Esta sección está abierta a todos aquellos profesores que realizan trabajos de innovación
en el aula, unidades didácticas, proyectos interdisciplinares o que pongan en marcha nuevos métodos de aprendizaje en clase.

Los textos, de una extensión máxima de
tres folios, deben llegar en disquete a COMUNIDAD ESCOLAR (Alcalá, 34. 6ª planta. 28071 Madrid), o a nuestra dirección de correo electrónico.

Una mascota en el aula

Una escuela rural activa otro modelo de organización y aprendizaje con la ayuda de Kati, una conejita

La Escuela Pública de Bárboles (Zaragoza) está
compuesta por dos aulas, con un total de 17 alumnos, pertenecientes a un total de  nueve familias. Siete de esas familias residen en Bárboles, que llevan al centro 10 niños;
una familia residente en Oitura aporta tres alumnos, y una familia residente en Peramán escolariza en el centro 4 niños, dos de los cuales son ecuatorianos. Dichas aulas forman parte del CRA “Ínsula Barataria”, con sede en Figueruelas (Zaragoza).

La existencia de grupos heterogéneos de niños y niñas, tanto en niveles madurativos como en cursos, configuran el tipo de enseñanza-aprendizaje de nuestra escuela. Este aspecto lo tenemos muy en cuenta en nuestra escuela a la hora de plantear actividades, ya que niños de distintos ciclos pueden tener un nivel madurativo similar, y dentro de un mismo ciclo existen niveles madurativos muy diferentes.
La metodología utilizada en el medio rural es fundamentalmente funcional, basada en el aprendizaje significativo, la observación directa y la experimentación, partiendo siempre de los conocimientos previos de los niños y contando con la participación de padres, madres y comunidad educativa.
A lo largo del curso hemos realizado varios proyectos. Durante el primer trimestre el proyecto denominado “¿Por qué me llamo así?”. En el segundo trimestre desarrollamos dos proyectos, “Los romanos pasaron por mi pueblo” y “Nuestra mascota: la conejita Kati”. En el tercer trimestre realizamos el proyecto “Los cuentos”, representando uno de ellos en el festival al final de curso.
Con estos proyectos intentamos que los conocimientos que van adquiriendo los niños los extrapolen a su entorno. Para ello nos rodeamos de un ambiente agradable en el que la participación de todos es esencial y por tanto el niño se siente emocionalmente identificado con él, dándole confianza y libertad para expresarse y desarrollar su autoestima.
Nuestro papel como maestras no es enseñar al niño, sino crear las condiciones necesarias para que aprenda, disfrute y se deje guiar animado por el entusiasmo de todos.
El niño aprende haciendo, experimentando, observando... principios que son la base del aprendizaje constructivista. Por tanto la metodología utilizada ha de ser activa, inductiva, participativa, globalizadora, socializadora y globalizada, que parta de los intereses del niño y le lleve a través del juego al aprendizaje.

Organización del tiempo

Un proyecto de trabajo es una manera diferente de trabajar. Con los proyectos planteados los niños “aprenden a aprender”; ellos y ellas formulan preguntas y nosotros les guiamos y ayudamos a que encuentren, poco a poco, las respuestas de dichas preguntas.
Durante los meses de marzo y abril del pasado curso hemos trabajado el tema “los conejos”. La idea surgió cuando la mamá de Adahi, Blanca, dijo que su coneja había tenido conejitos, y que si queríamos nos podía traer uno a clase. Los niños y las niñas se entusiasmaron con la idea y, dado que estábamos trabajando los animales mamíferos, nos pareció buena idea que trajera a clase la conejita, ya que nos iba a ayudar a comprenderlos mejor. Le rogamos que lo trajera enseguida a clase. Al día siguiente nuestra conejita vino al aula en una jaula. Blanca explicó a los niños que no tenia nombre y se ofreció a venir por la tarde y contestar todas las preguntas que los niños tuviesen. Todos estábamos preparados con lo que sabíamos y con lo que queríamos saber y, tras marchar Blanca, en la asamblea las preguntas afloraban, unas con respuesta y otras se quedaban en la pizarra para que por la tarde Blanca nos ayudase a contestar. Así y de forma tan sencilla transformamos la Unidad Didáctica que estábamos trabajando en un proyecto.
Nuestros objetivos eran en este caso despertar la curiosidad de los niños y niñas y saber transmitir la información.
El proceso que seguimos fue el siguiente: lluvia de ideas en torno a la pregunta ¿qué sabemos sobre el conejo”; determinar qué queremos saber; recogida de información para contestar a las preguntas formuladas y resolver posibles errores, y exposición de todo lo aprendido a los asistentes a la fiesta.
Durante estos dos meses en la asamblea de los lunes y los jueves por la tarde hemos trabajado en este proyecto. Además, con motivo del bautizo de nuestra mascota, la conejita Kati, dedicamos un viernes por la tarde a ese acontecimiento, y de esta manera, con una gran fiesta, cerramos, padres y alumnos de ambas clases y el profesorado, el segundo trimestre del curso 2009-2010.
Entre las actividades desarrolladas en la realización del proyecto se incluyeron las siguientes: Lluvia de ideas, asambleas, búsqueda de información (libros, ordenador, trasmisión oral de padres, madres, profesores, alumnos de primaria...), hábitos de aseo y de alimentación y actividades didácticas tales como lectura de cuentos y textos, explicación al resto de asistentes de todo lo aprendido, y escritura (cartas, mensajes e invitaciones)
Asimismo, desarrollamos para la realización del proyecto una serie de talleres: Taller de plásticas (pintura, plastilina, modelado, murales, decoración de máscaras, disfraces); taller de dramatización, con  reparto de personajes de forma democrática; taller de representación en vivo del bautizo de Kati, y taller de actividades diversas (chocolatada, bailes, canciones).
En los talleres con los padres de los alumnos se pretendía aprender a cooperar de forma divertida; ayudar a que los niños de distintos niveles se relacionen a través de la cooperación, y fomentar en el grupo actitudes de confianza colaboración y solidaridad alcanzando objetivos comunes de manera participativa mientras todos se divierten.

Valoración

He de señalar en primer lugar que el cuadernillo que recoge lo que hemos trabajado en este proyecto es sólo una pequeña parte del global de lo que se ha profundizado. Tanto el trabajo escrito como el oral responden a un alto nivel de interés por parte de todos los alumnos hacia el tema tratado.
Valoro muy positivamente el alto nivel de participación de todos ellos, así como de sus familias, especialmente de Blanca con la que he contado en todo momento para enseñar a los chicos como es la vida del conejo, su aseo, su comida, sus necesidades físicas y emotivas, dado que es un animal que necesita cariño y que da cariño a los niños. .
Los niños de 3, 4 y 5 años se han acercado a la jaula en muchas ocasiones a lo largo del día. Kati, como así bautizaron los niños a la conejita, ha sido una parte muy importante en sus vidas, A ella le hablaban, la acariciaban y en ocasiones la hacían rabiar quitándole la comida. Todo ello formaba parte de su necesidad de experimentar, de su deseo de aprender a aprender.
Iván, el pequeñín del grupo, balbuceaba con Kati, la acariciaba, le traía hierba todos los días. Desde que Kati estuvo con nosotros todos veníamos más contentos a clase, todos queríamos saber cómo estaba y cómo había pasado la noche... Al marchar todos le decíamos adiós y nos preocupábamos de que tuviera comida y agua, y que dispusiera de algo de luz para que no se sintiera sola.
Personalmente creo que un animal educa al niño aportándole sensibilidad, responsabilidad, dándole cariño, haciéndole pensar, sentir y ser útil, a la vez que respetuoso con ellos. Observando a los niños, antes y ahora, ratifico todo cuanto pensaba, y agradezco que Blanca nos haya dado la oportunidad de cuidar durante un trimestre de Kati.
Los niños y niñas de Primaria, junto con su señorita, han sido una motivación constante para nosotros, ya que con sus aportaciones, explicaciones y participación en todas las actividades han hecho que este proyecto haya sido un material vivo en ambas clases.
Las familias, con su presencia en el bautizo de Kati y la fiesta final del segundo trimestre, han participado de lo aprendido por los niños y han aportado disposición y motivación a los niños para seguir aprendiendo, ya que han reafirmado con su presencia lo importante que es todo lo que sus hijos hacen, a la vez que nos ayudan a seguir trabajando en esta línea.
Los talleres con la participación familiar tienen un enorme valor para los niños y niñas desde el punto de vista de la socialización, ya que  tienen la oportunidad de ver a  sus padres desde otro punto de vista, proporcionándoles un modelo de socialización positivo con los que se van a identificar.
Esta experiencia también ha sido enormemente positiva para los padres, ya que les ha procurado nuevas formas de relación y comunicación y les ha ofrecido la oportunidad de ver y conocer a los niños desde otro punto de vista.

Mari Carmen Estrada Abad
Profesora.