Las Olimpiadas de FP "Spainskills 2011" reúnen en Madrid a los mejores estudiantes de todas las CC.AA
Concurso nacional de buenas prácticas para la dinamización de las bibliotecas escolares
La patronal ACADE celebra la VIII Convención nacional de colegios privados no subvencionados
Más de la mitad de los maestros de Infantil critican la elevada ratio que existe en las aulas españolas
Un estudio analiza los riesgos y la seguridad en la Red para jóvenes y adolescentes
Entrega de los premios nacionales eTwining, programa comunitario que favorece la colaboración entre centros
La mayor parte de
los centros no incluyen el juego en su
proyecto educativo
La Comunidad de Madrid quiere implan- tar un Bachillerato de excelencia para los mejores estudiantes

Remitida al Senado la ley
de Seguridad Alimentaria

La norma limita la venta de alimentos y bebidas en los centros educativos

Potenciar hábitos de vida saludables es la finalidad de la nueva Ley de Seguridad Alimentaria y Nutrición que ha sido aprobada en el Congreso de los Diputados. Entre otros objetivos figura la prohibición de la venta de alimentos y bebidas con un alto contenido en ácidos grasos saturados, ácidos trans, sal y azúcares en centros escolares.

Además de vigilar los alimentos,
con la puesta en marcha de esta nueva norma se pretende combatir la obesidad infantil, cuya prevalencia se sitúa por encima del 30%.

Madrid. R.C.
Tras su aprobación en la Comisión de Sanidad de la Cámara Baja, con el respaldo de todos los grupos excepto del PP, esta normativa pasa al Senado para continuar su tramitación parlamentaria. El diputado popular Ángel Pintado ha afirmado que “no hay alimentos buenos ni alimentos malos”, sino que se debe abordar la dieta de los escolares en su conjunto para que sea equilibrada”.
Además de vigilar los alimentos, con la puesta en marcha de esta nueva norma, se pretende combatir la obesidad infantil, cuya prevalencia se sitúa por encima del 30%. Para Alberto Fidalgo, diputado del PSOE, este texto legal es “equilibrado, práctico y realista”, ya que incorpora enmiendas de todos los grupos e incide en la prevención “incorporando hábitos de vida más saludables”.

Menús escolares

De igual modo, la ley hace referencia a los menús escolares, donde también debe limitarse el consumo de alimentos y bebidas con alto contenido en grasas trans, sales y azúcares. Así como, los centros deberán proporcionar a los padres o tutores información detallada sobre las calorías y nutrientes de los menús y unas directrices para que la cena complemente la dieta. Si las instalaciones lo permiten, estos menús deberán adaptarse a los alumnos que presenten alergias e intolerancias alimentarias. Los responsables de supervisar los menús escolares deberán ser profesionales acreditados en las áreas de Nutrición Humana y Dietética, con el fin de que la oferta alimentaria sea variada y adecuada a las necesidades nutricionales de los alumnos.

Publicidad

Por otra parte, la norma establece que los centros estarán libres de publicidad, salvo en aquellos casos en que las autoridades escolares y sanitarias estimen que es beneficioso para los alumnos. En cuanto a la publicidad de alimentos en otros ámbitos, se ha optado por la vía de la autorregulación, mediante la firma de acuerdos de corregulación con los operadores económicos y los responsables de comunicación audiovisual. Con ello, se pretende el establecimiento de códigos de conducta que regulen las comunicaciones comerciales de alimentos y bebidas dirigidas a la población con menos de 15 años, elevando la edad del actual Código PAOS, promovido en 2005 por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) y la Federación de Industrias de Alimentación y Bebidas para la autorregulación en materia de publicidad, de los 12 a los 14 años.
Asimismo, se incorpora a las embarazadas dentro de los colectivos prioritarios en las estrategias de salud y nutrición, al tiempo que se trabajará con las oficinas de farmacia en la realización de campañas para prevenir la obesidad.

Observatorio

Esta nueva norma tratará de impedir aquellas conductas que puedan resultar discriminatorias para las personas que padezcan sobrepeso u obesidad, ya que además se ha observado que “afecta en mayor medida a las clases socialmente más desfavorecidas”. Para su control, se prevé la creación de un Observatorio de la Nutrición y el Estudio de la Obesidad, que realizará análisis periódicos de la situación nutricional de la población y de las cifras de obesidad. Este ha sido uno de los puntos que ha provocado la discrepancia del Grupo Popular, ya que considera que “en tiempos de crisis es un gasto innecesario”, según puntualizó la diputada Belén do Campo. Este grupo había presentado una enmienda para suprimir este observatorio y proponer que la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESA) y la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) se fusionaran en una, como sucede en Estado Unidos con la Food and Drug Administration (FDA). Pero estas propuestas han sido rechazadas.
Otro de los aspectos que contempla la ley es que se unifica la legislación para abordar de manera total la seguridad alimentaria “desde la granja hasta la mesa”, aclaró el diputado socialista Alberto Fidalgo. Sin embargo, algunos grupos nacionalistas han expresado la “poca sensibilidad” hacia las competencias que tienen las comunidades en materia alimentaria.