Educación desarrolla 19 programas educativos para este verano destinados a profesores y alumnos
PISA analiza por primera vez el rendimiento del alumnado de 15 años en lectura digital
Más de 23 millones de euros para el Programa Integral de Aprendizaje de Lenguas Extranjeras
Convocatoria de ayudas para el alumnado con necesidades de
apoyo educativo
Los sindicatos
valoran el futuro decreto de acceso a la función docente
Mercedes Cabrera se incorpora a la galería de retratos
de Educación
Entrega de los premios Marta Mata a la
calidad educativa correspodientes a 2010
Se incrementa el número de alumnos de Secundaria que cursan estudios en Europa
Extremadura pone en marcha una Red de Escuelas Emprendedoras

La enseñanza no puede ser
la cenicienta de los presupuestos

La Asamblea de CEAPA pide que el gasto público en educación llegue al 7% del PIB y que se impulse la participación de las familias en los centros

La educación no debe convertirse en al cenicienta de los presupuestos del Estado y las comunidades autónomas, según han manifestado los responsable de  la confederación laica de padres (CEAPA) durante su Asamblea General, y el ministro Ángel Gabilondo, quien ha advertido que “no vamos a salir nunca de la crisis si no es poniendo la educación en el centro de la economía”. Todos han coincidido asimismo al reclamar una mayor implicación de las familias en el sistema educativo.
El ministro de Educación durante su intervención en la asamblea de la CEAPA, acompañado por el presidente de esta organización, Jesús María Sánchez (a la izquierda en la foto), y su vicepresidente, Virgilio Gantes (derecha).

Madrid.- G. A.
La Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (CEAPA) ha celebrado recientemente su XLI Asamblea General, que ha reunido en Madrid a 150 delegados de 42 federaciones y confederaciones que, a su vez, representan a más de 11.000 asociaciones de padres de estudiantes de la escuela pública. Todos ellos han aprovechado este encuentro para debatir sobre el estado y situación del sistema educativo español, y para analizar la gestión de la actual junta directiva y diseñar el plan de actuación de esta organización para el próximo curso. También han pedido a las administraciones central y autonómica que la educación no se convierta en la “cenicienta” de sus presupuestos.
El ministro de Educación, Ángel Gabilondo ha participado en el acto de apertura de esta Asamblea, donde ha manifestado que “invertir en educación es caro, pero no hacerlo es carísimo”, y ha advertido que “no vamos a salir nunca de la crisis si no les poniendo la educación en el corazón de la economía, ya que una economía sin corazón no nos sacará de ésta”. También ha destacado la importancia de la participación de las familias en el sistema educativo, aunque ha lamentado que “todavía no hemos ido demasiado lejos” al respecto, debido quizás a una falta de “voluntad política” o de “instrumentos adecuados”. En cualquier caso, ha afirmado que en algunos casos “la quiebra entre las familias y los centros educativos es abismal”.

Problema social

Ángel Gabilondo ha dicho que “muchos fracasos y abandonos tienen raíz social, una raíz que no tiene que ver sólo con la estructura del sistema educativo. Podemos cambiar toda esa estructura -ha añadido-, pero si no logramos una mayor implicación de los padres, estoy seguro de que no tendremos éxito”. También ha aclarado que el Ministerio de Educación no ha recortado la financiación a las asociaciones de padres, sino las comunidades autónomas. Aunque ha aclarado que “con esto yo no me exculpo, sino que me comprometo a defender y hacer valer” dicha financiación a las APAs “ante el Parlamento, los medios de comunicación, los consejeros autonómicos de Educación y el propio Gobierno”.
El ministro también se ha referido a las reticencias expresadas por los responsables de CEAPA sobre la reforma de la estructura de 4º de la Educación Secundaria Obligatoria que impulsa su Departamento y que, según esta organización, podría ser utilizada por muchos institutos para separar al alumnado según sus capacidades. Ángel Gabilondo ha aclarado que no quiere “reintroducir los itinerarios”, que las tres opciones de dicho curso conducirán a la obtención del título de la ESO y permitirán acceder al Bachillerato o a la Formación Profesional de ciclo medio, y todo el alumnado tendrá seis asignaturas comunes y tres optativas. Por último, ha reivindicado la FP como una opción educativa de calidad, ya que “tenemos una FP muy cualificada y de gran empleabilidad y dignidad”.

Recortes

Por su parte, el presidente de CEAPA, Jesús María Sánchez, ha hecho un llamamiento a “la responsabilidad de las comunidades autónomas, para que la educación no se convierta en la cenicienta de sus presupuestos”. En este sentido, ha afirmado que “por culpa de los fuertes recortes que algunos gobiernos regionales están haciendo podríamos encontrarnos, dentro de cuatro o seis años, con resultados negativos en nuestro sistema educativo, pues las políticas, buenas o malas, dan sus resultados a largo plazo, y no al ritmo que marca el debate político partidista”.
Ha añadido que, a causa de dichos recortes, podría truncarse la tendencia actual de reducción del fracaso escolar que, según los datos que ha ofrecido, ha pasado del 30,7% en 2007 al 26% dos años después. En su opinión, ello es debido, en parte, a programas desarrollados por el Ministerio de Educación, como PROA, acompañamiento educativo, Educa 0-3, etc. Por todo ello, Jesús María Sánchez ha pedido que la inversión pública en educación alcance el 7% del PIB, “porcentaje similar al que dedican los países europeos”, para “mejorar las infraestructuras escolares, extender a todos los centros los programas de refuerzo, adaptar la formación del profesorado al siglo XXI, e impulsar programas de participación e implicación de las familias”.
Además, ha recordado las “funciones de representación y los servicios” que desarrollan las asociaciones de padres en los centros públicos de todo el país, y que “contribuyen a la mejora del sistema educativo”. Y ha denunciado que cuando las comunidades autónomas acometen “ajustes presupuestarios por culpa de la crisis, en lugar de aplicarnos recortes proporcionales a los que se realizan a otras administraciones u organizaciones, se nos aplican de manera muy superior, como si consideraran que lo nuestro es prescindible”.