El Gobierno da flexibilidad a las CC.AA para aportar fondos a los programas de cooperación educativa
A final de este curso académico habrá 140 títulos de Formación Profesional
CEAPA y CONCAPA quieren potenciar la participación de los padres en la vida de los centros
El Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo respalda la presencia de los crucifijos en el aula
Las cadenas de televisión vulneran cada vez más el horario infantil protegido
Fallece Josefina Aldecoa, heredera
de la Institución Libre de Enseñanza
Entrega de los Premios Nacionales de Bachillerato y Formación Profesional
Los centros católicos desarrollan el Proyecto Educativo Institucional para fortalecer su autonomía
Abierto el plazo de presentación de candidaturas al premio Acción Magistral

El estrés entre los profesores de secundaria

FETE-UGT presenta los resultados de una encuesta realizada a 1.125 docentes y de 30 entrevistas con directores de centros

La falta de respaldo de los padres cuando surgen problemas de disciplina con sus hijos, el tener que impartir clase a grupos numerosos y enseñar a quienes no valoran la educación, son las principales causas de estrés para los profesores de secundaria, según revela un estudio realizado por FETE-UGT. También influyen las agresiones, verbales y físicas, entre estudiantes y de alumnos hacia los docentes, las dificultades a la hora de mantener la disciplina en clase o la creencia de recibir un salario bajo, entre otros factores.

La falta de apoyo por parte de los padres hacia los docentes ante los actos de indisciplina de los alumnos, es una importante causa de tensión en su trabajo para más de la mitad de los profesores de secundaria. (Foto: Iñigo Amescua)

Madrid. G. A.
La Federación de Trabajadores de la Enseñanza de UGT (FETE-UGT) ha presentado recientemente un estudio sobre el Estrés en el sector de la enseñanza secundaria (por la mejora de las condiciones de seguridad y salud en el trabajo), realizado por este sindicato con una subvención de la Fundación para la Prevención de Riesgos Laborales, dependiente del Ministerio de Trabajo. Esta guía se ha elaborado con las respuestas a unos cuestionarios enviados a 1.125 trabajadores de este nivel de enseñanza, y los datos aportados en las entrevistas personalizadas realizadas a una treintena de directores y profesores de centros y en diversos grupos de discusión constituidos a tal efecto.
La finalidad de este trabajo ha sido descubrir los principales factores que producen ansiedad en el profesorado, y también estudiar lo que se conoce como el “síndrome del quemado” (burnout) y las distintas estrategias con las que afrontar estos problemas. Sus resultados revelan que los factores que más estrés originan a los docentes son, fundamentalmente, “la falta de respaldo de los padres cuando surgen problemas de disciplina, el tener que impartir clase a un grupo con un elevado número de alumnos, y el enseñar a personas que no valoran la educación”.

Falta de apoyo

Así, el 29,6% de los encuestados manifiesta que esa falta de apoyo de las familias ante los actos de indisciplina de sus hijos es la “fuente de tensión máxima” en su vida laboral (entre 8 y 10 en la escala de percepción). Pero si a éstos les sumamos la cifra de quienes la valoran como un factor de incidencia medio-alto o alto (de 6 a 10 en la escala), el porcentaje asciende al 54,8%. El mayor nivel de incidencia de este problema se encuentra entre el colectivo femenino, los individuos de entre 20 a 30 años de edad, los centros de titularidad privada-concertada, los que tienen más de 50 trabajadores y entre los profesores cuya experiencia laboral es inferior a tres años.
Trabajar en aulas con demasiados alumnos tiene una incidencia muy alta para el 25,24% de los docentes, porcentaje que sube hasta el 47% si sumamos a quienes esta circunstancia les supone valores medios-altos de tensión. Aunque, paradójicamente, existe un amplio segmento de profesores para quienes no implica problema alguno. Por otra parte, dichos porcentajes son del 23,47% y del 47,9% cuando hablamos del malestar por enseñar a quienes  no valoran la educación.

Agresiones

Para uno de cada cuatro enseñantes, presenciar agresiones entre alumnos es causa de estrés máximo, cifra que casi alcanza el 50% si se acumulan los valores de estrés medio-alto y alto. También son las mujeres quienes perciben con mayor intensidad este problema, así como los docentes de entre 41 y 50 años. Además este factor representa una fuente de estrés de primer nivel en los centros públicos, mientras que en la red privada-concertada su incidencia es menor, aunque también considerable. Asimismo, sufrir agresiones verbales por parte de los estudiantes supone una fuente importante de tensión para el 48,5% de los profesores, a lo que hay que sumar las desconsideraciones que reciben de ellos, algo que el 45% sitúa en un nivel medio-alto o alto.
Finalmente, hay otra serie de factores que también son causa importante de tensiones, y que afectan al profesorado en porcentajes que oscilan entre el 40% y el 45% de los encuestados. Entre ellos figuran “las dificultades a la hora de mantener la disciplina en clase, el que los alumnos intenten probar hasta dónde es capaz de llegar un profesor, las agresiones físicas por parte de los chicos, la realización de actividades con las que el docente no está de acuerdo, la consideración de percibir un salario bajo en relación con el trabajo desempeñado o los cambios constantes en la profesión”.