Esta sección está abierta a todos aquellos profesores que realizan trabajos de innovación en el aula, unidades didácticas, proyectos interdisciplinares o que pongan en marcha nuevos métodos de aprendizaje en clase. Los textos, de una extensión máxima de tres folios, deben llegar en disquete a COMUNIDAD ESCOLAR (Alcalá, 34. 6ª planta. 28071 Madrid), o a nuestra dirección de correo electrónico.

Haciendo el indio

Un centro malagueño promueve una experiencia de desarrollo psicomotriz en Educación Infantil vinculada a los legendarios nativos americanos

“Haciendo el indio” es un proyecto de trabajo, desarrollado en el CEIP “Miguel Hernández”, de Arroyo de la Miel (Málaga), a partir del interés de todos los niños y niñas de cinco años de edad hacia esta temática, que tiene por objeto favorecer en el niño la adecuada adquisición de su esquema corporal y en general el conocimiento de su entorno a través del movimiento.

Dentro de este proyecto destacamos con especial relevancia la idea de trabajar varias sesiones de psicomotricidad en torno al eje central del proyecto (los indios). Para ello contamos con la colaboración del profesor de Educación Física, quien nos ofreció las instalaciones (gimnasio) y materiales específicos (pelotas, aros, colchonetas, cuerdas…), así como algunas de las ideas y actividades más enriquecedoras del proyecto y que más adelante destacamos.
Antes de desarrollar las sesiones de psicomotricidad, es necesario reflexionar sobre lo que significa este concepto y su importancia en la educación infantil. La psicomotricidad es un concepto que conjuga las implicaciones psicológicas del movimiento y la propia actividad corporal. Es un planteamiento global de la persona que sintetiza psiquismo y motricidad con el fin de permitir al niño/a adaptarse de manera flexible y armoniosa al medio que le rodea.
En esta etapa educativa, la práctica psicomotriz desempeña un papel fundamental en el desarrollo armónico de la personalidad del sujeto. Está presente en la vida diaria del niño desde que nace y no sólo le ayuda a conocerse mejor sino que también le va a permitir conocer el medio y las personas que le rodean con todo lo que ello supone.
Para poner en práctica las sesiones de psicomotricidad, optamos por una metodología vivencial y funcional basada en el juego. Diseñamos un conjunto de ejercicios que fuesen motivadores para los niños y niñas y que estuviesen relacionados con el tema central del proyecto y por último evaluamos nuestra actuación y su nivel de idoneidad, así como la preparación de sesiones de psicomotricidad dentro de los proyectos de trabajo.

Estructura

Las sesiones de psicomotricidad tendrían siempre la siguiente estructura:
Ejercicios de motivación; ejercicios de desarrollo; ejercicios de relajación y ejercicios de representación.
Para verlo de forma más clara detallamos a continuación algunas de las actividades más motivadoras y significativas de esta experiencia.
Ejercicios de motivación. Una vez en el gimnasio, empezamos por pintarnos las caras al más puro estilo indio. Para ponernos en situación, empiezo a  narrar un cuento motor que ellos tendrán que escenificar según lo que vayan escuchando y representando mentalmente. De esta forma se meterán de lleno en el papel y podrán convertirse en verdaderos indios. El cuento empieza así:
“En un lugar muy lejano vivía una gran tribu india. Al amanecer se levantaban, se vestían con sus atuendos, se lavaban la cara en el río, desayunaban y alrededor de su tótem hacían la danza de la lluvia. Todos bailaban contentos al mismo tiempo que daban su grito de guerra. Cuando terminaban, buscaban sus caballos y se iban en busca de comida para toda la familia. Sacaban sus arcos, sus flechas y sin hacer nada de ruido buscaban a su presa. Al regresar, preparaban todos los enseres para el gran festín y una vez que terminaban se dirigían a su tipi para poder relajarse y esperar la puesta de sol.”
Ejercicios de desarrollo: ¡Qué vienen los Sioux!, Hacemos dos grupos de indios, los Apaches y los Sioux. Jugamos a perseguir y raptar a los compañeros del equipo contrario. Al final vence el equipo que haya raptado más indios.
En busca del bisonte, Escondemos un bisonte hecho de cartulina en el gimnasio. Voy proporcionándoles pistas y ellos deberán encontrarlo.
Juegos de representación. ¡Está lloviendo! Nos tapamos la cabeza con pañuelos, corremos a refugiarnos a nuestros tipis. ¡A los caballos! Salimos corriendo a coger nuestros caballos, nos montamos en ellos y galopamos por la pradera. ¡Atravesamos el río! Queremos llevar agua a nuestro poblado así que deberemos de atravesar el río caminando por un banco sueco (ya que este hace de puente) con dos cubos o botes en las manos intentando que estos no se nos caigan, ya que de esta forma habremos perdido el agua.

“Apu el Indiecito”, Dramatizamos la siguiente canción:

Apu el indiecito va tocando su tambor,
pum, pum, pum, pum, pum, pum, pum, pum,
pum, pum, pum.

Con la flecha y el caballo al galope va,
pum, pum, pum, pum, pum, pum, pum, pum,
pum, pum, pum.

El cacique con la tribu a su encuentro va,
pum, pum, pum, pum, pum, pum, pum, pum,
pum, pum, pum.

Hacen rueda junto al fuego y bailando están,
pum, pum, pum, pum, pum, pum, pum, pum,
pum, pum, pum.

Circuito. Vamos a realizar un circuito explicándoles a los niños que tenemos que atravesar el lejano oeste hasta llegar a nuestro poblado. Para ello colocaremos uno banco sobre el que tendrán que pasar los niños/as, diciéndoles que es un puente colgante, que conecta las dos montañas necesarias para llegar hasta nuestra tribu. Habrá que guardar el equilibrio ya que se mueve muchísimo. Después tendrán que cruzar un río pasando por encima de unas piedras (que serán aros esparcidos por el suelo sobre los que tendrá que saltar). Posteriormente tendrán que pasar por debajo de un túnel formado por sillas. Por último entrarán en una cueva (formada por mesas donde hemos de caminar de cuclillas), cuando salgan se encontrarán con su caballo (picas) que les llevarán hasta su poblado, llegando así a su destino.
Ejercicios de relajación. En esta parte de la sesión los alumnos toman conciencia de sí mismos y de su cuerpo, se relajan, descansan, etc., mediante algunas técnicas específicas: masajes en cabeza y espalda, resbalar una pelota pequeña de goma espuma por todo el cuerpo, imaginar que somos algo muy pesado como piedras o que somos algodón y flotamos en el aire… etc.
Ejercicios de representación. Es el momento de la representación los alumnos, mediante el dibujo, el modelado, las construcciones… En ocasiones el dibujo puede ser libre y no se limita a lo vivido en la sesión, para así poder facilitar la representación de aspectos que los/as niños/as necesitan exteriorizar. Posteriormente comentaremos sus producciones.

Evaluación

El instrumento más adecuado para la evaluación de las sesiones de psicomotricidad es la observación directa y sistemática teniendo en cuenta aspectos tales como la evolución motriz (competencias que demuestra), maduración afectiva (tono, relación con los otros, con el espacio…), construcción del pensamiento (cómo utiliza los objetos, se orienta en el espacio y en el tiempo, como representa y se expresa verbalmente…), la relación con el propio cuerpo y la relación con los demás…
Para evaluar nuestra práctica docente tendremos en cuenta si los contenidos eran los adecuados y si se han alcanzado los objetivos planteados, si el tiempo ha sido el adecuado, el espacio ha estado bien organizado y los materiales eran suficientes, si las actividades planteadas eran motivadoras y han favorecido la adquisición de aprendizajes significativos y funcionales, etc.
Para concluir nos gustaría destacar que esta experiencia ha sido muy enriquecedora para todas las personas que hemos intervenido en ella ya que ha permitido a los niños/as  establecer relaciones positivas con otros niños y adultos, a seguir unas reglas determinadas, a disfrutar con las posibilidades que les ofrece su propio cuerpo y en definitiva ha contribuido al desarrollo de todas las capacidades del sujeto que es la finalidad principal de esta etapa educativa, pues como bien dije más arriba, la psicomotricidad está presente en todos los ámbitos que conforman la personalidad del sujeto, enriqueciéndolos y afirmándolos continuamente.

Olivia Vanesa García Rojas y Enrique Ambrosio Gómez
Docentes en el CEIP “Miguel Hernández” de Arroyo de la Miel (Málaga)

 

arriba