A los docentes les gusta enseñar

CCOO lanza una campaña de apoyo al profesorado y anuncia nuevas movilizaciones conjuntas con UGT

CCOO ha lanzado una campaña a favor de la dignificación de la docencia y del reconocimiento social a la labor del profesorado, y ha anunciado nuevas movilizaciones conjuntas con UGT contra las “medidas antisociales” y los recortes emprendidos por las distintas administraciones ante la crisis. También ha elaborado un trabajo para asesorar a los docentes sobre temas jurídicos y profesionales, y otro sobre la situación de la enseñanza en España.
CCOO denuncia que las “medidas antisociales” aplicadas con el pretexto de la crisis implican privatizaciones en la enseñanza, y recortes en salarios, dotaciones y presupuestos educativos.

Madrid. G. A.
La Federación de Enseñanza de Comisiones obreras (FECCOO) ha impulsado la campaña “Me gusta enseñar. Me gusta ser docente”, con el fin de incidir, una vez más, “en la dignificación de la docencia y en el reconocimiento social del profesorado y de su labor”. Ha presentado esta iniciativa el secretario general de esta organización, José Campos, quien ha afirmado que “la situación actual es bastante difícil y complicada debido a la crisis económica que, como todos sabemos, tiene sus culpables y sus víctimas. Estamos -ha añadido- ante una crisis inmoral que está afectando al sector público, a los servicios públicos y al propio estado del bienestar”.
José Campos ha recordado que la mayoría de los expertos creen que ante situaciones de crisis “hay que invertir más en educación, porque la educación es el principal camino para llevarnos a un nuevo sistema productivo sostenible”. Ha denunciado que, por el contrario, las administraciones educativas “están atacando a la educación”  con medidas privatizadores y con recortes en salarios, dotaciones, plantillas y presupuestos, que en todas las comunidades autónomas oscilan entre el 7% y el 10%”. Y ha advertido que, por todo ello, “estamos trabajando, y seguiremos haciéndolo, para que la crisis no se lleve a la educación por delante, y para que no haya un retroceso en las condiciones laborales alcanzadas hasta ahora en el sector”.

Nuevas responsabilidades

Entre dicho trabajo figura esta campaña, cuyo eje es un manifiesto difundido en los centros educativos con título “Me gusta ser docente, me gusta enseñar. Somos docentes. Nos gusta serlo a pesar de que no siempre es fácil”. Según José Campos, parte de la idea de que, “ante los recientes cambios en la familia y en la educación, con grupos de alumnos cada vez más diversos, las exigencias y responsabilidades de la escuela han aumentado. Y también ha cambiado el papel del profesor. No basta con transmitir conocimientos y hacerlo bien y para todos. Hemos de mediar entre el conocimiento y el alumno, promover valores y, a la vez, ser expertos en un sinfín de cosas, como en nuevas tecnologías o en gestión de recursos. A menudo se nos pide suplir las carencias de la educación familiar, pero la colaboración de las familias no es como debiera, especialmente en los casos más difíciles”.
También son parte de ese trabajo las movilizaciones convocadas conjuntamente por CCOO y UGT para el 15 y 18 de diciembre, “contra las medidas antisociales aplicadas por el Gobierno y las comunidades autónomas en el contexto de la reducción del déficit público, que están afectando especialmente a la educación”. Por eso, las federaciones de enseñanza de estos sindicatos quieren aprovechar estas protestas para “denunciar la reducción del empleo público en este sector, que se traduce de aplicar una tasa de reposición del 15%”, y para reclamar el mantenimiento de las jubilaciones LOE, la promulgación de un Estatuto Docente que establezca una carrera profesional y el reconocimiento de la función que realiza el profesorado.

Educación y justicia social

También ha participado en la presentación de esta campaña el investigador y profesor universitario, Juan Carlos Tedesco, ex ministro de Educación de Argentina, quien ha afirmado que la enseñanza “es la clave de la justicia social, y no vamos a tener sociedades más justas si no tenemos una educación de calidad para todos. Porque hoy, para ejercer la ciudadanía, para acceder a puestos de trabajo decentes, hay que estar bien formado y bien informado. Y ningún sistema educativo tendrá calidad si no la tienen también sus profesores”. Ha dicho que “la inversión en educación tiene que estar protegida, para que no esté sujeta a recortes en tiempos de crisis”. Y ha manifestado que “hay que asumir el carácter integral que tienen que tener las políticas educativas, contemplando también los salarios de los docentes, su formación inicial y continua y su carrera profesional”.
Además, durante este acto se ha presentado asimismo el libro Preguntas y respuestas del profesorado de la enseñanza pública no universitaria, de la abogada y afiliada a CCOO Carmen Perona, quien ha explicado que las consultas recopiladas en este trabajo se han obtenido de la propia jurisprudencia. Intenta ser “un instrumento para proteger al profesor en su quehacer diario”, y por eso trata de aclarar “las posibles dudas de interpretación suscitadas por la casuística no regulada en las leyes y, por tanto, de ahuyentar el riesgo de judicialización de la docencia”. Mediante un formato de preguntas y respuestas, el libro aborda temas como el establecimiento, suspensión y extinción de los contratos laborales, jubilaciones, jornada, retribuciones, vacaciones, permisos, maternidad, salud laboral o incapacidad, régimen disciplinario, responsabilidad jurídica, sentencias, situaciones administrativas, ejercicio de los derechos sindicales, etc.

Factor de mejora

Además, esta Federación también ha presentado recientemente otro libro, titulado La educación en España. Situación, problemas y propuestas, elaborado por su Gabinete de Estudios. Parte de la consideración de que “la educación es un elemento fundamental para la mejora social”, y de que “las diferencias de origen no deben determinar ni coartar las posibilidades de desarrollo y progreso de los ciudadanos”. Y de que aunque el sistema educativo español ha alcanzado “logros incuestionables”, también tiene problemas que hay que “abordar con decisión, como el hecho de que el fracaso y el abandono escolar prematuro “han alcanzado porcentajes difícilmente justificables en el contexto de los países europeos”.
Durante la presentación de este trabajo, la portavoz de Educación del PSOE en el Congreso de los Diputados, Cándida Martínez, ha manifestado que “afirmar que nuestro sistema educativo es caótico no es ser justos, sobre todo con la comunidad escolar, los profesores y los padres y madres”.Cree que hay que “hablar bien” del modelo que tenemos actualmente, “aunque sea mejorable”, y “la sociedad española debe confiar en él”, porque “no será posible prestigiar al profesorado si no se prestigia al sistema escolar”. Y afirma que para mejorar la enseñanza hay que “impulsar la formación de los docentes, promover la participación e introducir la cultura de los jóvenes en las escuelas”.
La presidenta del Consejo Escolar del Estado, Carmen Maestro, ha dicho que este estudio “incide en la rigidez y en las barreras del sistema educativo”, y ha apostado por “un pacto de financiación que implique a las comunidades autónomas y homologue el gasto con el de los países de nuestro entorno”. Y ha advertido que “no podemos aplazar la mejora de la educación”. Por último, el secretario general de la FECCOO, José Campos, ha señalado que “el camino es el diálogo y el consenso, invertir más en educación y formación y huir de la resignación planteando propuestas viables”.

 

arriba