Un encuentro analiza el impacto de la crisis sobre las familias

El sociólogo Salvador Giner considera el altruismo cívico como el tercer sector de la economía

Madrid. M. GIRON
“Es la sociedad civil la que rescata aquello que el Gobierno no hace y si no fuera así, estaríamos peor y la calidad de vida social caería verticalmente”, ha afirmado el catedrático de Sociología de la Universidad de Barcelona, Salvador

El catedrático de Sociología, Salvador Giner, durante su intervención en el Congreso organizado por la FAD.

Giner, durante su participación en el Congreso “El impacto de la crisis sobre unas familias en cambio”, organizado por la FAD y el Ministerio de Sanidad y Política Social.
El sociólogo ha destacado la importancia del altruismo cívico, al que ha definido como “un tercer sector de la economía” en respuesta a la actual situación. Además, ha comentado que muchos expertos hablan de crisis de valores dentro de la recesión económica, pero, para él, “no es cierto”, ya que “contamos con valores como la solidaridad y la tolerancia”. En su opinión, “es la estructura familiar la que está permitiendo capear el temporal de la crisis”.
Giner manifiesta su deseo de que permanezca el Estado de bienestar para lo cual propone fomentar, además de la responsabilidad pública, la responsabilidad de la ciudadanía. “El tejido social debe ser consciente de la solidaridad y ejercerla, ya que es la única esperanza de que las repercusiones de la crisis no sean graves y de que la dignidad de nuestro pueblo se mantenga”, ha añadido.

Sociedad de hiperconsumo

Por su parte, el sociólogo y profesor de ESADE, Lluís Sáez, expuso en su intervención que las familias españolas se encuentran en una sociedad de hiperconsumo. “Ahora la sociedad prioriza el consumo emocional, como una forma de autorrealización personal y una vía de adquisición de identidad dentro de la integración social. Se trata de un consumo hedonista propio de la llamada postmodernidad”, ha afirmado.
Además, Sáez ha apostado por la reinvención de la familia, es decir, que los sujetos decidan “reducir su jornada, sus ingresos y, por tanto, reducir su consumo, para revalorizar a la familia”. Así, añadió, “se gana en otro tipo de calidad de vida que no tiene que ver con el consumo”.
En relación al tipo de sociedad que se va a crear como consecuencia de la crisis, Imanol Zubero, doctor en Sociología y profesor titular de la Universidad del País Vasco, señala el paso de una sociedad en crisis a una sociedad autocrítica, con intensificación de determinados factores como: la decepción política, el incremento de discursos xenófobos, el debilitamiento de la energía cívica y la capacidad de resistencia que provoca “el tener que buscarse la vida cada uno”. Para él, “la sociedad debe buscar una corresponsabilidad con el Gobierno en el futuro para asumir esta crisis”. No obstante, considera que “la sociedad, a pesar de la crisis, dentro de la crisis, en contra de ella, sigue funcionando razonablemente bien”.

Familias diferentes

Por otro lado, la filósofa y escritora, Elsa Punset, destacó que “en los últimos diez años, el concepto de familia está desapareciendo a toda velocidad, habiendo cada vez mayor número de divorcios y las familias son cada vez más diferentes”. Por ello, apuesta por la educación de los hijos, resaltando la importancia de buscar las medidas necesarias para que los niños no pierdan los apoyos afectivos que necesitan, “ya que vivimos en un mundo en el que los adultos no tienen tiempo para cuidar a sus hijos, de ahí que ese papel lo tengan que asumir las escuelas”.
En cuanto a los parámetros que ha considerado fundamentales a la hora de educar son: el amor incondicional a los hijos, la autoestima, la gestión de las emociones negativas, la automotivación y autodisciplina, así como el desarrollo de la empatía. “Lo que asegura el éxito en la vida es la capacidad de autocontrol, ha concluido.
Por último, el director general de la FAD, Ignacio Calderón, destacó que “necesitamos tener una cierta esperanza en que vamos a poder avanzar de una forma digna a pesar de una realidad difícil”. Avanzó que va a haber un cambio importante en el modelo social y que en este momento tenemos que aprovechar “la oportunidad que nos ofrece el análisis de esta nueva realidad, de los valores sociales y de los estilos de vida porque influyen en este nuevo modelo”.

 

arriba