La UE pone en marcha un plan de acción
para combatir la tasa de abandono
escolar prematuro
Convenio entre Educación y la
Agencia Antidopaje para fomentar el deporte limpio entre los escolares
Convocada la octava edición de los
premios "Buero", dirigidos a grupos de teatro jóvenes
El MICNN destina 100 millones de euros
para la contratación
de tecnólogos
entre técnicos superiores de FP
La Unesco, cada vez más interesada en la educación sobre el cambio climático
La Fundación
de Ayuda contra la Drogadicción se incorpora a las
redes sociales
U4Energy, un certamen para concienciar
a los escolares sobre un uso inteligente
de la energía

Es necesario atraer a la profesión docente
a los mejores estudiantes universitarios

En los próximos 10 años se renovarán
en nuestro país 200.000 puestos de profesores, un tercio de la actual plantilla

El Consejo Escolar del Estado ha celebrado una jornada de trabajo bajo el título “El compromiso del profesorado”, en la que, además, ha aprovechado para presentar el nuevo código deontológico de la profesión docente, que sustituye al de 1996.

Carmen Maestro, Mario Bedera y Josefina Cambra, durante la inauguración de la Jornada. (Foto: Iñigo Amescua)

Madrid. M.GIRON
En el acto de apertura intervino el secretario de Estado de Educación y Formación Profesional, Mario Bedera, quien recordó que “pese a encontrarnos en un momento bajo, tenemos buenos docentes, lo cual no es óbice para que centremos los esfuerzos en dignificar la profesión, rescatando su prestigio social”.
Bedera señaló la importancia de atraer a la profesión a los mejores alumnos, para lo cual será necesario dialogar con las universidades para que los títulos que oferten sean rigurosos y atractivos. Aunque reconoció que la conversión en Grado y el máster de Secundaria son un gran paso en esta dirección, insistió en trabajar para formar intelectuales que canalicen el capital de cultura de nuestra sociedad, porque “dependiendo de cómo sean los profesores, así serán los ciudadanos”.
El secretario de Estado anunció que en la próxima década se incorporarán en nuestro país 200.000 nuevos docentes, es decir, un tercio de la plantilla actual, por lo que “es de suma importancia aprovechar esta oportunidad demográfica para mejorar la selección y formación del profesorado”.

Colectivo docente

Por su parte, el catedrático de Lengua y Literatura, Julián Moreiro, destacó en su intervención la distorsión existente entre la realidad y la imagen pública de los profesores que la sociedad tiene. “Los docentes son unos ilustres desconocidos”. Se piensa que es un colectivo que sufre y que se siente incómodo con su trabajo, sin embargo, las encuestas muestran lo contrario: el 86% cree que está bien considerado en su centro, y el 85% volvería a elegir ser profesor. Además, el 92% dice estar contento con la convivencia en sus centros y el 88% valora positivamente la relación con los alumnos. Por ello, hace un llamamiento a los docentes para que utilicen este dato y tomen la palabra “en un intento de mejorar el panorama, puesto que las administraciones no confían en ellos, y a los sindicatos les resulta más cómodo pensar que todo el mundo es bueno”.
Por otro lado, Juan Manuel Moreno, del Banco Mundial, explicó que la calidad del docente lo es todo: un buen profesor marca una diferencia de hasta 20 puntos en el rendimiento de un alumno, especialmente en el de los más desfavorecidos, al punto de poder compensar la desventaja social. Por ello, es de vital importancia que a la profesión docente se incorporen los mejor dotados. Sin embargo, considera que existe una percepción, alimentada desde los medios de comunicación y otras instituciones sociales, de que es una profesión en crisis y asediada. De hecho, en muchos países hay dificultades para encontrar profesores cualificados, sobre todo en Secundaria.

Profesión “refugio”

Moreno considera que es una profesión donde hay muchos “refugiados” que no ayudan a la calidad del profesorado. Además, es una profesión cada vez más envejecida, con una media de edad de más de 50 años. A esto hay que añadir una desconfianza creciente hacia la formación permanente del profesorado, “en la que se ha invertido mucho dinero y se han conseguido pocos resultados”.
Igualmente, Moreno entiende que las reformas educativas y la dotación en recursos didácticos, material y equipamiento no han mejorado la calidad de la educación, lo que demuestra, una vez más, “que para tener un buen sistema educativo lo único que hace falta es tener un buen profesorado”.
La jornada también sirvió para presentar el nuevo código deontológico del profesorado, que ha sido aprobado por el Consejo General de Colegios de Doctores y Licenciados en Filosofía y Letras y en Ciencias, y en cuya elaboración ha participado, entre otros, Alejandro Tiana, actual director del Centro de Estudios de la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI).
Tiana explicó que el código llega en un momento crucial de cambio, sobre todo en lo referente a la manera en que las profesiones se insertan en el tejido productivo. Este código, aunque se ha forjado con el análisis de los de otras profesiones,”va más allá de pura normativa establecida externamente sobre una profesión”. Es, más bien, un compromiso personal que adopta un profesional sobre el ejercicio de su tarea.
Por su parte, Josefina Cambra, presidenta del Consejo General de Colegios Oficiales de Doctores y Licenciados, organismo que representa a 40.000 afiliados, la mayoría docentes, mostró su apoyo a este nuevo código que actualiza al de 1996, y que servirá para definir con mayor claridad los principios, derechos y deberes de este enorme colectivo profesional que en España alcanza la cifra de un millón de docentes entre todos los niveles educativos.