En la imagen, de izquierda a derecha Eduardo Coba, director
del IFFIE, Richard Johnstone, el director de la evaluación,
y Rod Pryde, director del British Council
.

Más de 200.000 alumnos cursan un currículo integrado hispano-británico

El programa de enseñanza bilingüe del Ministerio de Educación y
el British Council se desarrolla en centros públicos

Durante los tres últimos años se ha llevado a cabo un estudio independiente del Proyecto de Enseñanza Bilingüe (BEP) del Ministerio de Educación y el British Council, que desarrollan más de 200.000 alumnos. Este programa se imparte a escolares desde los tres años en centros públicos.
Proyecto innovador
En 1996 el Ministerio de Educación y Ciencia y el British Council firmaron un convenio, con el que pretendían hacer llegar la educación bilingüe a los centros públicos. Esta experiencia se puso en marcha en 43 colegios con 1.200 alumnos de 3 y 4 años.
Fomentar el aprendizaje de ambas lenguas por medio de un currículo integrado, sensibilizar a los alumnos sobre la diversidad de ambas culturas y facilitar los intercambios de profesores y alumnos son los objetivos del Programa de Educación Bilingüe (BEP), que también pretende promover el uso de las nuevas tecnologías y fomentar la obtención de certificados de estudios de los dos sistemas.
Este programa se basa en un enfoque integral del centro educativo, con el fin de garantizar que todos los alumnos reciben las mismas oportunidades, independientemente de sus condicionantes socioeconómicos. Otra de sus características es que introduce tempranamente el aprendizaje de las habilidades lectoescritoras en inglés y esta lengua ocupa un 40% del tiempo lectivo semanal, lo que permite que los escolares sigan en este idioma diversas asignaturas. Desde sus inicios, se estableció un acuerdo con los centros de Secundaria asociados a los de Primaria, para que los alumnos siguieran cursando enseñanza bilingüe al pasar a la etapa superior.

Madrid. ROSAURA CALLEJA
La evaluación ha sido dirigida por Richard Johnstone, profesor emérito de la Universidad Stirling (Escocia) en colaboración con María Dolores Pérez Murillo de la Universidad Complutense de Madrid, y Alan Dobson, ex miembro de la Oficina Nacional de Control de Calidad de la Enseñanza (OFSTED) en el Reino Unido.
Según este informe, los alumnos muestran un dominio fluido del inglés y utilizan una amplia variedad de funciones del lenguaje, para expresar el discurso propio de las asignaturas de ciencias y de las relacionadas con la lengua inglesa.
Escolares de 6º de Primaria, en grupos de tres, mantuvieron una conversación en torno a cuatro tareas diferentes con uno de los miembros del equipo evaluador. Se determinó que el nivel de los alumnos que obtuvieron resultados óptimos y medios respondía a los resultados esperados del BEP. Los grupos de tres alumnos daban muestra de habilidades sociales e interpersonales y mostraban confianza en sí mismos y motivación. Por lo que refiere al inglés escrito, los alumnos que obtuvieron mejores resultados manifestaban una alta calidad en cuanto a la propiedad y amplitud de su lenguaje escrito, su coherencia, su motivación y el acierto a la hora de encarar la tarea narrativa-descriptiva.

Horario

Así como, de los datos de este informe se desprende que los alumnos del BEP, aunque reciben el 40% del horario enseñanza en inglés, su nivel de español escrito es superior al de los compañeros que no participan en este programa.
En los CEIP, la evaluación se centró en los escolares de 5º y 6º, con el fin de determinar el resultado del BEP al final de la educación Primaria. A través de la observación, los investigadores percibieron que los escolares progresaban significativamente en el aprendizaje y desarrollo del lenguaje desde los tres hasta los siete años. Inicialmente, sus actividades estaban  basadas en acciones, canciones, cantinelas, juegos, objetos y elementos visuales, pero en 2º de Primaria, ya habían comenzado a usar el inglés para las clases de Ciencias.
La inmensa mayoría de los alumnos de 6º de Primaria y 2º de ESO han desarrollado actitudes claramente positivas hacia el BEP, afirmando que les ha ayudado a mejorar su comprensión de muchos temas y se sienten motivados por la sensación de éxito que les produce ser capaces de cursar distintas asignaturas en su segundo idioma. Aunque opinan que el dominio del inglés les favorecerá en sus estudios futuros y en su trayectoria laboral, son conscientes del esfuerzo necesario para convertirse en una persona bilingüe, dentro de un entorno mayoritariamente monolingüe, ya que tienen pocas oportunidades de practicar el inglés fuera del medio escolar y la mayoría no ha visitado nunca un país anglófono.

Profesorado

Asimismo, los profesores de Primaria transmiten unas impresiones extremadamente positivas respecto al impacto del BEP en los alumnos, los docentes y los centros. El aumento de la competencia como hablantes del inglés y el estímulo para el desarrollo cognitivo son algunos de los beneficios para los alumnos participantes. Acerca de los recursos ofrecidos, el más apreciado es la documentación relativa a las Orientaciones del Currículo Integrado y el segundo los cursos y jornadas. Los docentes entrevistados expresaron su deseo de mantener un contacto más estrecho con sus colegas del BEP en otros centros para compartir ideas y materiales. No obstante, una pequeña minoría manifestó ciertas reservas sobre la adecuación de la enseñanza bilingüe temprana para alumnos con bajo rendimiento escolar. De igual modo, la inmensa mayoría de los profesores de Secundaria coinciden con sus compañeros de Primaria en que el BEP ha beneficiado a los alumnos, los docentes y los centros.

Directores

Por lo que se refiere a los directores de los CEIP, su percepción es enormemente positiva y aseguran que el BEP ayuda a ampliar las habilidades sociales e interpersonales de los estudiantes, que supone una excelente preparación para sus futuros estudios y que favorece a los alumnos procedentes de entornos socioeconómicos desfavorecidos.
En esta línea se manifiestan los directores de los IES, que especifican como aspectos más beneficiosos para sus alumnos el dominio del inglés, la preparación para los estudios futuros y el desarrollo de los conocimientos y destrezas necesarios par la futura trayectoria laboral.
Asimismo, los padres de los escolares de 6º de Primaria y 2º de ESO señalan como el aspecto más positivo el dominio del inglés y la mejor comprensión de la vida en otros países, el desarrollo personal y las perspectivas en el mercado laboral.
De este informe se desprende que no se han encontrado pruebas de que la competencia de los alumnos como hablantes de español se haya resentido por el hecho de que el 40% de su educación se haya impartido en inglés como lengua vehicular.

Perspectivas de futuro

Así como, se  ponen de manifiesto algunos asuntos que deben ser debatidos y desarrollados en el futuro como la sostenibilidad del BEP, tal y como está planteado, a la luz de las presentes dificultades económicas, dado el elevado número de profesores supernumerarios que requiere. El segundo se concreta en que el 10% de alumnos que requerirían un apoyo mayor si se quiere que se beneficien verdaderamente de las ventajas de una educación bilingüe. El tercero sería la percepción de que la revista del proyecto carece de relevancia para los centros de Secundaria, dado que está mas enfocada a la Primaria. El cuarto, el suministro y uso de nuevas tecnologías, ya que el uso adecuado de las nuevas tecnologías es uno de los objetivos del BEP y su empleo proporcionaría a los alumnos la posibilidad de conocer y relacionarse con otros alumnos anglófonos. Además, se podría estudiar la creación de redes internacionales bajo los auspicios del British Council y Ministerios, con el fin de facilitar en contacto directo entre alumnos de BEP de diferentes países, así como permitir que se compartan materiales y se desarrollen proyectos comunes.

Rendimiento

El equipo evaluador no tiene ninguna duda de que el Programa de Educación Bilingüe ha sido radicalmente innovador, ya que ha hecho accesible un proyecto de enfoque integral a centros públicos. De este modo, el BEP aleja la educación bilingüe temprana (EBE) de las connotaciones de privilegio socioeconómico con las que se ha asociado normalmente en el pasado y proyecta la EBE como un fenómeno de alcance estatal implementado en una cantidad sustancial de centros educativos, en vez de un proyecto reducido dentro de un entorno favorecido.
Asimismo, estos expertos tampoco dudan de que ha recibido un apoyo adecuado desde el ámbito estatal y de que la plantilla de los centros educativos aprecia este apoyo, especialmente a las Orientaciones del Currículo Integrado, los cursos y jornadas de formación continua y la dotación de profesores nativos supernumerarios, especialmente en los centros de Primaria.
Los informes constatan que la gran mayoría de los alumnos tiene un buen rendimiento en clase y alcanza un nivel excelente tanto en su expresión oral y escrita en inglés como en español, en la que obtuvieron mejores resultados que sus compañeros del mismo centro que no cursan el BEP.

 

arriba