Los alumnos explican a los visitantes el proceso de elaboración de los materiales que configuran los distintos espacios
de la exposición
. (Fotos: Ribao)

El entorno, un recurso metodológico
Con su proyecto “Explorando el parque”, el CEIP “Dulce Chacón” ha obtenido una beca de 3.000 euros en la XXIV edición del Concurso de Becas de Investigación Didáctica para centros escolares de Madrid. En palabras de Ana Serena Murillo, directora del colegio, se trata de “un proyecto vivencial, especialmente diseñado por y para los alumnos”.
Este certamen pretende apoyar a equipos docentes que promueven proyectos innovadores y creativos, diseñados para implicar a los alumnos en los procesos de investigación, elaboración del conocimiento, expresión y comunicación del aprendizaje adquirido.
Los proyectos presentados deben abordar procesos de enseñanza y aprendizaje en los que se emplee el entorno como recurso metodológico, se fomente el interés por la investigación y se estimule la curiosidad por el saber. En estos procesos deben estar incluidas las áreas de expresión y comunicación, ya que los participantes deben montar una exposición didáctica para mostrar visual y plásticamente, de forma original, sintética y creativa, el desarrollo del trabajo.

“Explorando el parque”

El parque de un barrio madrileño ha sido tomado por una cuadrilla de pequeños exploradores provistos de lupas, prismáticos, cuerdas, un aspirador de insectos y su cuaderno de notas. Pero no se trata de una excursión campestre, sino de un proyecto pedagógico, desarrollado en el CEIP “Dulce Chacón”, que ha obtenido una beca en el concurso “Investiga a través del entorno y expónlo”, patrocinado por “El Corte Inglés”.

Alumnos de Infantil de un centro madri- leño desarrollan
un proyecto de investigación medioambiental

Madrid. ROSAURA CALLEJA
Una mañana un grupo de escolares de 3, 4 y 5 años llegan a clase y se encuentran una mochila con una foto de Dora, la exploradora, y una carta, donde les anima a convertirse en buenos exploradores. Así comienza el proyecto que han llevado a cabo, a lo largo del presente curso, 151 niños de Educación Infantil y siete profesores del Centro de Educación Infantil y Primaria “Dulce Chacón”. De la mano de Dora la exploradora, van descubriendo la transformación del parque de su barrio de Fuenlabrada, según transcurren las estaciones del año y aprenden a disfrutar de las sensaciones y percepciones auditivas, olfativas, táctiles y visuales del otoño y la primavera.
En la mochila, Dora había incluido lupas, prismáticos, metros, un aspirador de insectos y cuerdas, bolsas para la recogida de muestras y toda la aparatología necesaria para analizan los elementos propios de parque. A partir de ese momento se plantean: ¿qué es explorar?, ¿qué podemos hacer para conseguirlo?, ¿cómo se llaman y para qué sirven los objetos que nos han regalado?... y los escolares comenzaron a desarrollar experiencias de exploración en clase y en el patio.

Recursos materiales y personales

“Nuestro proyecto surgió como consecuencia de la reflexión que nos hicimos en el Segundo Ciclo de Educación Infantil sobre la importancia de que los niños adquieran recursos materiales y personales que les permitan tener un conocimiento más profundo del mundo que les rodea”, explica Teresa Gutiérrez, coordinadora del proyecto. Partiendo de algo atractivo y cercano como es el parque de su barrio, el equipo docente se planteó desarrollar una investigación que permitiera a los niños adquirir esos recursos. “Para motivar a los escolares e implicarles en este proceso, decidimos utilizar a “Dora, la exploradora”, un personaje de televisión que guía el trabajo de investigación a través de mensajes, cartas y paquetes y que les planteaba pequeños retos que debían ir superando”, puntualiza la coordinadora.
El siguiente paso se materializó con una salida al parque del barrio y, de nuevo, Dora interviene en el proceso facilitándoles un cuaderno con conocimientos previos y una serie de juegos para conocer mejor nuestro entorno. A su regreso de la excursión los nuevos explorados analizaron todo lo que habían visto, las sensaciones obtenidas y sus recientes descubrimientos. Para expresar estas informaciones, los niños utilizaron distintos lenguajes: escrito, matemático, gráfico y plástico. Esta fase de la actividad concluyó con el montaje del mercadillo de otoño.

Método científico

Con la llegada de la primavera, Dora se pone en contacto con los alumnos invitándoles a visitar el parque, con el fin de observar las diferencias que había experimentado con respecto al primer recorrido.
Atendiendo a las diferentes áreas del currículo de Infantil, se trabajaron los contenidos de manera globalizada e intentando iniciarles en los procesos básicos del método científico y prestamos una especial atención a la observación, la manipulación, la comparación y la clasificación para establecer categorías.
Para los responsables del proyecto era fundamental que los aprendizajes que desarrollen los  niños resulten funcionales, les sean de utilidad. “De este modo podemos asegurarnos la transferencia de los mismos a otras situaciones diferentes”, indica Carolina Díaz, coordinadora del proyecto.
La exposición, que permanecerá abierta hasta el día 3 de junio, se ha estructurado con los materiales elaborados por los alumnos, murales realizados en las aulas sobre los juegos que se desarrollaron en el parque y los talleres de primavera, además de un espacio multimedia donde los visitantes pueden disfrutar de las fotos, vídeos, actividades de pizarra digital y manejar los libros viajeros del proyecto, donde se recogen las experiencias vividas por los niños y que han llevado a sus casas para compartir con sus familias los aprendizajes realizados.

El centro

El CEIP “Dulce Chacón”, ubicado en el barrio Fuenlabrada, empezó a funcionar en 2004 para atender la altísima demanda de escolarización de alumnos de Educación Infantil, “donde los tres primeros cursos llegó a tener once unidades de 3 años”, recuerda Ana Serena Murillo, directora del centro desde sus inicios. En el curso actual la población escolar es de 740 alumnos desde Infantil de tres años hasta sexto de Primaria, con una gran variedad de perfiles, por lo que “hacemos hincapié en la Atención a la Diversidad”, señala la directora. Dado notable incremento de casos de intolerancias o alergias alimentarias, en el comedor, profesores y cuidadores dedican una especial vigilancia a los alumnos que pueden presentar una reacción inmunológica ante determinados alimentos.  
Entre otros proyectos, este centro desarrolla “El huerto escolar”, “La biblioteca de Teca”, “Don Godo limpiotodo”, “Nuestro boletinín”, “Decoramos nuestro cole”, además, colaboran con el programa “Enséñame Africa” que utiliza las tres artes como herramientas y en “Pizarra digital”, así como diferentes proyectos en las aulas relacionados con el currículo.