TodoFP.es, un nuevo portal dedicado integramente a la Formación Profesional
La Abogacía del Estado rebate a los objetores de Educación para la Ciudadanía
Una sentencia del Tribunal Constitucional rechaza la enseñanza en casa
Fallece la ex ministra de Educación y
Ciencia María Jesús San Segundo
La Xunta de Galicia presenta el anteproyecto de Ley de Convivencia Escolar
Dos centros españoles entran a formar parte del programa
Escuelas Innovadoras

Abordar los trastornos de aprendizaje

El informe Faros alerta sobre problemas como la dislexia y el TDAH y su influencia en el fracaso escolar

Madrid.
Cada aula española de Primaria y Secundaria cuenta, como mínimo, con dos alumnos que sufren algún trastorno del aprendizaje, principalmente dislexia y trastorno de atención. Así lo pone de manifiesto el cuarto Informe Faros que elabora el Observatorio de Salud de la Infancia y la Adolescencia, una institución perteneciente  el  Hospital  Sant  Joan de Déu de

Los responsables del informe aseguran que los niños con este tipo de trastornos "tienen un alto riesgo de fracaso escolar, pese a su esfuerzo".

Esplugues de Llobregat (Barcelona). Según los responsables del citado informe, en su mayoría médicos y neuropediatras, "el entorno del escolar y el sistema educativo son fundamentales para el desarrollo del niño, pero también lo es su condición genética, que puede provocar que desarrolle uno de estos trastornos". Para estos expertos, durante mucho tiempo esta variable no se ha tenido en cuenta y no se han encontrado respuestas para el fracaso escolar de alumnos que se esforzaban mucho y que no conseguían buenos resultados.
Por lo mismo, la base genética y neurológica explican los problemas que tienen algunos alumnos para, a pesar de tener una inteligencia normal, adquirir hábitos de estudio, mantener la atención o controlar su conducta. Según este estudio, en Cataluña hay en el presente curso como mínimo 57.000 alumnos con trastornos específicos del aprendizaje y en el resto de España unos 385.000.
Para los especialistas, el diagnóstico precoz es fundamental para evitar otros problemas al alumno. Los responsables del informe aseguran que los niños con este tipo de trastornos "tienen un alto riesgo de fracaso escolar, a pesar de su esfuerzo, y como consecuencia de ello sufren trastornos depresivos y de ansiedad. Todo ello lleva a que tiren la toalla al llegar a la secundaria".

Los más habituales

Siempre según el informe Faros, los trastornos de aprendizaje más frecuentes son la dislexia, que afecta a entre un 5% y un 17% de la población infantil, y el Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), una anomalía que afecta a entre un 8% y un 12% de los niños. También se alerta que las personas con TDAH no tratado pueden desarrollar conductas adictivas y sufrir inestabilidad laboral y familiar. Asimismo el estudio destaca la necesidad de crear protocolos que incluyan a todas las personas y administraciones implicadas en la educación de los niños y que permitan una detección y diagnóstico rápido de los trastornos.
Otro aspecto hace hincapié en la labor de los profesores en la detección de posibles trastornos del aprendizaje, y se apunta que si un alumno a los ocho años no ha conseguido los niveles esperados de lectura, escritura, cálculo y capacidad de atención debe pasar una revisión para descartar que requiera una atención especial y específica. Entre las propuestas que realizan los responsables del informe está la de flexibilizar los diseños curriculares para adaptarlos a la diversidad de los alumnos, y apuestan por individualizar la educación de los niños que requieran una atención especial. En este sentido, el informe propone que los niños con dislexia tengan más tiempo para hacer un examen o que los alumnos con TDAH reciban una supervisión más constante por parte de los profesores
Entre los objetivos del informe está también ofrecer ayudas, apoyos o adecuaciones necesarias para que el alumno avance en cualquier contexto escolar cuando se ve que el progreso es insuficiente con las adecuaciones incorporadas en la programación ordinaria. Dichas adecuaciones pueden ser impulsadas por cualquier profesor que detecte que su alumno, a pesar de los esfuerzos del niño o del mismo profesor, no tiene un progreso de acuerdo a su potencial y capacidades.
Otros déficit a los que hace referencia el informe que necesitan ser prevenidos y tratados son el Trastorno del Desarrollo del Lenguaje (TDL), la Discalculia o el Trastorno del Aprendizaje No Verbal (TANV).