Un programa de educación emocional reduce
sus niveles de ansiedad y mejora la convivencia

La iniciativa de la Fundación Botín se ha llevado a cabo en 100 centros de Cantabria y en ella han participado más de 20.000 alumnos y 900 profesores

Cuentos, dramatiza- ciones, juegos de rol y diálogos en clase son algunas
de las herramientas que se utilizan en este programa educativo. (Foto: Fundación Botín. E.Cobo)
La Fundación Botín tiene intención de crear en Cantabria una Red de Centros de Educación Responsable, tras el éxito de un proyecto experimental sobre educación emocional en las aulas. Los datos muestran una mejora en el rendimiento escolar, en el clima de la clase y en la prevención de conductas de riesgo, como el consumo de drogas.

Madrid. M. GIRON
El programa “Educación Responsable” se puso en marcha hace cinco años por la Fundación Botín y la Consejería de Educación del Gobierno de Cantabria y los datos de la evaluación muestran que los alumnos que han participado en esta iniciativa presentan niveles de ansiedad más bajos, identifican mejor sus  propios senti-

 

mientos y manejan más eficazmente las emociones negativas como la rabia, el miedo y la tristeza. Además, han mejorado en la habilidad para expresar sus ideas y sentimientos, así como en defender sus derechos en las relaciones sociales, evitando conflictos.
Sus consecuencias son: la prevención del consumo de drogas, la mejora de la convivencia y la disminución de los niveles de violencia. Además, ha mejorado la relación entre profesores y alumnos y se han reducido los síntomas asociados a la depresión infantil y juvenil.
Los resultados de esta iniciativa han sido presentados por el director general de la Fundación Botín, Iñigo Sáenz de Miera, y la consejera de Educación, Rosa Eva Díaz Tezanos. El primero ha explicado que la Fundación ha invertido un total de cinco millones de euros y que se encargó a la Universidad de Cantabria que llevase a cabo una evaluación en tres de los centros educativos participantes. “Los resultados demuestran que trabajar en las aulas las emociones y facilitar el desarrollo de la creatividad desde pequeños, funciona”, concluyó Sáenz de Miera.

Participantes

En total han participado en este programa 20.000 alumnos de entre 6 y 16 años y 900 profesores de más de un centenar de centros docentes. Desde la Fundación se muestran “satisfechos” de los resultados obtenidos, por lo que reforzarán el programa, extendiéndolo a más centros educativos y crearán una “red educativa responsable”. Esta iniciativa se aplicado de forma más intensa en tres centros y la idea es ampliarlo, primero a quince y luego a cincuenta. La intención de la Fundación Botín es extender progresivamente este proyecto experimental al resto de centros con los que la institución trabaja en Cantabria, hasta formar una Red de Centros de Educación Responsable.
Por su parte, la directora del área de educación de la entidad, Fátima Sánchez, ha explicado que el objetivo es que los propios maestros enseñen habilidades emocionales a sus alumnos en lugar de que “nuestros expertos se desplacen a los centros”. Para ello, “nosotros les formamos y hemos desarrollado una serie de herramientas on-line para ayudarlos”, subrayó. Además, la Fundación ofrece actividades extraescolares para completar el programa en la comunidad, como sesiones de cine, conciertos o visitas a exposiciones.

Habilidades sociales

Asertividad, empatía, resistencia al estrés y capacidad de decisión son algunas de las destrezas que trabaja este programa de Educación Responsable, mediante actividades sencillas como juegos de rol, cuentos, simulaciones o diálogos en clase. “Se trata de algo tan sencillo como hacer que un alumno se imagine como puede manejarse en situaciones en las que sus amigos le animan a que practique actividades de riesgo, cuando el no desea hacerlo”, explica Fátima Sánchez.
Para medir los resultados, la Universidad de Cantabria eligió tres centros donde ya funcionaba el programa, “para aplicarlo de forma intensiva, controlada y poderlo evaluar”.
En concreto, se escogieron tres centros voluntarios de Cantabria: El CP “Marcial Solana”, en Villaescusa; el IES “Nuestra Señora de los Remedios”, en Guarnizo; y el CP “Sagrados Corazones”, en Torrelavega. En ellos se realizó una intervención intensiva con actividades pautadas y se llevaron a cabo test previos y finales a los alumnos, profesores y padres sobre sus capacidades socioemocionales. Los resultados se compararon con los de otros centros de similares características socieconómicas.