El programa Acredita permitirá el reconocimiento de las competencias profesionales
Educación y la ONCE presentan un ebook totalmente accesible para discapacitados visuales
Zaragoza acoge la celebración del II Congreso Escuela 2.0
Convocatoria del premio Marta Mata
a la calidad de los centros educativos
Más de 2,5 millones
de euros para acciones de mejora de la calidad en Formación Profesional
1.200 ayudas para participar en el programa "Campus Científicos de
Verano 2011"
CCOO analiza las repercusiones de la Ley de Economía Sostenible en la FP

263 niños murieron en accidentes de tráfico entre 2005 y 2008

La mayoría de ellos viajaban en turismo, por una carretera convencional y salían o regresaban de puentes y vacaciones, según la Fundación Mapfre

Un total de 263 menores de 14 años murieron en accidentes de tráfico en España entre 2005 y 2008, y de ellos, el 40% no utilizaban asientos infantiles; el 10% tenía menos de un año; y dos de cada tres eran varones.
Cuatro de cada diez niños fallecidos en accidente
no llevaba sistema de protección.

Madrid. M.GIRON
Estas son algunas de las conclusiones del estudio “Prioridades en España en la Seguridad de los Niños Ocupantes de Vehículos, realizado por la Fundación Mapfre, cuyo objetivo es llamar la atención sobre la protección de un colectivo muy vulnerable de nuestra sociedad.
“Todo niño que viaje en España debe hacerlo protegido”, ha señalado Anna Ferrer, directora del Observatorio Nacional de Seguridad Vial de la DGT, durante la presentación de los resultados del estudio. Además, ha añadido que “los pediatras, informando a los padres, y los profesores, explicando temas de movilidad en la escuela, deben colaborar en la tarea preventiva.
Además, según el informe, uno de cada tres accidentes mortales infantiles sucedió en día festivo y, principalmente, a la salida o al regreso de vacaciones y puentes, por lo que coordinador del trabajo, Jesús Monclús, ha señalado que hay que revisar tanto el factor técnico como el humano, así como las campañas de concienciación para reducir las cifras de siniestrabilidad.

Evolución positiva

Sin embargo, Monclús ha asegurado que la evolución en los últimos años ha sido positiva, ya que desde 2005 a 2009 se ha reducido en un 50% el número de menores de 14 años muertos en accidentes de tráfico. De los 307 muertos que se produjeron en 1990, se ha pasado a 60 en 2009. En el caso de los niños que han resultado gravemente heridos, dicho descenso se sitúa en el 31%.
“Hace quince años, los niños ni siquiera computaban como una plaza entera en un vehículo”, ha recordado el autor del estudio, quien han manifestado que la máxima prioridad debe dirigirse tanto a reducir el número de fallecidos como de heridos, ya que por cada uno de los 263 niños fallecidos hubo siete heridos graves (1.894 en total) y 53 leves (14.740).
En cuanto a la incógnita de por qué el 60% de los menores de 14 años fallecidos es varón, Monclús ha dicho que hay que estudiar los factores sociológicos que pueden provocarlo, como podría ser el hecho de que a los niños se les permita moverse más que a las niñas dentro del vehículo.
Andalucía, Castilla y León, Castilla-La Mancha y Cataluña son las comunidades autónomas con peores cifras de fallecidos y heridos graves entre niños, mientras que las comunidades con menos accidentes son La Rioja, País Vasco, Extremadura y Cantabria.
En cuanto a la hora más peligrosa, entre las 13 y las 14 horas y entre las 17 y las 18 horas es cuando se produjeron la mayoría de los accidentes, especialmente por distracción del conductor (26%), infracciones (26%) y velocidad (20%).
Cuatro de cada diez menores fallecieron a menos de 50 kilómetros de su domicilio, un detalle importante, porque una de las excusas más utilizadas por los padres para no usar silla infantil es el de haber cogido el coche para un trayecto corto.
En cuanto a las lesiones, la cabeza es la zona del cuerpo más frecuentemente dañada tanto en accidentes de tráfico mortales (36% de los casos), como en accidentes graves. Les siguen otras partes del cuerpo como las extremidades inferiores y las superiores, que acarrean importantes discapacidades o secuelas que marcan significativamente la vida de muchos niños.