, y llevar los posibles acuerdos a la Conferencia Sectorial de Educación a primeros de septiembre.
Los dirigentes ministeriales han manifestado asimismo que dichas negociaciones no estarán condicionadas por un posible adelanto en la convocatoria de elecciones generales, que apuestan por un mismo sistema de oposiciones en toda España, y que quieren reforzar la formación en el aula de los nuevos profesores, por lo que han planteado reformar la fase de prácticas cambiando su estructura y evaluación. En concreto, el Ministerio considera clave incrementar la “objetividad” de las pruebas, revisar la valoración de la experiencia docente para que los aspirantes que obtengan calificaciones “brillantes” resulten siempre seleccionados, y potenciar las prácticas dándoles un carácter más formativo, pero siempre con una “valoración externa” al centro en que se realicen. En este sentido, el vicepresidente del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha planteado la posibilidad de establecer para los aspirantes a profesores un periodo de prácticas en términos similares al MIR sanitario.

Descoordinación

El sindicato ANPE cree que esa medida sugerida por el vicepresidente es un “último y grave ejemplo de descoordinación”, ya que dicha propuesta se realiza mientras que los sindicatos negocian con el Ministerio de Educación el borrador de un nuevo decreto de acceso, que no recoge dicho planteamiento. Considera que “esta contradicción constituye una muestra de agotamiento de las decisiones educativas en esta legislatura”, por lo que -afirma- “sería más adecuado mantener el modelo actual, y garantizar así que podamos negociar con efectividad, después de las elecciones generales, un sistema de acceso a la docencia que atraiga a los mejores profesionales”.
Para ANPE la idea de un “MIR educativo” podría ser “un buen sistema de futuro, al reforzar el proceso de selección previa y el período de prácticas de los aspirantes”, sobre todo si se imbrica “en el marco de una verdadera carrera profesional”, en la, a su juicio, se debería enmarcar el acceso a la función docente. Porque el ingreso en la docencia “es una pieza más de lo que debe constituir un Estatuto del Profesorado, junto con la carrera profesional, la identidad docente, la formación, las retribuciones, los incentivos profesionales y las condiciones de jubilación”. Ya que “por muy acertado que sea el sistema de selección, si el desarrollo de la profesión en sí misma no es suficiente motivador seguiremos sin atraer a los mejores”. Finalmente, esta organización vuelve a reclamar un “pacto de mínimos” entre todos los partidos políticos, “para proporcionar estabilidad y cohesión al sistema educativo a nivel de Estado y en las comunidades autónomas”.

Desacuerdo

Por su parte, la Federación de Enseñanza de CC.OO ha manifestado su “rechazo y desacuerdo” con el documento ministerial que, considera, “no responde para nada a los principios de objetividad y transparencia, ni con una adecuada valoración de los méritos”. Afirma que la negociación de un tema de esta importancia “no puede cerrarse en el mes de julio”, teme que “el posterior proceso de elaboración y tramitación de la nueva norma pueda verse abortado por un adelanto electoral”, y cree que hay que prorrogar el actual sistema mientras se regula el nuevo.
CC.OO también lamenta “la filosofía y el mensaje que se repite constantemente de la necesidad de seleccionar a los mejores, que puede crear un estado de opinión en el sentido de que los actuales docentes no somos buenos profesionales cuando, al contrario, podemos decir que los docentes de la enseñanza pública somos buenos profesionales e incluso los mejores, porque hemos sido los únicos seleccionados en procesos selectivos”. Finalmente, lamenta que este tema se esté abordando separadamente del conjunto de cuestiones que, en su opinión, “tenían que haberse desarrollado en el futuro Estatuto Docente, ya que está muy ligado al desarrollo profesional”. Y plantea la necesidad de alcanzar “un nivel importante de consenso” con las comunidades autónomas.

Máximo consenso

El Sector de Enseñanza de CSI.-F advierte de “dada la importancia” que tendrá en nuevo reglamento de ingreso en la función docente “no es conveniente precipitarse en su elaboración”, y hay que “lograr el máximo consenso” entre todas las organizaciones sindicales y las administraciones educativas, “para dotarle de la estabilidad que necesita”. Manifiesta que el borrador ministerial no responde a sus expectativas, ya que “no establece “una estructura compensada de las fases de concurso y de oposición,  propone una fase de prácticas “excesivamente farragosa y muy burocratizada, y que no tiene en cuenta la capacitación docente previa de los opositores”.
Esta organización dice que es “muy confusa” la regulación que se hace de la parte A de la primera prueba; que es “inadecuada” la regulación de la segunda porque, afirma, “otorga una excesiva discrecionalidad al tribunal sobre unos supuestos prácticos que van en dirección contraria a la máxima objetividad;  y que la fase de concurso tiene “un peso muy escaso” en la ponderación total. Además, dice que la fase de prácticas es “un verdadero galimatías con multitud de tribunales, excesivos controles y sin tener en cuenta las diferentes situaciones que puedan presentar los opositores en cuento a su experiencia profesional”. Considera “inaceptable que se deje la puerta abierta al reconocimiento de cuerpos docentes autonómicos en paralelo a los estatales”. Y reclama “una verdadera promoción vertical entre cuerpos”.

Objetividad

Finalmente, la Federación de Trabajadores de la Enseñanza de UGT (FETE-UGT) respalda la iniciativa de la Mesa Sectorial de seguir negociando el futuro decreto de acceso durante el mes de julio, y no descarta la posibilidad de pedir la prórroga del sistema vigente si no hay un consenso suficiente en las actuales negociaciones. En cualquier caso, para apoyar la nueva normativa, FETE reclama “modificaciones sustanciales” en el borrador inicial, que pasan por “buscar una mayor objetividad en las pruebas, que éstas no sean eliminatorias, y que las oposiciones se convoquen el mismo día en todas las comunidades autónomas y “con los mismos criterios”.
FETE también pide “que se aumente el peso del concurso en la nota final, contemplar la formación como mérito y simplificar el Prácticum en una sola prueba evaluable”. Además, quiere que se simplifique el sistema de promoción profesional y se contemple una convocatoria extraordinaria, a través del concurso de méritos, “para el acceso del A2 al A1, y que, en definitiva,  se busque “un mayor equilibrio entre las diversas fases de la oposición”.