Andrea y los masticadores
Eduardo Martínez-Abarca.
Edebé, 2010.
Unos mineros galeses hacen un descubrimiento que cambiará el rumbo de la humanidad. Se trata de unos animales, “los masticadores”, que producen energía cuando oyen música. Otro descubrimiento, “las boluminosas”, animalitos que comen pelusa y dan luz, se suma a la creación de un mundo sin electricidad, ni contaminación, ni petróleo, pero lleno de música. En un escenario posterior intemporal, que podría ser un futuro deseable, la protagonista del libro, Andrea, una niña de 12 años, se ve envuelta junto con sus amigos de la Cuadrilla, en la investigación de la misteriosa desaparición de numerosos masticadores y maquinistas de tren. Así se estructura una novela que mezcla ficción, misterio, intriga y humor, narrada en un estilo que nos traslada a las más altas cotas literarias de la novela infantil y juvenil de todos los tiempos.

   
 

Mani Orejas de Luna
Lola Guerrera y Adolfo Serra.

Narval Editores, 2010.

¿Quién es Mani Orejas de Luna?. Tiene los dientes afilados, pero no es un gato; tiene el pelo suave y largo, pero no es un león; y las orejas grandes y redondas, pero no es un ratón; además, lleva un antifaz, pero no es un bandido. Desde luego, es el mejor amigo del protagonista de este cuento, pero los pequeños lectores tendrán que averiguar quién es en realidad Mani.

 
 

Adivina adivíname
Rosa Díaz.
Grupo Anaya, 2010.
La autora conserva un recuerdo entrañable de las adivinanzas que eran como una cajita de palabras sonoras de donde salían imágenes que hacían pensar, y atando sus cabos o sus similitudes, llegaban a un acertijo inteligente y bien estructurado. Con este libro recoge una serie de adivinanzas para que pequeños y mayores sigan jugando y riendo y, al mismo tiempo, ejerciten su capacidad de razonar y experimenten el placer de descubrir.

   
 

Monster High
Lisi Harrison.
Alfaguara Juvenil, 2010.
Aunque sólo cuenta quince días de vida y tiene la piel de color verde menta, Frankie Stein se acaba de matricular en el Instituto Merston y está emocionada y dispuesta a conquistar el instituto, los centros comerciales y, sobre todo, ¡los chicos! Pero Merston no es un centro educativo convencional, porque en sus aulas conviven los hijos adolescentes de los monstruos más famosos de la historia con chicos humanos, los “normis".

   
 

Los lobos de Willoughby Chase
Joan Aiken.
Ediciones Salamandra, 2010.
Fieles sirvientes despedidos, valiosos muebles vendidos, el caos y la confusión se han adueñado de la mansión, tras la partida de sus propietarios a un largo viaje. La señorita Slighcarp, una malvada institutriz, pronto ha desvelado sus oscuras intenciones que no son otras que enriquecerse. Así que Bonnie, la hija de los dueños, y su prima Sylvia vestidas con harapos acaban en un siniestro orfanato.

   
 

Mi profe es un vampiro
Lewis Harris.
Macmillan Infantil y Juvenil, 2010.
A pesar de tener una piel de una palidez extrema, vestir de negro, dormir debajo de la cama, comer alimentos de color rojo (beber sangre para sobrevivir es solo un mito cinematográfico) y que en la oscuridad de la noche se potencian sus sentidos, nadie cree que Svetlana es una chica vampiro. Solamente, su profesora de Ciencias parece comprender la situación, porque… ¿también ella será un vampiro?.

   
 

Incarceron
Catherine Fisher.
Molino, 2010.
Una prisión tan grande que contiene celdas y galerías, bosques, ciudades y mares; un prisionero sin recuerdos y una joven condenada a un matrimonio pactado y viviendo en una sociedad donde el tiempo se quedó anclado en el siglo XVII y está vigilado por unos sofisticados seres de inteligencia artificial y robots. Incarceron es la prisión, Finn es el preso y Claudia vive fuera, en ese extraño mundo donde nadie sabe nada de Incarceron.

   
 

Orgullo y prejuicio
Jane Austen.
Editorial Bambú, 2010.
Mientras la señora Bennet se afana en encontrar un buen partido para sus cinco hijas casaderas, Elizabeth, la protagonista de esta novela, da sobradas muestras de rebeldía. El matrimonio es la única esperanza para estas jóvenes, ya que, a la muerte del padre, quedarán poco menos que en la indigencia. Jane Austen (1775-1817) retrató, como nadie antes que ella, la moral y las costumbres de la Inglaterra de principios del siglo XIX, sobre todo a través de sus personajes femeninos.

   
arriba