Despolitizados y cada vez menos participativos

Un estudio de la Fundación SM realiza una radiografía de la juventud española hoy

Desafectos a la política, con menor conciencia ambiental, escasamente participativos y pegados a un teléfono móvil. Estas son, a grandes rasgos, algunas de las caracterís- ticas que definen a los jóvenes españoles de hoy, según el informe de la Fundación SM, un estudio donde se analiza por primera vez las opiniones de los jóvenes inmigrantes.

Para la gran mayoría de los jóvenes el ocio es bastente o muy importante, similar a la importancia que le dan a las amistades o los estudios.

Madrid.
La Fundación SM ha presentado el informe Jóvenes españoles 2010, un estudio que analiza aspectos como los valores de los jóvenes españoles de entre 15 y 24 años, su integración social  y  política, la  familia, la religión, el ocio, el

consumo o los medios de comunicación. Como novedad con respecto a ediciones anteriores, el estudio recoge un capítulo específico dedicado a los jóvenes y la inmigración. Permanecen en la dirección y coordinación del proyecto los profesores catedráticos Juan González-Anleo y Pedro González Blasco, y los cinco capítulos están redactados por los sociólogos Juan María González-Anleo Sánchez, José Antonio López Ruiz, Maite Valls Iparraguirre, Luis Ayuso Sánchez y Gonzalo González Sanz.
Leoncio Fernández, director de la Fundación SM, ha señalado que, “siguiendo sus actividades en materia de investigación educativa y social, la Fundación SM ha publicado desde 1982 ocho estudios sobre la juventud” cuyo objetivo es conocer la realidad de los jóvenes para así ayudar a la toma de decisiones de revisión, cambio y mejora de las condiciones y estructuras sociales existentes respecto a ellos y de la comunicación intergeneracional.

Futuro y pesimismo

Juan Mª González-Anleo, autor del capítulo “Los valores de los jóvenes y su integración socio-política”, ha puesto de relieve que existe un “marcado pesimismo” donde "el 46’3% de los jóvenes declara su falta de confianza en un futuro prometedor independientemente de la crisis” y “más de uno de cada tres considera que ‘por muchos esfuerzos que uno haga en la vida nunca se consigue lo que se desea’ ”. También ha destacado que “el 62,2% de los jóvenes se declara de acuerdo con la frase ‘la crisis económica actual tendrá un impacto muy negativo en mi futuro profesional y personal’ ”.En este sentido, cabe señalar que los españoles sobrepasan la media europea a la hora de valorar la situación económica mundial como “mala” o “muy mala” (77% frente al 71% de la media europea).
En lo que respecta a los problemas que amenazan su futuro, se encuentran en primer lugar el paro, con 45,6%, seguido de otros aspectos como son: la droga (33%), la vivienda (28,7%), la inseguridad ciudadana (23,6%), la falta de futuro para los jóvenes (21,6%) o el terrorismo (20%).
Por otro lado, una importante mayoría de los jóvenes, el 56,5%, suscribe la afirmación de que “la política no tiene nada que ver conmigo, no afecta para nada a mi vida privada”. Apenas uno de cada cuatro jóvenes afirma seguir frecuentemente la información política en los medios de comunicación (un 5% menos que en el informe de 2005), y sólo uno de cada cinco (20,5%) hablan o discuten con frecuencia sobre temas políticos.
Otro aspecto comentado por González-Anleo es la disminución de la conciencia ambiental juvenil, con datos “bastante alarmantes” ya que “ha aumentado considerablemente el porcentaje de jóvenes (de un 25% en el informe de 2005 al 42% actual) que considera que el equilibrio de la naturaleza es lo bastante fuerte para resistir los impactos medioambientales”, aunque “se incrementa con respecto al 2005 el porcentaje de jóvenes que afirma cumplir con tres comportamientos ecológicamente responsables: apagar las luces y aparatos eléctricos cuando no son necesarios (69%), limitar el consumo de agua corriente (61%) y separar residuos y usar los contenedores apropiados (55%)”.

Escasa participación social

Por lo que se refiere a la participación social, este sociólogo ha señalado que “uno de los datos más preocupantes” es que disminuye bastante la aprobación de la mayoría de los movimientos sociales desde el 2005: ecologistas, pro-derechos humanos, pacifistas, de gays y lesbianas, contra la discriminación racial, etc., aunque más importante que la tendencia general es, sin embargo, la aceleración del proceso. González-Anleo también destacada que “sólo uno de cada cinco jóvenes pertenece a algún tipo de asociación”, ya sea cultural, deportiva o juvenil. Además, según él existe una “desafección política” donde uno de cada cuatro jóvenes piensa que los políticos no tienen en cuenta las inquietudes de los jóvenes.

Juventud y familia

La emancipación forma parte de los proyectos vitales de los jóvenes “siguiendo la tendencia europea”, ha señalado Luis Ayuso, el sociólogo que firma autor del capítulo sobre juventud y familia del informe de  la Fundación SM. Sien embargo se trata de una emancipación tardía que desean en torno a los 27 años -a pesar de que se casan entre los 31 y 34 años- y que pasa por irse a vivir previamente con su pareja.
Ayuso ha puesto de relieve que “el hogar se ha convertido en un lugar extremadamente cómodo para los jóvenes”, aunque “el mayor foco de conflictividad está en la ayuda de los jóvenes en las tareas domésticas”. Asimismo, ha apuntado que “los jóvenes prefieren la formalización de las relaciones a la hora de elegir una  forma de convivencia” y que “a pesar de que 1 de cada 5 no tiene aún decidido el tipo de unión por la que optará, un 55,4% elegirá el matrimonio (civil o religioso)”. En opinión de este especialista, “todas las formas familiares son válidas si se consigue la felicidad” y añadió que lo que menos toleran los jóvenes en una relación es la infidelidad.

Ocio y consumo

José Antonio López, autor del capítulo “Ocio, consumo y medios de comunicación”, ha señalado durante la presentación del informe que “para casi la totalidad de los jóvenes (92%) el ocio es bastante o muy importante, similar a la importancia que dan a las amistades, los estudios e incluso a la formación y competencia profesional”. Este sociólogo ha resaltado que “la actividad favorita para los jóvenes, como en los dos estudios anteriores, sigue siendo escuchar música (95%), seguido de otras como son ver la televisión, que ocupa un lugar en el ocio similar al observado en años anteriores, o el uso de la radio, que sigue descendiendo con respecto a 1999”. Las actividades relacionadas con la vida social o de puertas afuera, como el ir a bares, discotecas o salir al cine, son igual de importantes que años atrás y, según parece, no las hacen menos por la crisis.
Sobre a las actividades de ocio preferidas por sexos, salir de tiendas es más frecuente entre las mujeres (81%) que entre los hombres (62%), los juegos de ordenador y juegos electrónicos se sitúan como actividades más masculina, casi el 80% de los jóvenes dice jugar, hay un 20% menos de jugadoras. Además, las mujeres siguen tendiendo más que los varones a visitar museos y exposiciones (40% en el caso de ellas y un 8% menos en el sector masculino), y a tocar un instrumento, pintar o escribir en su tiempo libre, un 29% entre las mujeres frente a un 24% de hombres.
Según López Ruiz, el nivel socioeconómico de los jóvenes sólo influye en las actividades relacionadas con el turismo, las expresiones culturales y artísticas, y la lectura.

Practicar deporte

Por otro lado, el porcentaje de jóvenes que dicen practicar deporte en su tiempo libre asciende con respecto al año 2004, si bien el ascenso es moderado, eran el 64% y se sitúa ahora en el 66,6%, siendo un campo más masculino, tanto en la práctica como en el seguimiento como espectadores.
En este capítulo también se abordan los hábitos de lectura, comparando los datos sobre lectura resultantes de la encuesta actual con anteriores estudios de la Fundación SM. En este sentido, “se observa que el porcentaje de jóvenes que lee habitualmente aumenta desde un 65% en el año 2004 hasta un 70% actualmente, superando incluso el porcentaje registrado en la misma pregunta hace diez años; casi el 70% de los jóvenes dice que lee libros”.
En el delicado asunto del consumo de drogas, el 10% considera que es algo importante o muy importante cuando sale de “marcha” o de “fiesta” con sus amigos. Desciende significativamente la proporción de jóvenes para los que beber alcohol y hacer botellón es algo bastante o muy importante cuando salen (31,5% en 2004 y 26,8% en la actualidad).

Móvil y redes sociales

Con respecto a medios de comunicación como el teléfono móvil o Internet, el informe pone de manifiesto el alto nivel de consumo por parte de los jóvenes. Así, “entre los jóvenes de 16 a 24 años el uso del teléfono móvil ha pasado de mayoritario a casi absoluto en la actualidad, pues son el sector de población que más lo utiliza, un 98%”, resaltó el autor.
Asimismo, se ha extendido mucho la proporción de jóvenes que participa en comunidades virtuales, refiriéndonos concretamente a redes del tipo MySpace, Facebook, Tuenti, etc. Entre los menores de 20 años, el uso de estas redes se extendió entre el 70% de los entrevistados, para los mayores de 20 años si situó en el 63%.

Las creencias religiosas

Con respecto a las creencias religiosas de los jóvenes, la socióloga Maite Valls, autora del capítulo correspondiente, ha afirmado en la presentación del informe de SM que a pesar de que “la religión sigue ocupando uno de los últimos lugares en una escala de valoración de las cosas más importantes para los jóvenes”, “algo más de la mitad de los jóvenes españoles de 15 a 24 años (53’5%) se definen como católicos”. Valls ha aludido a la práctica religiosa, y ha apuntado que “casi un 62% de los jóvenes españoles afirma no asistir nunca o prácticamente nunca a la iglesia. Sólo un 7% cumple con el precepto dominical de ir a misa, un 5% acude a la iglesia una vez al mes y un menor número de jóvenes, un 2%, acude más de una vez a la semana”.

Inmigrantes

Finalmente, como novedad respecto a estudios precedentes, Gonzalo González, presentó el capítulo del que es autor dedicado a los jóvenes inmigrantes. señalando que “entre los principales problemas o amenazas que los jóvenes extranjeros consideran en su vida y para su futuro personal y profesional se encuentran el paro (86%), el racismo y la xenofobia (76%), la violencia juvenil (72%), la falta de futuro (70%) y la calidad en el empleo (70%)”.
La mayoría de los entrevistados considera que “como inmigrantes deben adaptarse a la cultura de los españoles y no al revés (77%), siendo preciso que los españoles respeten todas sus costumbres a menos que vayan contra la Constitución (85% de acuerdo)”.
Por otro lado, la gran mayoría de los encuestados se siente integrado en España (81%) y cree que su situación en España es mejor que en su país de origen (70%). También se sienten integrados en los ámbitos sociales fundamentales: grupo de amigos (94%), familia (91%), estudios y trabajo, así como en su barrio de residencia (79% en ambos casos).
En el futuro, un 87% tiene intención de quedase en España, bien a trabajar y a vivir definitivamente aquí (53%) o bien piensa permanecer por algún tiempo y, después de ahorrar suficiente dinero, volver a su país de origen (34%).

 

arriba