El autor de la presente colaboración, director del Cetei-Fundació Joan XXIII, entidad organizadora del encuentro ITworldEdu 2010, profesor de la FPCEE Blanquerna-Universidad Ramon Llull e integrante del Grupo de investigación PSiTIC, analiza,
a la luz de las conclusiones elaboradas la celebración de la segunda edición del citado encuentro, el presente y el futuro
de la implantación y aplicación de las nuevas tecnologías en
el ámbito educativo y la necesidad de una formación específica del profesorado que consiga su adecuación y adaptación a esta nueva realidad didáctica.

Aproximaciones a la Escuela 2.0

Miquel Àngel Prats
Doctor en Pedagogía

ACE un año salió a la luz pública

el Proyecto Escuela 2.0, con la intención de dotar las aulas de pizarras digitales y conexión inalámbrica a Internet y que cada alumno tenga su propio ordenador personal. Pero, aunque la tecnología es necesaria, no es suficiente para llegar a tener escuelas 2.0. Mientras que el alumnado ya está preparado para este cambio, el profesorado necesita tiempo, recursos y formación, porque los maestros actuales se formaron bajo un paradigma de entender el aprendizaje y el conocimiento que nada tiene que ver con los recursos y los materiales actuales.
Decir que los alumnos, niños y adolescentes, son de otra generación puede parecer una obviedad, pero no lo es tanto en la medida que el actual sistema educativo olvida las herramientas, los lenguajes y los espacios digitales propios de esta generación. Esta es una de las principales conclusiones que surgieron tras la celebración de la segunda edición del ITworldEdu en octubre de 2009, punto de encuentro entre el mundo empresarial tecnológico y el ámbito educativo, que surgió hace dos años de la necesidad de crear un espacio que permita debatir y compartir inquietudes, en el marco de un proceso de cambio hacia escuelas 2.0 que según expertos, es un proceso lento, que pide paciencia y mucho diálogo.
De este Summit también se alcanzaron otras conclusiones en torno a qué ventajas que aportan las tecnologías a la educación y qué productos y soluciones existen al respecto. En este sentido, destacaron que de ahora en adelante, el ámbito educativo ha de estar muy alerta y tener la mente muy abierta para averiguar qué tipo de aparatos tecnológicos, más allá del ordenador, son capaces también de presentar contenidos educativos. Nos estamos refiriendo a futuros “gadgets” que pueden permitir acercar mejor tanto contenidos como actividades curriculares al alumnado de forma “mobicua”. Un ejemplo seria la aparición de los nuevos e-books, las consolas de videojuegos o los nuevos móviles de última generación.
Durante el evento también se pudo comprobar que se espera una respuesta solvente del ámbito editorial frente a las demandas educativas actuales. Este sector tiene que encontrar el equilibrio entre la personalización del aprendizaje, la interactividad y la multimedia en este nuevo camino que inician los proyectos Educat 1x1 en Cataluña, o la Escuela 2.0 en el resto de España.

Puesta al día del profesorado

En esa misma línea, es necesario no dejar al mundo editorial solo ante estos nuevos retos y plantear soluciones y proyectos co-responsables y que permitan transitar paulatinamente hacia la escuela digital. Por ello el profesorado tiene la responsabilidad de ponerse al día en cuestiones tecnológicas y metodológicas. Debe saber y conocer qué recursos emplean sus alumnos, cómo se comunican, qué son los espacios web 2.0 y qué tipo de nuevas metodologías pueden surgir con el uso de estos recursos, espacios y lenguajes. Hemos detectado una seria dificultad de consenso ante de los términos contenidos digitales, libros de texto digitales, libros electrónicos... Estos diferentes imaginarios provocan confusiones.
Hace falta ser valientes y experimentar, para inventar y permitir el error en todos aquellos proyectos educativos que se ponen en marcha con el apoyo de la tecnología. Hace falta encontrar espacios para compartir experiencias, conocimientos e iniciar complicidades pedagógicas entras escuelas, maestros e instituciones educativas.
La tecnología por si sola pocos cambios metodológicos puede producir, al contrario, amplifica y produce mucho ruido en la clase o en el aula. Hace falta acompañar la innovación pedagógica con apoyo de la tecnología con cambios que vengan de la mano de la propia organización escolar, de la propia forma de entender la evaluación, el aprendizaje y el conocimiento, la formación y actualización de los profesionales en ejercicio y, sobre todo, de aquellos que tienen que ver con la dirección y del liderazgo que se ejerce en el centro.
En un momento de tantos proyectos pedagógicos con el apoyo de la tecnología en curso será necesario ser muy rigurosos y documentar aquello que se hace y cómo se hace. Es necesario un planteamiento que vaya hacia la Escuela 2.0 de forma ética, crítica y reflexiva permitiendo caminar adelante y retroceder cuando haga falta, pero no dejando paso a ninguna postura inmovilista y/o paralizante.
Asimismo, hemos visto que el ámbito educativo está empezando a notar innovaciones disruptivas, es decir, transformaciones que se viven desde el exterior del propio sistema y que, poco a poco, generan cambios internos. En las circunstancias actuales de plena crisis económica, eventos como el ITworldEdu son una oportunidad para impulsar el mensaje del proyecto 2.0. Una oportunidad para alumnos, profesores, escuelas, familias y empresas tecnológicas.
Y, por último, es necesario recordar finalmente dos ideas sobre el binomio educación y tecnología: la primera, nos encontramos en un estadio en transición dónde debemos poner grandes dosis de paciencia, perseverancia, tiempo e ilusión; y la segunda, que la tecnología es una gran excusa para promover innovación pedagógica, aunque no es suficiente. La innovación verdadera vendrá de la mano del liderazgo de los centros y de la mano de los profesores, de la buena enseñanza con buenos profesores. ¡Les esperamos en la próxima edición del ITworldEdu 2010!

Más en http://www.itworldedu.com
maprats@cetei.info

 

arriba