Un año de prácticas será decisivo en las
oposiciones para docentes

Una fase de prácticas de un curso completo será decisiva para conseguir una plaza de profesor en la escuela pública. Así lo establece el borrador del real decreto para el nuevo sistema de acceso a las plazas de profesor funcionario de colegio e instituto que ha presentado el Ministerio de Educación a los sindicatos. Así, los aspirantes deberán aprobar los exámenes de la oposición (más o menos los que existen ahora mismo), después, obtener el visto bueno de la comunidad escolar en unas prácticas de un año en un centro público y, al final, pasar otro examen más ante un tribunal.
Aunque quizá no es el vuelco que muchos reclaman para un sistema de oposiciones muy basado en la memorística y que, dicen, no sirve realmente para elegir a los mejores profesores (pieza fundamental para la mejora educativa), la propuesta sí parece un avance en esa dirección si realmente consigue que en el proceso para obtener una plaza sea importante el trabajo dentro del aula.
Desde hace años ya están establecidos unos meses de prácticas tras la oposición antes de convertirse oficialmente en funcionario. Pero se trata en la inmensa mayoría de los casos de un mero trámite que, salvo extremos muy flagrantes, se pasa sin más con el visto bueno del director del centro, explican fuentes sindicales. Sin embargo, con la nueva propuesta, ese visto bueno al final de un año completo lo tiene que dar una comisión formada por un representante del departamento del que forme parte (de Matemáticas, Ciencias, Lengua y Literatura, etcétera), otro del consejo escolar, el tutor de prácticas, el director y el inspector educativo del centro.
Con esa bendición, el aspirante tendrá aún que superar una prueba final ante el tribunal de oposiciones. En ella defenderá la memoria didáctica de su trabajo hecho durante el curso y preparará y presentará una propuesta de actuación sobre un supuesto práctico que le proponga el tribunal teniendo en cuenta el tipo de centro (realidad social, organizativa) donde haya estado trabajando. Incluso los aspirantes que estén exentos de realizar ese periodo de prácticas (los que ya hayan ejercido como profesores al menos durante un año) también deberán pasar esta prueba final.
Además, otra de las novedades es que durante las prácticas el docente no dará clase como cualquier otro, sino que las dará solo la mitad de su jornada, para dedicar el resto a las actividades de formación que diseñe el propio colegio o instituto (…).

J. A. Aunión
El País. 4 de junio de 2011.