Siete de cada diez universitarios se iría a otro país por razones de trabajo

Publicación del II Barómetro Universidad-Sociedad, elaborado  la Universidad Complutense de Madrid

Siete de cada diez universitarios se irían a otro país si con ello obtuviera un empleo, y el 85% estaría dispuesto a cambiar de ciudad, según el Segundo Barómetro Universidad-Sociedad elaborado a lo largo del presente curso académico por el Consejo Social de la Universidad Complutense de Madrid, entre 1.200 estudiantes de todas las áreas de conocimiento.

El 84% de los estudiantes universitarios asocian su futuro laboral a su desarrollo personal, según datos del II Barómetro Universidad-Sociedad
de la UCM.

Madrid.
Un 70% de los universitarios españoles se declara dispuesto a trasladarse al extranjero por razones de trabajo, y las preferencias para irse a trabajar son Europa y Estados Unidos. Les siguen como hipotético destino, a bastante distancia, Iberoamérica y Asia. Por países, además de los Estados Unidos, los más deseados son el Reino Unido, Alemania, Francia y los países del norte de Europa.
Aunque la opción de cambiar de país se sitúa en el 70%, se opone a dicho traslado casi otro 30% de los estudiantes. Los más dispuestos a viajar siguen siendo los universitarios del área de Experimentales, con el 95%, y los de Humanidades, con un 87%.
Sin embargo, no hay diferencias significativas entre los hombres y las mujeres en su disponibilidad para trasladarse a otra ciudad, pero sí parecen más proclives a ello los estudiantes de Sociales y Jurídicas, pues el 97,3% afirma que lo haría. Sólo un 11% de los estudiantes se cierra a la posibilidad de un traslado de domicilio por motivos de trabajo.
Estos son algunos de los resultados del Segundo Barómetro Universidad-Sociedad, efectuado por el Consejo Social de la Universidad Complutense de Madrid entre 1.200 estudiantes. La encuesta ha sido realizada en el actual curso académico 2010-2011, y en ella los universitarios también afirman que el mercado laboral en España no es flexible ni permite la movilidad geográfica o de empleos y empresas (76,2%), no fomenta la contratación ni el empleo (90%), no favorece el mérito ni  la capacidad (86,2%), y necesita una reforma en profundidad (85,6%). 
El estudio refleja también que las páginas web ya se han constituido como la principal fuente de búsqueda de empleo, pues la utiliza el 97% de los universitarios. Los amigos y conocidos son, para el 93%, otras fuentes de contactos preferenciales para lograr un puesto de trabajo.
Las redes sociales (con un 74%), las empresas de trabajo temporal (53,3%) y la prensa (44,8%), son las otras vías mayoritarias. Más lejos se sitúan la propia Universidad, con el 30%, y el INEM, con un 14,4%.
El Barómetro revela que casi tres de cada diez universitarios combinan estudios y trabajo, y otro 36,4% de los estudiantes universitarios busca un empleo que sea compatible con sus estudios. Tampoco hay diferencias entre la cantidad de hombres y mujeres que pretenden trabajar y estudiar a la vez.
En concreto, según informa Europa Press, quienes más dispuestos están a combinar estudio y trabajo son los estudiantes de Sociales y Jurídicas (42,2%), y Humanidades (41,2%). En el lado contrario se sitúan los estudiantes del las áreas de Salud (20%) y Experimentales (24,4%), debido, en ambos casos, a que tienen que dedicar mucho tiempo a prácticas y laboratorios, lo que les impide compatibilizar, en la práctica, estudio y trabajo.

Incertidumbre e inseguridad en el futuro laboral

La incertidumbre, la inseguridad, la inestabilidad y la desconfianza son términos que los universitarios vinculan, mayoritariamente, a su futuro laboral, aunque también la mayor parte de ellos lo asocia a su desarrollo personal y con nuevas oportunidades.
Los más optimistas al respecto son los estudiantes del área de Salud, con gran diferencia respecto de los de Experimentales, Sociales y Jurídicas y, en menor medida, los de Humanidades.
Los estudiantes universitarios creen, asimismo, que los estudios y la formación, saber idiomas, y aprobar oposiciones a la administración, son factores que les pueden garantizar su futuro laboral. Casi al mismo nivel sitúan el manejo de las nuevas tecnologías.  
Algunos de los datos más significativos proporcionados por el Barómetro Universidad-Sociedad son los siguientes:
* El 58% de los universitarios no quiere que España se quede al margen de la homologación de los estudios universitarios en la UE, pero el 55% es contrario a Bolonia
.
* La mayoría de los estudiantes se declara a favor de que vengan universidades extranjeras, y que las universidades españolas vayan a otros países.
* Más del 90% de los alumnos encuestados creen que la crisis se debe a una mala gestión financiera, y a una crisis del sistema en general.
* El 84% de los estudiantes universitarios asocian su futuro laboral a su desarrollo personal.
* Sólo el 16% de los estudiantes universitarios dice que participa en actividades en defensa del medio ambiente.
* El 87% de los universitarios considera que la inmigración es ya una parte íntegra de la sociedad que vivimos.
* Para la mayoría, progreso y calidad de vida dependen de los avances científicos en la vida cotidiana.
* Únicamente el 4% de los estudiantes universitarios considera que el sistema educativo es bueno.
* Más del 90% de los universitarios cree que una ‘nación fuerte’ favorece la convivencia, el bienestar, y la paz social.
* El 50% de los universitarios cree que la solidaridad mejora la imagen de las empresas, y el 46% que no lo hace.

Empresarios, sindicatos y sistema educativo

Los estudiantes encuestados han mostrado una opinión muy desfavorable acerca del papel innovador e investigador de los empresarios españoles (poco, para el 59%), su capacidad de crear trabajo y riqueza (poco o nulo, según el 53,3%), o su capacidad para potenciar el desarrollo económico y social de España (48%, poco o nada, frente a un 48,7% que opina que es bastante o mucho). Otro 51% opina que no tienen adecuada formación como empresarios, y el 58,6% duda de su iniciativa y capacidad de riesgo.
No salen mejor valorados los sindicatos, pues no defienden los derechos de los trabajadores según el 70%, no colaboran en la consolidación del Estado del Bienestar (73,2%), ni están adaptados a la realidad social actual, según el 86% de los universitarios.
Sólo 2 de cada cien universitarios creen que es bueno el sistema educativo, frente a un 60% que lo ve como regular.
En un año no ha mejorado la opinión de los estudiantes universitarios acerca de la calidad del sistema educativo español, pues poco más del 2% cree que es buena, mientras que un 37,3% la califica de mala y otro 60% de regular (en el primer Barómetro Universidad-Sociedad 2010, era prácticamente el mismo porcentaje). En relación con la Universidad donde estudian, un 13,4% de los encuestados cree que ésta es buena; otro 70%, que es regular, y el 16% restante la califica como mala.
Sobre el Proceso de Bolonia, mejora en algunos aspectos la opinión de los universitarios respecto a la Convergencia Europea de la Educación Superior. Así, el 74% de los encuestados opina que las enseñanzas tienen un enfoque más práctico, la reforma fomenta el trabajo en equipo (el 67%), potencia la participación del alumno en clase (64%), y acerca la Universidad y la Empresa (el 71%). Los universitarios creen, en un 86%, que los nuevos planes de estudio han aumentado el trabajo fuera del aula.
Con las reformas derivadas de dicho proceso, las universidades serán más competitivas según el 48,6% de los encuestados, y se va a producir un acercamiento entre la Universidad y la Empresa (71%). Por el contrario, se mantienen, en relación con el año pasado, las dudas acerca de si dicho proceso de Convergencia abre más oportunidades para el empleo, pues el 40,5% entiende que sí, pero otro 50,1% cree que influirá poco o nada en su futuro laboral.
Todos los resultados del segundo Barómetro Universidad-Sociedad 2011 están en la página web http://www.ucm/info/barometro