El Gobierno da flexibilidad a las CC.AA para aportar fondos a los programas de cooperación educativa
A final de este curso académico habrá 140 títulos de Formación Profesional
CEAPA y CONCAPA quieren potenciar la participación de los padres en la vida de los centros
Un estudio de FETE-UGT analiza las causas del estrés entre el profesorado de Secundaria
Las cadenas de televisión vulneran cada vez más el horario infantil protegido
Fallece Josefina Aldecoa, heredera
de la Institución Libre de Enseñanza
Entrega de los Premios Nacionales de Bachillerato y Formación Profesional
Los centros católicos desarrollan el Proyecto Educativo Institucional para fortalecer su autonomía
Abierto el plazo de presentación de candidaturas al premio Acción Magistral

Estrasburgo falla a favor de los crucifijos

Esta sentencia especifica que no suponen violación de derechos

El Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo respalda la presencia de crucifijos en los centros escolares. Esta sentencia, que rectifica una anterior, determina que es un símbolo esencialmente pasivo y no constituye un acto de adoctrinamiento.

Madrid. R.C.
La Gran Sala del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo ha dado a conocer una sentencia sobre la exposición de crucifijos en escuelas públicas, en la que determina que no suponen una violación de derechos ni libertades. Por quince votos contra dos, esta resolución
Responde al recurso presentado el Gobierno italiano contra el fallo en primera instancia precedente del mismo Tribunal que daba la razón a Soile Lautsi, una italiana de origen finlandés, que mantenía un litigio contra el Gobierno de Roma desde hace nueve años. En 2009 el tribunal europeo condenó a Italia y dictaminó que se trataba de una violación del derecho de los padres a educar a sus hijos según su conciencia y de la libertad religiosa de los alumnos.
Por el contrario, la nueva sentencia especifica que “un crucifijo colgado de la pared es un símbolo esencialmente pasivo” y razona que tiene mayor visibilidad porque pertenece a la religión mayoritaria del país, pero “no es un acto de adoctrinamiento”. No obstante, admite que es comprensible que la demandante pueda percibirlo como “una falta de respeto”, pero cree que esa “percepción subjetiva” no llega a ser una violación de sus derechos.

Reacción del Vaticano

El Vaticano ha acogido con “satisfacción” la sentencia tribunal europeo, que califica de “histórica”. Según Federico Lombardi, portavoz del Vaticano, este fallo obliga a “garantizar en la UE un margen de apreciación del valor de los símbolos religiosos en la propia historia cultural”.
Asimismo, el presidente del Consejo de Conferencias Episcopales Europeas, el cardenal Peter Erdo, ha declarado que la sentencia y su “carácter definitivo” adquiere “un valor simbólico que va más allá del caso italiano” y señala que “es un signo de buen sentido, sabiduría y libertad”. También ha manifestado que “está de acuerdo con la Corte Europea” sobre el hecho de que “las cuestiones religiosas sean afrontadas a nivel nacional por cada Estado miembro” y ha insistido en que los jueces “han reconocido que la cultura de los derechos del hombre no tiene por qué excluir la civilización cristiana”.

Padres de alumnos

Por una parte, Luis Carbonel ha calificado de “espléndida” esta sentencia y espera que “esto sirva para acabar con los ataques radicales a la religión que ahora se producen en España”. El presidente de la Confederación Católica de Asociaciones de Padres de Alumnos (Concapa) recuerda que su organización ha defendido siempre que “más allá de un símbolo religioso, el crucifijo tiene un significado cultural” y que esta sentencia ratifica que la presencia de cruces en las aulas “no obliga a nadie”, puesto que representa valores compartidos en democracia como “la autonomía personal y el perdón”.
Por otra, el presidente de la Confederación Estatal de Asociaciones de Padres de Alumnos (CEAPA), Jesús Sánchez, afirmó que “acatamos y respetamos la sentencia, pero no la compartimos” y que “entendemos que la presencia de estos símbolos en la escuela pública atenta contra la libertad religiosa”. También, reiteró la apuesta de su organización por una escuela laica y que la sentencia “no nos hace cambiar de opinión”.