El libro de texto digital como herramienta educativa

El 90% de los profesores de ESO que lo han usado este año lo valoran “muy positivamente”

Madrid. M. GIRON
Nueve de cada diez profesores de Secundaria que han utilizado en sus aulas el libro de texto digital  valoran  muy posi-

Foto: EFE

tivamente esta herramienta educativa. En concreto, el 85% del profesorado de Ciencias cree que el libro multimedia “facilita la comprensión de conceptos al alumnado”.
En el primer año de aplicación, los docentes otorgan a este instrumento pedagógico una nota de 7’5, sobre una escala de 0 a 10. Así se desprende de una encuesta realizada en 1.000 centros de Enseñanza Secundaria de todo el país, un año después de la puesta en marcha de diversos planes piloto para introducir esta herramienta educativa en sus aulas.
El estudio se ha llevado a cabo por encargo de la Asociación Nacional de Editores de Contenidos y Aplicaciones Multimedia para la Educación (ANECAME), cuyo presidente, Héctor Ruiz, ha señalado que “hay que tener en cuenta que los inicios nunca son fáciles cuando se ensaya un nuevo método pedagógico que tiene un gran componente tecnológico. Sin embargo, el hecho de que los profesores concedan una nota tan alta al libro multimedia en su primer año de estreno, da una idea del potencial que tiene por delante esta herramienta educativa”.

Alumnos más motivados

Por su parte, la opinión de los profesores destaca que el libro de texto digital “motiva más al alumnado, que muestra mayor disposición a la hora de realizar los deberes y una mayor tendencia a participar en clase”.
En contra de la creencia general, esta herramienta presenta muchas diferencias con respecto al formato papel, ya no se trata de una simple copia escaneada de este. “Todavía muchas personas piensan erróneamente que es un pdf –explica Ruiz- y no hay nada más lejos de la realidad. Por el contrario, el soporte digital aplicado a la educación saca provecho de las posibilidades del formato multimedia y del entorno informático, usando recursos interactivos, animaciones y simuladores”.
Además, otra de las ventajas del libro digital es la del ahorro para la economía familiar. El coste de esta herramienta para un curso académico es muy inferior al de los libros de texto tradicionales. Aunque en la elaboración de los libros digitales intervienen numerosos profesionales entre autores, editores multimedia, correctores, ilustradores, animadores, diseñadores etc, el ahorro es posible porque en su producción no hay gastos de impresión, logística, almacenes, transportes, libreros ni distribución. “La revolución digital tiene la ventaja de que no hay intermediarios”, añade Héctor Ruiz.
El libro digital se complementa con el cuaderno de ejercicios digitales, que contiene ejercicios que se corrigen automáticamente y permiten realizar un seguimiento personalizado del aprendizaje del alumnado, saber cuando ha hecho sus deberes y cuánto tiempo ha dedicado a ello.

 

arriba