CONCAPA pide un pacto por la educación

El Congreso de los padres católicos quiere que se garantice a las familias su derecho a elegir el tipo de educación que quieren para sus hijos

CONCAPA quiere que se recupere el diálogo para llegar a un pacto social y político por la educación, “desde una posición integradora” y con el consenso de los representantes de las familias, según las conclusiones de su último Congreso. También pide que se elimine cualquier norma o medida que limite el derecho de los padres a elegir libremente el tipo de enseñanza que quieren para sus hijos, y rechaza cualquier tipo de adoctrinamiento desde la escuela.

CONCAPA pide medidas para reforzar el prestigio social y la autoridad del profesorado y mejorar su formación permanente. (Foto: Rafael Martínez)

Madrid. G. A.
La Confederación Católica de Padres de Familia y Padres de Alumnos (CONCAPA) ha organizado recientemente en La Rioja su XIX Congreso Nacional, bajo el lema “Padres: Clave de la Educación”. Ha inaugurado oficialmente este encuentro el presidente riojano, Pedro Sanz, quien ha advertido que “cualquier gobierno que se precie y no apueste por la educación estará condenando a la sociedad a fracasar en el futuro”, porque “si queremos una sociedad con mayor desarrollo y bienestar, tenemos que preocuparnos y ocuparnos de la educación”.
También ha afirmado que “invertir en educación es invertir en futuro, y la mejor herencia que podemos dejar son unos jóvenes mejor formados en conocimientos y en valores”. En este sentido, ha destacado la importancia que, junto a la adquisición de conocimientos, tiene la formación en valores como el respeto, el esfuerzo y la capacidad de sacrificio, y el relevante e insustituible papel que deben desempeñar los padres en el proceso de aprendizaje de sus hijos. Por ello, cree que “tenemos que recuperar la familia como pieza clave y fundamental de la educación, porque es en el núcleo familiar en el que se inculcan y transmiten los valores”.

Libertad sin discriminación

Además, ha manifestado que las administraciones públicas tienen que dar la oportunidad a los padres de elegir qué tipo de educación quieren que se dé a sus hijos, “con total libertad, sin ninguna discriminación ni esfuerzo económico”. Tras la inauguración, se han desarrollado las dos sesiones programadas para este Congreso, que se han estructurado en torno a ponencias sobre “La libertad, soporte de la calidad”, a cargo de Enrique Gil Villén, presidente de OIDEL; “La participación de los padres en la educación: balance de las políticas educativas de los países de la Unión Europea”, impartida por la profesora Ana Vega, Catedrática de la Universidad de la Rioja; y “El principio de subsidiariedad y la financiación de la enseñanza” desarrollada por el doctor en Pedagogía Silvino Lantero.
También se han aprobado unas conclusiones, en las que CONCAPA pide que se recupere “cuanto antes” el diálogo para alcanzar un pacto social y político sobre educación, “desde una posición integradora”. Dicho pacto debería producirse en el marco del pleno desarrollo de los derechos reconocidos por la Constitución española y en los tratados internacionales suscritos por España. Además, esta organización considera que cualquier modificación normativa, pacto o acuerdo referente al sistema educativo debe contar con el consenso de las familias, a través de sus representantes legítimos, ya que “sólo de esta forma será posible conseguir la necesaria estabilidad”.

Contra el adoctrinamiento

A través de estas conclusiones, CONCAPA también manifiesta que deben retirarse del ordenamiento jurídico español todas las normas que, en la práctica, suponen una “limitación indebida” de los derechos que asisten a los padres en la educación de sus hijos”. E, igualmente, dice que “ha de abandonarse cualquier utilización de la enseñanza como medio para inculcar en los educandos ideas o doctrinas contrarias  a las de sus familias”. Porque esta organización considera que la libertad de enseñanza es uno de los pilares básicos de cualquier sistema democrático, y “resulta imprescindible acometer las reformas necesarias para que la misma pueda desarrollarse en plenitud”.
CONCAPA también denuncia que las ayudas que las organizaciones de padres reciben, en todos los ámbitos, para ejercer el derecho de participación y de representación de las familias resultan “insuficientes”, por lo que “urge reconsiderarlas y proporcionarlas” a la labor que se realiza y al auténtico índice de representatividad. Además, pide que se adopten medidas para reforzar el prestigio y la autoridad del profesorado, no sólo a través de su reconocimiento legal sino, ante todo, dotando a este colectivo de la formación permanente precisa y de los medios necesarios para el correcto desarrollo de su labor. Por último, reclama una revisión “profunda” de los curriculos, y una apuesta “mayor y más decidida” por el fomento de la enseñanza de lenguas extranjeras y de las nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC).

 

arriba