La nueva Universidad, más europea,
ya es una realidad

Los defensores del Plan Bolonia consideran que es un cambio a mejor, especialmente porque la universidad se convierte en una institución mas practica y será una escuela de futuros profesionales con una investigación rentable. Por el contrario, sus detractores desaprueban  la falta de dialogo a la hora de aplicar este nuevo modelo y critican que no se hayan destinado mayores recursos para renovar los campus.
El próximo curso de enseñanza superior serán 100 por cien EEES (Espacio Europeo de Educación Superior). Nuevo concepto, nuevo sistema de formación, nuevo modelo de estudios y nuevas titulaciones, todo ello fijado en la Declaración de Bolonia, firmada en 1999 por los ministros con competencias en Educación Superior de 29 países europeos. El objetivo principal es hacer compatibles los sistemas educativos europeos y así facilitar el intercambio y movilidad de estudiantes, titulados, profesores y personal de Administración en los países de la unión.
Para el presidente de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE), Federico Gutiérrez-Solana, el Plan Bolonia busca “fomentar la empleabilidad en todos los niveles educativos”. Por ello, en este nuevo modelo de enseñanza superior apuesta por el contenido práctico y en la desaparición de las diplomaturas, títulos que hasta ahora se obtenían en tres años.
Con el nuevo EEES, las antiguas licenciaturas y diplomaturas desaparecen, excepto para aquellos que las estén cursando actualmente  -continuarán impartiéndose hasta su conclusión-, para dar paso a la nueva denominación de la carreras que tendrá una duración de cuatro años. Ahora, han quedado definidas cinco grandes ramas del conocimiento: Artes y Humanidades; Ciencias; Ciencias de la Salud; Ciencias Sociales y Jurídicas, e Ingeniería y Arquitectura. Además, para que las titulaciones oficiales sean válidas en toda Europa, se han fijado tres ciclos: grado, master y doctorado. Sólo la superación del primero da acceso al segundo y la de éste, al tercero.
También se han incrementado las titulaciones con la creación de nuevos grados. En algunos casos ya se ha superado la prueba del primer año, ya que en el actual curso 2009-2010, la mitad de los estudiantes que han accedido a la universidad lo han hecho en enseñanzas adaptadas,. La oferta educativa también se amplia en los masteres oficiales.
Ahora, las universidades tienen más autonomía y pueden diseñar sus planes de estudio y diversificar la oferta formativa, pero siempre a partir de unas garantías de calidad determinadas por los países.

Jorge Borrajo
La Gaceta. 9 de junio de 2010.

 
arriba