La conflictividad escolar es “preocupante, pero no alarmante”

El sindicato ANPE presenta los datos del informe del Defensor del Profesor correspondiente al pasado curso

El problema de la conflictividad en las aulas es “preocupante, pero no alarmante”, según afirma el sindicato ANPE basándose en los datos del último informe del Defensor del Profesor. Este servicio atendió el pasado curso a casi 4.000 docentes que, principalmente,  manifestaban tener problemas para dar clase, o sufrir acoso y amenazas por parte de los alumnos o sus familias, recibir insultos, ser objeto de grabaciones o fatos difundidas por Internet  e incluso, ser víctimas de agresiones físicas.
El presidente nacional de ANPE, Nicolás Fernández (en el centro de la foto), acompañado por Francisco Melcón, máximo responsable de este sindicato en Madrid, e Inmaculada Suárez, coordinadora de este servicio.

Madrid. G. A.
El sindicato ANPE creó en noviembre de 2005 la figura del “Defensor del Profesor”, un servicio de “atención inmediata y gratuita para docentes víctimas de situaciones de conflictividad y violencia en las aulas” que, desde entonces, ha ofrecido a 14.529 profesores (una media de diez al día) “atención psicológica, asesoramiento jurídico e intermediación ante la Administración para ayudarles a afrontar cualquier tipo de acoso” en los centros escolares. Está abierto a todo el colectivo de enseñantes, sin distinciones, y se encuentra operativo en todas las comunidades autónomas ofreciendo atención personalizada según cada caso.
Los presidentes de ANPE y  de ANPE-Madrid, Nicolás Fernández y Francisco Melcón, respectivamente, y la coordinadora del Defensor del Profesor, Inmaculada Suárez, han informado en rueda de prensa que durante estos cinco años “se ha abierto un debate social sobre la conflictividad en las aulas, y las administraciones educativas han comenzado a buscar soluciones a este problema”. Muestra de ello son, en su opinión, el Plan de Mejora de la Convivencia Escolar contemplado en la LOE, el Observatorio Estatal impulsado por el Ministerio de Educación, la actualización de la normativa sobre este tema en casi todas las Comunidades Autónomas, las instrucciones de las Fiscalías Generales sobre la consideración de las agresiones a los docentes como delito de atentado a la autoridad, y la promulgación de leyes de Autoridad del Profesor en Madrid y Valencia, y la próxima aprobación de otras en Extremadura, Galicia y La Rioja.

Los datos

Los dirigentes de ANPE también han presentado los resultados del informe del Defensor del Profesor correspondiente al pasado curso 2009-2010, durante el que este servicio atendió consultas de 3.998 profesores en el conjunto del Estado español (frente a los 3.549 del ejercicio anterior). De ellos el 45% son de Secundaria, el 38% de Primaria, el 9% de Educación Infantil; el l5% de Ciclos formativos, el 1% de Educación de Adultos, otro 1% de Escuelas Oficiales de Idiomas y el 1% restante a las demás enseñanzas.
En lo referente a la tipología de los casos atendidos, se registran diversos tipos de conflictos. Entre los relacionados con los alumnos, los profesores denuncian problemas para dar clase (28%); acoso y amenazas (22%); faltas de respeto (20%); insultos (17%); conductas agresivas de los estudiantes, tanto hacia el profesor como hacia sus propios compañeros (14%); grabaciones o fotos difundidas posteriormente por Internet (10%); y daños causados a propiedades o pertenencias (8%). En relación con los padres, los conflictos más comunes  tienen su origen en acoso y amenazas (24%); denuncias (18%) y agresiones (2%).

Acoso y amenazas

Además, un 18% dice tener problemas con la dirección; otro 12% lamenta dificultades administrativas; el 10% se queja de falta de respaldo por parte de la administración; un 8% habla de dificultades con los compañeros; y un 7% afirma haber sufrido presiones para modificar las notas. Por ello, el 5% de los profesores que han acudido al Defensor del Profesor hablan incluso de dejar la profesión docente. Con estos datos, los responsables de ANPE ven un aumento del acoso y amenazas por parte de padres y alumnos hacia los profesores, “debido fundamentalmente al uso de las nuevas tecnologías”. Aunque bajan los considerados “conflictos de baja intensidad”, como los problemas para dar clase, hay un repunte de los casos de agresiones físicas por parte de los padres, la actitud amenazante, las amenazas y las situaciones de acoso protagonizadas por sus hijos.
Por todas estas situaciones, el 47% de los profesores que acudieron al Defensor del Profesor el curso pasado presentaba problemas de ansiedad, el 19% manifestaba síntomas de depresión, y el 14% causó baja laboral, mientras que el 20% no padecía problemas anímicos mentales diagnosticados. Tras la valoración de estos datos, los dirigentes de ANPE afirman que “la situación es preocupante, pero no alarmante, si se tiene en cuenta que hay más de 400.000 profesores en la enseñanza española y son menos de 4.000 los que han dado a conocer algún tipo de problema a través de este servicio” durante el curso pasdo. Aunque también han advertido que “no todos los que padecen situaciones conflictivas llaman para denunciarlas”.

Problema social

ANPE cree, “la conflictividad en las aulas es reflejo de un problema social de gran calado, y está asociado a aspectos tan diversos como el abandono de las responsabilidades educativas por parte de las familias, la ausencia de normas en la educación, la crisis de valores, el descrédito de la autoridad, la situación actual del sistema educativo, la violencia ambiental que rodea a los niños y jóvenes y el mal uso de las nuevas tecnologías”. Y considera que “todas las carencias de la estructura social exigen a la escuela y al profesorado un esfuerzo enorme, que no va acompañado del reconocimiento de la importancia y la dignidad de la tarea que se les encomienda”.
Por ello, ANPE ha puesto en marcha la campaña “Yo también soy defensor del profesor”, con el objetivo de mostrar la importancia de “respetar y defender la tarea docente”. El núcleo de esta iniciativa es un vídeo, que se puede encontrar en www.yotambiensoydefdensordelprofesor.es , en el que padres, alumnos, profesores, periodistas y conocidas personalidades del ámbito de la política, la cultura y el deporte destacan la importante labor que realizan los docentes, y afirman ser también defensores suyos. Esta campaña va acompañada de un Manifiesto, apoyado hasta ahora por más de ochenta mil firmas y que puede suscribirse en la citada web.

La importancia del trabajo docente

ANPE ha impulsado asimismo otra campaña (“Somos docentes”) para que los profesores “reconozcan y valoren con orgullo la importancia de su trabajo, y su valor como constructores de la sociedad”. En www.somosdocentes.com  puede consultarse el vídeo principal de esta campaña y un manifiesto, que reflejan  las principales razones por las que una persona decide hacerse profesor. También puaeade acacederse a todas estas iniciativas en www.eldefensordelprofesor.es y en www.anpe.es .
Además, esta organización ha vuelto a pedir a la Administración educativa que promueva cambios en la normativa sobre convivencia escolar y aplicación de la misma”, así como amparo legal, asesoría,  asistencia jurídica y asesoría psicológica a los profesores que lo necesiten. También ha  pedido cambios en el modelo educativo, con profundas reformas en la ESO y el Bachillerato y un mayor impulso a la Formación Profesional. Y que los docentes reciban en su formación inicial y continua preparación para la resolución de conflictos, que se les conceda la consideración de autoridad pública en el ejercicio de su función, y que los padres se responsabilicen  y se impliquen en la educación de sus hijos.

 

arriba