Los Príncipes de Asturias inauguran el curso 2010-11 en La Rioja

Don Felipe apuesta por reforzar la educación para evitar el abandono escolar

Los Príncipes de Asturias han inaugurado el curso escolar 2010-11 en el colegio público “Eduardo González Gallarza” de Lardero (La Rioja), junto con el ministro de Educación, Ángel Gabilondo, y el presidente de esta comunidad autónoma, Pedro Sanz. En su discurso, Don Felipe recabó la colaboración de las administraciones, padres, profesores y alumnos por mejorar la educación.

Los Príncipes charlan con un grupo de niños y niñas del colegio público “Eduardo González Gallarza” de Lardero. (Foto: EFE)

Madrid.
Tras saludar al consejo escolar del centro, Don Felipe y Doña Letizia descubrieron una placa conmemorativa de la inauguración oficial del curso en este centro, que escolariza a 640 alumnos. Durante el recorrido, los Príncipes visitaron un aula con niños autistas, otra con escolares de tres años, donde Doña Letizia ayudó a los niños a realizar trabajos con plastilina, y también se interesaron por el funcionamiento de los ordenadores táctiles en el aula de 5º de Primaria.
El acto oficial se celebró en el gimnasio de centro en el que participaron junto con los Príncipes, el ministro de Educación, el presidente del Gobierno de La Rioja, el alcalde de Lardero, José Antonio Elguea, y la directora del colegio, Carmen Camarero.
El presidente de La Rioja, Pedro Sanz, tuvo palabras de elogio para el sistema educativo de su comunidad, que ha calificado como el de “mayor calidad de España” y afirmó que esta realidad se asienta en la confianza en los responsables de los centros, el trabajo en equipo y la coordinación entre profesores, padres y administración. De igual modo, señaló que “la autonomía de cada centro para adaptarse a las necesidades de familias y alumnos y en la apuesta por la igualdad de oportunidades, integrando y promocionando a los alumnos con más necesidades”. Para Pedro Sanz, el sistema educativo riojano “se distingue por su calidad, tecnificación, fomento del bilingüismo, educación en valores, aprendizaje personalizado y, sobre todo, por el ejemplo diario que miles de maestros nos dan a todos nosotros”.

Homenaje a Labordeta

Por su parte, Ángel Gabilondo, ministro de Educación, agradeció la presencia de los Príncipes en la inauguración oficial del curso, porque demuestra “el compromiso de la Corona con la educación” y porque “su apoyo y afecto estimula para seguir mejorando”. También quiso destacar la educación en valores, el esfuerzo del profesorado, la necesidad de reforzar la educación en crisis, las tasas de escolarización y la inversión en educación. Según sus propias palabras, “es tiempo de reforzar la dimensión de la Educación” y apuesta por la formación como “elemento de empleabilidad”. Gabilondo quiso rendir un homenaje a José Antonio Labordeta, cantautor, profesor y político, recientemente fallecido, por su “compromiso con la libertad y la democracia” y de quien dijo que “tenía sabiduría”.

Compromiso

En su intervención, Don Felipe expresó que la apertura de cada curso escolar es también “una oportunidad para reafirmar el compromiso común de autoridades, profesores y padres con el fortalecimiento y la mejora de nuestro sistema educativo”, para lo que se requiere “una trascendencia especial en estos tiempos de crisis económica que atravesamos, que exige situar a la educación no sólo como garante de la igualdad de oportunidades y del desarrollo de nuestros pueblos, sino como una de las herramientas más poderosas para generar empleo, crecimiento y bienestar social”.
Asimismo, el Príncipe de Asturias se mostró partidario de luchar “con fuerza e imaginación contra el abandono escolar, buscando reforzar la educación en todos sus niveles, etapas y modalidades, haciéndola más atractiva a los jóvenes” y advirtió de la necesidad de que los jóvenes se abran a otros países y culturas, dominen las tecnologías de la información y la comunicación y manejen con fluidez al menos una lengua extranjera. Por último, se dirigió a las administraciones, profesores, padres y alumnos para que contribuyan a que la educación haga una sociedad “más próspera, más justa y más libre”.

 

arriba