El Gobierno da flexibilidad a las CC.AA para aportar fondos a los programas de cooperación educativa
A final de este curso académico habrá 140 títulos de Formación Profesional
CEAPA y CONCAPA quieren potenciar la participación de los padres en la vida de los centros
El Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo respalda la presencia de los crucifijos en el aula
Un estudio de FETE-UGT analiza las causas del estrés entre el profesorado de Secundaria
Las cadenas de televisión vulneran cada vez más el horario infantil protegido
Entrega de los Premios Nacionales de Bachillerato y Formación Profesional
Los centros católicos desarrollan el Proyecto Educativo Institucional para fortalecer su autonomía
Abierto el plazo de presentación de candidaturas al premio Acción Magistral

Muere Josefina Aldecoa

Escritora y pedagoga, heredera intelectual de la Institución Libre de Enseñanza, fundó y dirigió el Colegio Estilo

Madrid.
La escritora Josefina Aldecoa falleció el martes 15 de marzo, en Mazcuerras (Cantabria), a los 85 años de edad. Natural de La Robla (León), Josefa Rodríguez Álvarez tomó el apellido de su marido, el escritor Ignacio Aldecoa, con quien se casó en 1952.
Josefina Aldecoa, escritora, pedagoga y fundadora y directora del colegio Estilo, creció en una familia de maestros. Durante su juventud vivió en León, donde participó en  la revista  de poesía  Espadaña, hasta

que en 1944 se trasladó a Madrid para estudiar Filosofía y Letras. Además, se doctoró en Pedagogía con la tesis El arte del niño, publicada en 1960. Durante sus años de estudiante universitaria entró en contacto con escritores como Carmen Martín Gaite, Rafael Sánchez Ferlosio, Alfonso Sastre, Jesús Fernández Santos o Ignacio Aldecoa, con quien contrajo matrimonio.
En 1959 fundó en Madrid el Colegio Estilo, para cuyo desarrollo se inspiró en las ideas basadas en las nuevas formas educativas y en la base ideológica de la Institución Libre de Enseñanza, que reflejó en su tesis doctoral.
Entre sus obras, según informa Europa Press, destaca la publicación, en 1961, de la colección de cuentos A ninguna parte. Tras la muerte de su marido, en 1969, abandonó la escritura durante diez años y se dedicó únicamente a la docencia.
Después, continuó su actividad literaria con Los niños de la guerra (1983), donde Aldecoa realizó una crónica de su generación ilustrada por biografías y comentarios literarios sobre diez narradores surgidos en los años 50, La enredadera (1984), Porque éramos jóvenes (1986) o El vergel (1988).
En 1990 inició una trilogía de contenido autobiográfico con Historia de una maestra (1990), Mujeres de negro (1994) y La fuerza del destino (1997), como respuesta, en parte, al discurso político durante los años posteriores a la dictadura acerca de cómo reconstruir el sistema educativo, al que Aldecoa no consideraba lo suficientemente laico.
En 1998 escribió el ensayo Confesiones de una abuela, en el que relató las experiencias vividas con su nieto; en 2000 publicó la antología de cuentos Fiebre y en 2002 la novela El enigma. En 2005 sale a la luz La casa gris, una obra suya de juventud, y en 2008 Hermanas.

Galardones

Entre sus galardones, destaca el Premio Castilla y León de las Letras, otorgado en el año 2004.Entre los numerosos reconocimientos a su labor, tanto pedagógica como literaria, Josefina Aldecoa recibió los premios Castilla y León de las Letras (2003); Julián Besteiro de las Artes y las Letras (2005), y en 2006 el Internacional de las Letras y el de la Fundación Cristóbal Gabarrón de las Letras.
En el año 2005 le fue impuesta la Gran Cruz de la Orden de Alfonso X el Sabio, y en 2006 se le otorgó la Medalla de Oro de las Bellas Artes. El pasado 8 de marzo, Día Internacional de las Mujeres, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, reconoció su labor con una de las medallas a la promoción de los valores de la igualdad, que Josefina Aldecoa defendió, auspició y pregonó durante toda su vida.
Una frase de Josefina Aldecoa revela su dimensión humana y su personalidad. “Mi causa sigue siendo la del ser humano, tan desgraciado a menudo, tan ajeno al mundo, al que no se sabe muy bien a qué venimos”.