Jornada conmemorativa de los 25 años de la LODE

Gabilondo propone una prueba unificada y específica para Bachillerato y FP de acceso a la Universidad

Ángel Gabilondo se muestra partidario de “una prueba unificada y específica” para Bachillerato y FP en el acceso a la Universidad, según manifestó durante la jornada conmemorativa de los 25 de la LODE, que se celebró en el Congreso de los Diputados y en la que también participaron los ex ministros Pérez Rubalcaba y Maravall.

En la imagen, de izquierda a derecha, Maravall, Alonso, Gabilondo, Pérez Rubalcaba, Martínez y Madina.
(Foto: Marta López)

Madrid. R.C.
Según explicó Ángel Gabilondo “nuestra propuesta es una prueba unificada a fin de garantizar la igualdad de oportunidades a todos los estudiantes” y también precisó que deberá ser abierta y tener en cuenta el diferente origen de cada alumno. Por lo que, el examen voluntario para subir nota será igual para los estudiantes de Bachillerato y Formación Profesional.
En el transcurso de esta jornada parlamentaria, organizada en recuerdo de los 25 años de la Ley Orgánica Reguladora del Derecho a la Educación (LODE) y que se celebró en el Congreso de los Diputados, el ministro recordó “el esfuerzo realizado durante estos 25 años en la democratización, socialización y universalización de la educación que permitió la LODE: “no recordamos cómo era este país hace 25 años” y también señaló “el avance que supuso la gratuidad educativa en las primeras etapas del sistema” y la creación de estructuras democráticas en la Universidad y en los centros escolares; la garantía de la libertad de conciencia y de cátedra y el incremento del número de alumnos (casi nueve millones este curso) y en la calidad general de la educación.

Reconocimiento

“Creemos en la autoridad sin autoritarismo de los profesores y en la calidad, pero no en el elitismo ni en la discriminación”, declaró. Para Gabilondo, la LODE fue una buena ley que merece todo el reconocimiento, que “no siempre ha obtenido”. Asimismo, reconoció que el modelo educativo actual adolece de participación de los partidos políticos y la sociedad y critica a los que ahora califican al sistema educativo de “desastroso”, porque “parece que no se acuerdan de la educación que recibieron”.
Por su parte, José Antonio Alonso, portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, valoró la importancia de esta ley de 1984 para favorecer la igualdad y la equidad del sistema educativo en España, una norma que salió adelante en “un entorno muy adverso”, pues tuvo 4.300 enmiendas en sede parlamentaria. Así como, insistió en que la LODE ha servido para modernizar el país y “para que los niños sean más libres e iguales en el sentido amplio de la palabra”.

Integración

En su intervención, como ex ministro de Educación, Alfredo Pérez Rubalcaba, respondió a lo que consideró “seguimiento al vicepresidente” emprendido por el PP desde su nombramiento, con estas palabras: “no se han enterado. No saben distinguir la LODE de la LOGSE, eso si que es un nuevo tipo de fracaso escolar”. Además, calificó a la LODE como “la historia de un gran éxito” y aseguró que buena prueba de ello es que el PP “no la tocó”, iniciando lo que después sería una tendencia, y es que “la izquierda innova, la derecha se opone, pero luego asiente” y no modifica esas reformas. El vicepresidente primero del Gobierno y ministro del Interior defendió que la escuela concertada debe integrar a los hijos de los inmigrantes, porque los colegios son factor esencial de socialización y los inmigrantes forman parte de la sociedad española actual.
Durante su participación en una mesa redonda, José María Maravall, ex ministro de Educación, recordó que la LODE fue “muy combatida”, porque el Ministerio de Educación había sido una especie de “propiedad privada” hasta la llegada de los socialistas al Gobierno. “No se entendía bien qué era eso de la autonomía del poder político democrático” y reveló que en su primera reunión con los obispos, éstos le entregaron “una serie de reales decretos y órdenes ministeriales” listos para enviar al BOE y en los que “sólo faltaba mi firma”. También hizo hincapié en que en diez años el gasto público en educación pasó del 3% al 4,6% del PIB y la inversión fue equivalente a la creación de mil puesto escolares al día, incrementando la tasa de escolarización en veinte puntos porcentuales en el grupo de edad de los dos años siguientes a lo que sería la educación obligatoria.  

 

arriba