El reformador ilustrado

Doscientos años después de su muerte Jovellanos continúa siendo un fértil activo intelectual de nuestra historia

Figura crucial en la Ilustración española, las aportacio- nes de Jovellanos en materia económica y social son parte del acervo jurídico y político que dio forma al nuevo Estado moderno y sus derechos inalienables y fundamentales de libertad, igualdad y justicia. El bicen- tenario de su muerte recuerda su valía y significación.

JULIA FERNÁNDEZ
“Luego las que llamamos fuentes de la riqueza pública no son otra cosa que el arte de aplicar el trabajo de una nación al producto de su riqueza. Y bien, ¿qué hará una nación para adquirir esta pericia y para perfeccionar el arte de aplicar sus capitales y sus brazos a la producción de la riqueza? Instruirse en los conocimientos conducentes a esta perfección. Luego la principal fuente de la prosperidad pública se debe buscar en la instrucción”. Las palabras de Jovellanos, extraídas de su Introducción a un discurso sobre la Economía civil y la instrucción pública, de 1796, son para el rector de la Universidad de Oviedo, Vicente Gotor Santamaría, una muestra de cómo Jovellanos fue capaz de abrir debates intelectuales que pasados dos siglos ocupan de pleno la actualidad social, a través de la que fue una de sus ideas fundamentales: el capital humano alcanzado a través de la educación y aplicado a las actividades productivas constituye la palanca de la riqueza de las naciones.
Pero Jovellanos, añade el rector, no sólo abrió el debate, sino que fue capaz de llevarlo a la realidad asturiana y española de su tiempo: “La concesión de becas a estudiantes de la región para trasladarse a centros europeos punteros en minería e ingeniería o la creación del Real Instituto Asturianos de Náutica Mineralogía son la mejor prueba de coherencia y compromiso entre sus palabras y su quehacer intelectual”.

Primer congreso monográfico

La ciudad natal de Melchor Gaspar de Jovellanos (Gijón, 1744-Puerto de la Vega, 1811) es el centro neurálgico de las actividades que a lo largo de este año del bicentenario de su muerte recordarán la figura del ilustrado. El primer Congreso Internacional sobre Jovellanos dedicado específicamente a su semblanza y obra ha reunido recientemente a más de medio centenar de especialistas procedentes del Consejo Superior de Investigaciones Científicas(CSIC), la Real Academia de la Historia, la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), y las universidades de Alicante, Castilla-La Mancha, Complutense, Granada, Oviedo, País Vasco y Valladolid, así como de universidades extranjeras como Marburg, Otago, Sheffield, Sorbona, Tokio, Toulouse y Zacatecas. Durante tres días, y en diez sesiones, estos especialistas  han sacado a la luz las últimas investigaciones, tanto en el ámbito hispánico como en el resto del contexto internacional, sobre el legado de Jovellanos, desde la óptica de la historia, la literatura, las artes, las ciencias, el pensamiento o las instituciones. Sus aportaciones serán divulgadas por Acción Cultural Española, el Instituto Feijoo de Estudios del Siglo XVIII de la Universidad de Oviedo, Cajastur, el Ayuntamiento de Gijón y la Consejería de Cultura y Turismo del Principado de Asturias, entidades que están detrás de la iniciativa que, junto con la muestra La luz de Jovellanos, han dado inicio al año del bicentenario.

La luz de Jovellanos

Dos sedes, el Centro Cultural Cajastur Palacio de Revillagigedo y la Casa Natal de Jovellanos, acogen hasta el 4 de septiembre la exposición sobre sus compromisos vitales y su proyecto ilustrado que supuso la puesta en práctica, a escala, del programa de progreso y felicidad pública de la Ilustración europea. Los retratos de Gaspar Melchor Jovellanos realizados por Francisco de Goya, procedentes del Museo del Prado y del Museo de Bellas Artes de Asturias, destacan especialmente entre las más de doscientas cincuenta piezas de gran valor e interés histórico con que cuenta la exposición. Estructurada en diez grandes unidades temáticas, cada una de ellas desarrollada por un especialista del Instituto Feijoo de Estudios del Siglo XVIII de la Universidad de Oviedo, la muestra aborda sucesivamente el Entorno familiar y privado; Jovellanos jurista y político; Gijón: la villa y el escenario; El gabinete de un ilustrado; La construcción de un clásico; Asturias: de Siberia del Norte a Sajonia española; La sociedad asturiana a fines del antiguo régimen; Antropología y etnografía; Las instituciones asturianas en la época de Jovellanos; Cultura; Jovellanos y la Ciencia y, por último, Jovellanos y la Universidad.
El Retrato de Manuel Godoy y Álvarez de Faria, Príncipe de la Paz, de Antonio Carnicero; el Retrato de Juan Meléndez Valdés, de Francisco de Goya; el Retrato de doña María Francisca de Sales Portocarrero, condesa del Montijo, de Andrés de la Calleja; los textos de Jovellanos, Memoria en defensa de la Junta Central y el Manuscrito del Informe en el Expediente de Ley Agraria; y el Telescopio Gregory, forman parte de sus piezas más valiosas.

Atrévete a saber

“Gaspar Melchor de Jovellanos representa lo mejor, lo más sano y lúcido de la Ilustración en versión española. Su curiosidad, conocimientos y escritos abarcaron todo tipo de asuntos, como bien reflejan las 9.400 páginas que, a falta aún de tres tomos, llevamos publicadas en la edición crítica de sus obras completas”, manifiesta Paz Fernández Felgueroso, alcaldesa de Gijón, inmersa en la recuperación del significado de la figura del ilustrado asturiano, que vive nuevo impulso en este bicentenario de su muerte. “Jovellanos absorbió las ideas europeas de su tiempo y trató de llevarlas a la realidad de España con ambición modernizadora, aunque manteniendo al mismo tiempo tradiciones y viejas lealtades nacionales y emocionales. Fue un prudente antidogmático y valioso impulsador de la razón y de las luces, del ‘atrévete a saber’, que antepuso siempre los intereses del país y de sus gentes y el sentido del deber a cualquier conveniencia personal, lo que ocasionó grandes y muy injustas penalidades que sobrellevó con admirable dignidad y sin ápice de rencor”. La muestra La luz de Jovellanos ilustra, con documentos e imágenes, el justo balance expresado por la alcaldesa y ofrece el resumen de una vida y obra que estuvieron siempre guiadas por el amor al progreso y a la razón.