ACADE pide más autonomía para
los colegios no subvencionados

Esta patronal vuelve a pedir financiación directa a las familias en vez de a los centros

Los colegios no subvencionados quieren que se respete y amplíe su autonomía para establecer su propio proyecto curricular, y piden nuevas formas de subvención para la enseñanza privada mediante financiación directa a las familias. La patronal ACADE ha organizado un Simposio de colegios privados, en el que representantes de esta organización y de los dos principales partidos políticos han expuesto sus respectivos planteamientos ante el futuro pacto escolar.

En la imagen, la vicepresidenta del Congreso, Ana Pastor, la secretaria de Estado de Educación, Eva Almunia, y el presidente de ACADE, Jesús Núñez. (Foto: Rafael Martínez)

Madrid. G. A.
La Asociación de Centros Autónomos de Enseñanza Privada (ACADE), ha organizado recientemente en Madrid un Simposio, para presentar “caminos hacia el éxito y la innovación” a titulares y profesionales de colegios y centros de formación Profesional no subvencionados. Conscientes de que “la nueva era de la educación ya ha comenzado”, los responsables de esta patronal han querido aprovechar este encuentro para dar pautas sobre cómo aprovechar todos los recursos didácticos que ofrecen las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, cómo innovar en los métodos de enseñanza para adecuarse a las nuevas formas de aprendizaje de los alumnos, y cómo proporcionarles “las destrezas y competencias que exige la era digital en la que estamos inmersos”.
Este Simposio se ha inaugurado con un debate sobre el pacto escolar y las diversas propuestas planteadas para reformar nuestro sistema educativo. Así, la vicepresidenta del Congreso de los Diputados, Ana Pastor, ha afirmado que es necesaria una “reforma legislativa” en educación, pero ha matizado que el pacto que propone el Ministerio “es un pacto genérico que no nos llevará a ningún sitio”. Ha añadido que su partido (PP) “echa en falta una verdadera ambición reformadora a fondo del sistema, y no hay una ordenación ni estrategia a medio plazo para ese cambio, cuando nuestro actual modelo educativo surge en 1990 y todas las reformas que se han hecho desde entonces han seguido ese modelo de hace 20 años”.

Consenso básico

Ana Pastor también ha dicho que “necesitamos consenso en los pilares básicos: los contenidos comunes, la evaluación nacional, el reconocimiento por ley de la autoridad del profesor, y la financiación estatal”. Por su parte, la secretaria de Estado de Educación, Eva Almunia, ha advertido que “el consenso no debe ser una complicación, sino una coimplicación de todos”. Y ha manifestado que el Gobierno “ha querido situar la enseñanza en el eje de la acción política, para impulsar un modelo de crecimiento que asegure el desarrollo sostenible y el bienestar social”. Porque, según ha recordado, “el modelo económico imperante hasta ahora en el primer mundo se rompió, y debemos construir un nuevo modelo que se base en la formación y la educación”.
Por ello, Eva Almunia ha insistido en que el documento para el pacto presentado por su Departamento “no responde ni al programa del Gobierno ni al del PSOE. Es un programa conjunto en el marco de unos objetivos compartidos con las administraciones, los agentes sociales y la comunidad educativa para que, en diez o quince años, nuestros jóvenes dispongan de la formación adecuada para tener un pasaporte de trabajo. Y ahora -ha añadido- es el momento de tener apertura de miras y la voluntad política para poder cumplir la demanda social”.

Acuerdo entre todos

También ha intervenido el presidente de ACADE, Jesús Núñez, quien ha expuesto las reivindicaciones que esta organización ha planteado al Ministerio de Educción en el marco del futuro pacto escolar, que “debe basarse en la libertad, la calidad y la equidad”. Considera que dicho acuerdo exige, en primer lugar, el consenso entre los dos partidos mayoritarios (PSOE y PP), pero debería contar también con “el apoyo de la mayoría de las fuerzas políticas y sociales, de las organizaciones de centros y profesores y, en definitiva, implicar a toda la sociedad en el proceso”.
En su opinión, las administraciones tienen que “respetar y ampliar” la autonomía de los centros no concertados para establecer su propio proyecto curricular, “siempre cumpliendo los mínimos exigidos por las leyes educativas”, así como para poder impartirlo en el idioma que determine cada colegio. Y ha apoyado esta petición de “autonomía diferenciada” en el hecho de que estos centros no están financiados con fondos públicos, y en que la OCDE recomienda en su último informe que “la autonomía de las escuelas españolas debería ampliarse más”.
Además, los responsables de ACADE siguen reclamando fórmulas de financiación “más modernas y acordes a las necesidades sociales actuales”, que en vez de subvencionar a los centros lo hagan directamente a las familias, “como una de las mejores fórmulas para promover la igualdad de oportunidades educativas para todos los alumnos”. Jesús Núñez ha añadido que “en este contexto de no discriminación, consideramos justo que los centros privados reciban el mismo tratamiento fiscal que los sostenidos con fondos públicos, algo que actualmente no está ocurriendo”. Y ha dicho que es “imprescindible” que dichos colegios “participen de igual manera en la escolarización equitativa de todo el alumnado.

 

arriba