Partidos políticos y agentes sociales
discrepan sobre el texto final del Pacto 

A pesar de valorar la memoria económica, demandan medidas más concretas

Mientras que el PP considera que algunas de sus propuestas como la enseñanza del castellano, la libertad de elección de centro, los contenidos comunes y el reconocimiento del profesorado como autoridad pública no están contempladas en el documento presentado por Angel Gabilondo, las asociaciones de padres lamentan que no se refuerce la participación de las familias y los sindicatos reclaman una mayor concreción en algunas medidas.

Los distintos sectores de la comunidad educativa coinciden en el esfuerzo realizado para acercar las diferentes posturas. (Foto: Rafael Martínez)

Madrid. ROSAURA CALLEJA
La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ha manifestado que el Ejecutivo espera que el Partido Popular “acuerde y firme lo que quieren los ciudadanos, que es que haya un Pacto por la Educación”. Para de la Vega, “ahí están todos los elementos para poder acordar” y reiteró el “máximo esfuerzo” y el “trabajo duro” desarrollado por el Gobierno en el último año y señaló que “nuestra meta es la mejora de la equidad en la educación”. “Este es un gran pacto con un fin muy claro: establecer un horizonte de estabilidad”, afirmó y que parte de un “gran esfuerzo” de consenso del Gobierno con todos los grupos políticos, las comunidades autónomas y los agentes sociales.
Por su parte, Mariano Rajoy ha expresado su decepción por la propuesta y lamenta que el Gobierno “no haya cogido el toro por los cuernos” a la hora de enfrentarse a los problemas endémicos de la enseñanza en España. No obstante, reconoce que Angel Gabilondo ha hecho “lo que ha podido”, pero que el problema es que el ministro ha tenido que “ceder” a las presiones del PSOE y a las de personas que hablan y piensan más en términos de “sectarismo”, que pensando en el interés general de los españoles.

Grupos políticos

La enseñanza del castellano, la libertad de elección de centro, los contenidos comunes y la autoridad del profesorado constituyen las reivindicaciones mas importantes del PP y los “principales escollos” que amenazan la firma del Pacto, según Antonio Gómez Trinidad, portavoz de educación del PP en el Congreso de los Diputados.
Mientras que el portavoz del PNV, Aitor Esteban, señalaba que el pacto “tendría que ser más preciso para solucionar los problemas endémicos de la educación” y que el documento “no afronta los problemas reales”, la representante de Izquierda Unida, Dolores Dolz, manifestaba que este texto “se ha elaborado para que guste al PP” y que “apoyar el pacto por el pacto sería traicionar a nuestro modelo educativo y a los que confían en nosotros”.
De igual modo, Joan Tardá de ERC valora que se hayan incorporado bastantes aportaciones de su grupo, pero considera “insultante” que de las 46 medidas del anexo, “ninguna hace referencia al reconocimiento a las lenguas distintas al castellano”. Para la diputada del BNG, Olaia Fernández, la propuesta “no refleja en absoluto la situación y la problemática del gallego” y “no podemos compartir un Pacto por la Educación en el que este tema quede obviado”.

Sindicatos

ANPE reconoce las aportaciones que el documento del Pacto de Estado por la Educación realiza para la mejora del sistema educativo y se compromete a estudiarlo en profundidad con la voluntad de consenso que ha venido demostrando. En un comunicado, advierte: “aunque el documento omite aspectos muy importantes, como los relacionados con la vertebración de las enseñanzas, si contiene modificaciones en el modelo y estructura del sistema educativo que se corresponden con reivindicaciones de ANPE, como la valoración del rigor y el esfuerzo, el carácter orientador de 4º de ESO, el inicio más temprano de los programas de cualificación profesional inicial, el aumento del peso específico de la FP, los cambios previstos para el modelo de dirección y la profundización en la autonomía de los centros. Pero ANPE reconoce que el documento incluye medidas importantes como la elaboración de un Estatuto Docente, el desarrollo de la carrera docente o la posibilidad de prorrogar la jubilación LOE.

Bachillerato

Tras realizar una valoración positiva de algunos aspectos, CSI-F afirma que en otros se ha avanzado poco o se ha perdido la oportunidad de adecuarlos a las necesidades de la sociedad española en el marco de la UE, como es el caso del Bachillerato, “que aunque ha mejorado la situación actual, no podemos dejar de pensar que lo que demandaba la sociedad era un Bachillerato de tres años y lo que propone el texto, no lo es”. En cuanto a la autoridad del profesorado advierten pocos avances y “seguiremos sin tener el reconocimiento de autoridad pública que es lo que el profesorado demandaba”. Por lo que se refiere a la prórroga de la jubilación LOE, ha habido algunos avances como vincularla ala reforma de las pensiones en el marco del Pacto de Toledo, pero no se ofrece al profesorado una seguridad de que se vaya a prorrogar.

Concreción

Por su parte, la Federación de Enseñanza de CCOO aprecia que el texto refleja una serie de avances en la calidad del sistema educativo, pero pide más concreción en algunas medidas. En un comunicado, especifica que la propuesta de Pacto supone un avance sustancial en la dirección apuntada por este sindicato, porque recoge una importante financiación y una considerable mejora de las condiciones laborales relativas al futuro Estatuto docente, Estatuto universitario, homologación para los trabajadores de la concertada, mejoras en la autoridad del docente y la posibilidad de la prórroga de las jubilaciones anticipadas. También, anuncia que analizará detenidamente el equilibrio entre la programación general de las enseñanzas, el derecho a la educación y la libertad de elección de centro. Del igual modo, recuerda que han presentado numerosas propuestas, insistiendo en cuatro cuestiones fundamentales: la financiación, el reconocimiento de los profesionales de la educación, las medidas para mejorar la calidad educativa y evitar el fracaso escolar, garantizando los mismos derechos y obligaciones entre todos los centros financiados con fondos públicos.

Memoria económica

En opinión de FETE-UGT, se trata de un documento que define el servicio público de la educación, comprometiendo tanto a la red pública como a la concertada con los problemas del sistema educativo, manteniendo, además, la “libre elección de centros” vinculada a la planificación de la escolarización y no a leyes mercantiles. Este sindicato asegura que el texto recoge algunas propuestas defendidas por FETE-UGT, como el carácter orientativo de la ESO con los dos perfiles técnico profesional y academicista, así como la flexibilización del Bachillerato y de la FP. Para este sindicato, la gran novedad del documento es la referencia al desarrollo de las mesas sectoriales tanto de la pública como de la concertada, reivindicaciones, ambas, de los trabajadores de la enseñanza, además de otro aspecto transcendental, como es la “memoria económica”.

Autoridad pública

Por su parte, la Federación de Enseñanza de USO reconoce que en el documento se recogen algunas de sus reivindicaciones, como que por primera vez la educación se define como un servicio de interés público y se avanza en compromisos más concretos para que la futura negociación de las condiciones sociolaborales del profesorado se puedan mejorar dentro de un calendario. No obstante, matizan aspectos que se deberían contemplar en el desarrollo de las medidas propuestas, como que se debería avanzar con más decisión en la consideración de todos los docentes como autoridad pública, con independencia del centro donde impartan clase y que el protagonismo de las familias en la elección de centro sigue subordinado a la programación de las Administraciones, omitiendo el dato objetivo de la demanda social de las escuelas.

Padres de alumnos

Asimismo, el presidente de la Confederación Española de Asociaciones de Madres y Padres (CEAPA), Pedro Rascón, ha afirmado que “en una primera lectura” del documento “vemos que hay cosas nuevas y que algunas se han empeorado”, además, considera que este borrador retrocede en lo relativo a 4º de la ESO, pues “se ha vuelto a la primera redacción en la que se aludía a dos itinerarios”, propuesta que no comparte esta organización. También, opina que “contiene muchas declaraciones de intenciones, pero pocas medidas concretas”, no obstante aseguró que “habrá que estudiarlo y que por CEAPA no quedará, pero tampoco queremos hacer una cesión total cuando otros sectores no la hacen”.
Mientras que el presidente de la Confederación Católica Nacional de Padres de Familia y Padres de Alumnos (CONCAPA), Luis Carbonel, precisó que tiene “la impresión de que hay avances positivos” y que “pudiera ser factible la firma”, pero “si no vemos claramente reflejadas nuestros temas de identidad, no lo firmaremos”. En un comunicado, esta Confederación insiste en la necesidad de reforzar el papel de la familia y el movimiento asociativo de padres, así como la igualdad de trato para profesores, alumnos y familias de la enseñanza pública y la concertada. Así como, advierte que el documento no aborda algunos de los problemas que “lastran hoy la educación española como la imposición ideológica, la ausencia de un tratamiento adecuado para la clase de religión o la necesidad de avanzar en la libre elección de centro”.

Enseñanza concertada

De igual modo, Escuelas Católicas (FERE-CECA y EyG) valora de forma positiva “algunos avances con respecto al anterior borrador, como los que se refieren a la extensión de medidas de mejora a la enseñanza concertada, la constitución de la Mesa de la Enseñanza Concertada y la fecha para la creación de la comisión para el estudio de la cuantía de los módulos económicos de concierto. Sin embargo, su Junta Directiva expresa su preocupación porque en el nuevo documento la libertad de elección de las familias continúa supeditada a la programación que realicen las administraciones educativas; por la ausencia de alusiones a los titulares de los centros, como parte de la comunidad educativa; la ambigüedad sobre el tema de los valores; o la falta de referencias a la asignatura de Religión.

 

arriba