Esta sección está abierta a todos aquellos profesores que realizan trabajos de innovación en el aula, unidades didácticas, proyectos interdisciplinares o que pongan en marcha nuevos métodos de aprendizaje en clase. Los textos, de una extensión máxima de tres folios, deben llegar en disquete a COMUNIDAD ESCOLAR (Alcalá, 34. 6ª planta. 28071 Madrid), o a nuestra dirección de correo electrónico.

Didáctica teatral

La compañía Tyl Tyl desarrolla su “Ciclo de Teatro para Colegios 2010”

La compañía Tyl Tyl nació hace 25 años y desde entonces ha estado dedicada al arte escénico para niños y jóvenes, vinculando su actividad al arte y a la educación. Su objetivo es formar y educar a niños y a jóvenes a través de las artes escénicas. En este marco se encuadra su “Ciclo de Teatro para Colegios 2010”.

Colegios de los diferentes municipios de Madrid acuden al teatro Tyl Tyl, situado en Navalcarnero, para  ser testigos y partícipes  tanto de espectáculos como de talleres didácticos. En algunas ocasiones, como en el que se trata aquí, son los propios actores los que se desplazan a las aulas para representar la obra y desarrollar la posterior sesión de trabajo sobre la misma.
Lo que  se busca  con  este  proyecto es

forjar el equilibrio entre el desarrollo de cada uno de los niños y su crecimiento humano a través del arte, considerando el proceso creativo también como una producción artística. Se busca explorar las posibilidades expresivas, tanto las individuales como las grupales, trabajando con las dificultades de cada uno.
En este caso, la compañía de teatro se desplazó hasta las aulas del instituto Villa de Navalcarnero donde los alumnos disfrutaron de la representación de la obra, además de talleres, charlas y coloquios con profesores de la escuela y actores de la compañía.
Y es que, este proyecto no se limita sólo a una representación artística, si no que va más allá, proporcionando a los alumnos una experiencia única y buscando la complementariedad entre lo artístico y lo académico.

Fases del proyecto

Este proyecto se centraliza en la obra Groucho. En ella, se entremezcla el teatro con un cortometraje que se proyecta al inicio, donde se muestra cómo un perro llamado Groucho que convive con una pareja, es desplazado con la llegada de una niña al hogar.  Pero un incidente provoca que la mascota se integre de nuevo en la familia.
El proyecto se divide en cinco fases bien definidas.
Primera fase: Profesores y alumnos se involucran en el proyecto. En esta primera fase, Tyl Tyl acudió al colegio para explicar el proyecto a los profesores y facilitarles unos sencillos ejercicios a desarrollar por los alumnos. El objetivo es contextualizar la obra consiguiendo la implicación en el proyecto tanto de alumnos como de profesores.
Segunda fase: Sesión de trabajo previa. Alumnos y profesores realizan los ejercicios explicados por los actores. Los profesores contextualizaron y motivaron a los alumnos implicándolos en ejercicios físicos. Todo ello para favorecer una comprensión del significado de la obra que van a ver. Tercera fase: Representación de la obra y coloquio. En esta fase los actores acudieron al colegio para representar la obra. Después  se realizó un coloquio con los actores para intercambiar opiniones con los alumnos; los estudiantes incluso interpretaron alguna experiencia similar que habían vivido.  Por ejemplo, Carolina, alumna de 3º de ESO en el Instituto Villa de Navalcarnero, indicaba: “Groucho me ha hecho recordar algo que me ocurrió hace años. Tengo un hermano pequeño que es alérgico a los animales, por eso cuando él nació tuve que despedirme de un perro que tenía”.
Cuarta fase: Actividades de expresión corporal e interpretación. Tras la representación de la obra y el posterior coloquio, los profesores realizaron  con los alumnos actividades de expresión corporal y de interpretación en el aula docente, guiándose por las pautas recibidas por Tyl Tyl. Con ello se busca  aprovechar el estímulo del espectáculo como núcleo de creación artística.
Quinta fase: Sesión de trabajo posterior con Tyl Tyl en el colegio. Para finalizar, los actores acudieron de nuevo al colegio para hablar con los alumnos, buscando encontrar en qué les ha ayudado ver la obra y realizar los ejercicios posteriores. Si han experimentado sentimientos nuevos o revivido experiencias pasadas, explorando sus posibilidades expresivas y trabajando con sus dificultades.
Despertar el interés por la música es otro de los pilares de este “Ciclo de Teatro para Colegios 2010”. Por eso la compañía Tyl Tyl se basa en el método Dalcroze, que concibe la música como uno de los ingredientes básicos de todos sus montajes.
Este método parte de la idea de que niños y jóvenes han de experimentar la música tanto física como espiritualmente. Se pretende desarrollar el oído interno estableciendo un vínculo entre cuerpo y mente para ejercer control durante la actividad musical.

El teatro como extensión de las aulas

Más allá de entretener o divertir, los Ciclos de Teatro para Colegios 2010 de Tyl Tyls se conciben como una herramienta didáctica que continúe con el trabajo docente.  Dirigido a niños y jóvenes de 3 a 16 años, este año ya han asistido a los mismos 6.500 escolares. Con objetivos diferentes en función del tramo de edad, sus obras pretenden fomentar el desarrollo afectivo, social e intelectual. De ahí que sus puestas en escena versen sobre la familia, el respeto a nuestro entorno y semejantes, la amistad o el amor, a la vez que intentar despertar interés por la música, la poesía o el arte. De hecho, los contenidos de sus obras son el resultado de un periodo de observación y reflexión de los profesionales de Tyl Tyl en distintos colegios. Por eso, una de sus principales características es la concepción de sus obras como un taller de trabajo que no finaliza con la asistencia al teatro. Algo para lo que es fundamental la implicación en el proyecto de los profesores: hay una reunión previa para explicar la obra, una sesión de trabajo con los alumnos y un post-análisis tras la representación con los actores.

Daniel Lovecchio
Director y actor de la compañía Tyl Tyl

 

arriba