El libro y documental La memoria de los cuentos rescata del olvido la narración oral
 
 

Dinosaurios. En el límite entre Mongolia y China, el aventurero naturalista y explorador estadounidense Roy Chapman Andrews, considerado como la persona que inspiró el personaje cinematográfico Indiana Jones, descubrió una de las mayores colecciones de fósiles de dinosaurio del Cretácito Superior. Era 1923 y la primera vez en la historia que se encontraban huevos de dinosaurios pertenecientes a la especie de Theropodo Oviraptor, y el esqueleto de un Velociraptor. A esta primera expedición le siguieron otras cuatro más, que convirtieron a Chapman en un auténtico icono de la exploración. Ahora, 87 años después de su importante hallazgo, la exposición Dinosaurios. Tesoros del desierto de Gobi recoge en CosmoCaixa Madrid las piezas halladas en estas expediciones: 43 fósiles originales, de los que 13 son esqueletos completos de ejemplares de dinosaurios como los Tarbosaurus, superpredadores que alcanzaban las 4,5 toneladas de peso relacionados con los famosos Tyrannosaurus rex de América… o los Gallimimus, rápidos corredores. Una producción audiovisual en 3D, con una reconstrucción científica de la vida de los dinosaurios fósiles presentados en la exposición, completa esta exposición, abierta hasta enero de 2011.

 
 

Tanagras, vida y eternidad. Las estatuillas griegas de terracota policromada de Tanagras vieron la luz de manera fortuita durante el invierno de 1870-71, cuando fueron halladas por unos campesinos en los campos y colinas que rodean el actual emplazamiento arqueológico de Grimadha, en Beocia, región al norte de Atenas. Una nueva colaboración entre la Obra Social de Bancaja y el Museo del Louvre permite ahora conocerlas en la muestra Tanagras. Figuras para la vida y la eternidad. Colección del Museo del Louvre, en Valencia, hasta el 7 de julio. La exposición está integrada por aproximadamente 210 figuras procedentes en su totalidad de la colección de Tanagras del Museo del Louvre, una de las más completas del mundo. La amplia selección de piezas mostrada en Valencia destaca no sólo por su valor cultural y artístico sino también por la posibilidad que abre al visitante de conocer usos y costumbres de la vida cotidiana en la época de la Grecia clásica.
La vertiente didáctica está también presente en esta exposición abierta a la visita concertada de los colegios con el objetivo de difundir entre los jóvenes una muestra que, junto al valor artístico de las obras, incorpora también mucha información de su contexto histórico y de la Grecia clásica. Los centros escolares pueden concertar sus visitas a través del correo electrónico cultura.tanagras@fundacionbancaja.es

 
   

Caballos picassianos. Bestia de carga, arma de guerra, parte del festejo taurino, gráciles acróbatas de circo, sementales en lucha, inofensivos juguetes de madera, pegasos alados… El caballo aparece constantemente en la obra de Pablo Picasso:  desde que pintó El pequeño picador amarillo tras asistir a una corrida en La Malagueta en 1889, hasta su última etapa en los años setenta en Mougins (Francia), en donde murió en 1973.
El Museo Picasso de Málaga ofrece hasta el 5 de septiembre una novedosa revisión del significado del caballo en la obra picassiana a través de cincuenta y cuatro obras entre óleos, dibujos y grabados, además de cerámica, una delicada silueta realizada en papel recortado y la réplica del traje de escena del personaje de caballo o Cheval en Parade, diseñado por el artista para el conocido montaje de los Ballets Rusos. Agrupadas por distintos temas, como los apuntes de juventud, la tauromaquia, el circo, el caballo como ser mitológico o la guerra, su recorrido ofrece al espectador la oportunidad de acercarse a una cuidada selección de piezas entre las que se encuentran excepcionales dibujos como Muchacho y caballo (1906), Jinete desnudo (1919), El rapto (1920, proveniente del MoMA) y Corrida (1934).
La exposición también muestra veintiséis fotografías de las ciudades en las que pasó su infancia y juventud, como Málaga, Barcelona y París. Se trata de entornos en los que el caballo formaba parte de la vida cotidiana, en un tiempo en el que el uso el automóvil aún no era generalizado y en el que pueblos y ciudades dependían por completo del trabajo de los miles de caballos que junto al hombre poblaban sus calles.

 
   

Acerca de Ildefons Cerdà. La sede cultural de la delegación del Gobierno de la Generalitat de Cataluña en Madrid, el Centro Cultural Blanquerna (c/ Alcalá, 44 / www.ccblanquerna.cat), presenta la exposición Cerdà y la política práctica: organizar el territorio y un ciclo de actividades paralelas alrededor de la figura del urbanista catalán. Esta exposición explica, cuando se celebra el Año Cerdà, en los 150 años de aprobación de su Plan de Reforma y Eixample, tanto la evolución ideológica y política del personaje como sus propuestas de organización territorial. El entusiasmo por la revolución liberal, donde se incluyen los acontecimientos históricos más relevantes y las vivencias revolucionarias del joven estudiante Ildefons Cerdà en Madrid y Barcelona; Fe en el progreso, espíritu de ingeniero, sobre el Cerdà político que llegó a ser diputado en Madrid, regidor del Ayuntamiento de Barcelona y presidente de la Diputación de Barcelona durante la Primera República española; El hombre algebraico, un recorrido por la trayectoria del Cerdà como ingeniero de caminos y urbanista; y, por último, Cerdà y la Diputación de Barcelona. Organizar el territorio, con la descripción del territorio que Cerdà propone modernizar en la Confederación Regional de Municipios, son secciones que, hasta el 15 de septiembre, definen en esta muestra a este político y urbanista.

 
   

Experimentar en cine. Dar a conocer fuera de España nuestro cine experimental, desde la década de los 50 hasta la actualidad, a través de la proyección en pantalla grande de un programa de cine en diferentes museos e instituciones, está siendo el objetivo del ciclo Del éxtasis al arrebato. 50 años del otro cine español. Producido por CCCB (Centre de Cultura Contemporània de Barcelona) y SEACEX (Sociedad Estatal para la Acción Cultural Exterior, el proyecto ha llevado a cabo una fase exhaustiva de documentación y catalogación de más de un millar de títulos, para posteriormente realizar labores de restauración, transfer digital o tiraje de copias nuevas para asegurar la óptima condición técnica de dichas piezas.
El programa, después de una gira internacional, que lo ha llevado a lugares como Melbourne, Washington o Nueva York, llega al Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. Obras de más de 40 autores, desde finales de los años 50 (José Val del Omar, Joaquim Puigvert o Eugenio Granell) hasta la producción actual de las jóvenes generaciones (David Domingo, Oriol Sánchez o Laida Lertxundi), pasando por la obra de Carles Santos, Javier Aguirre, Eugeni Bonet, José Antonio Sistiaga o Iván Zulueta. Organizadas de manera transversal y no necesariamente cronológica, las distintas sesiones fomentan un diálogo entre las obras clásicas y las más recientes.

 
     
arriba